Vistas a la página totales

miércoles, 10 de enero de 2018

07 de Enero de 2018 - Mensaje de Jesús y María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 07 de Enero de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:





MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
“Mis hijos, hoy Mi Sagrado Corazón se alegra por venir una vez más aquí con Mi Madre en el aniversario mensual de Nuestras Apariciones aquí en Jacareí.
Yo les amo, Me alegro por verlos hoy a Mis pies y a los pies de Mi Madre con tanto amor. Gracias por haber venido y por haber consolado a Mi Sagrado Corazón y el Corazón de Mi Madre en este día de tanta oración y amor.
Gracias por haber consolado, amado y ayudado a Mi Madre durante todo este año que pasó, haciendo los cenáculos y los grupos de oración que Ella pidió por todas partes, rezando el Santo Rosario todos los días y las oraciones que Ella pidió. Ustedes Mis hijos, ustedes ayudaron a Mi Madre a salvar muchas almas. Gracias, gracias por eso.
Gracias, porque verdaderamente sus corazones han dado a Mi Madre el perfume del amor verdadero todos los días, siendo perfectas rosas místicas de amor.
Deseo que ustedes vuelvan a hacer la consagración a Mi Sagrado Corazón todos los primeros viernes del mes. Conságrenme su vida, su corazón, sus familias, todo lo que tengan delante de Mi imagen. Prometo que donde la imagen de Mi Divino Corazón sea entronizada, allí Satanás será aplastado y Mi Divino Corazón triunfará, derramando copiosas gracias sobre todas las casas y sus moradores.
Deseo que ustedes divulguen más la Coronilla en honra de Mi Corazón, para que así, verdaderamente Mis hijos vuelvan a amar, consolar, alabar y adorar Mi Divino Corazón, que será siempre la fuente inagotable de las gracias de Mi Eterno Padre sobre todos ustedes.
Conviértanse sin demora, no dejen para mañana su conversión, porque la Justicia de Mi Padre caerá de repente, y Yo les digo Mis hijos: ‘Si ya será terrible caer en Mis manos, mucho peor será caer en las manos de Mi Padre.’ Por eso, conviértanse sin demora, cambien de vida y Mi Padre les perdonará. Él está dispuesto a perdonarles todos los días si quieren. Pidan perdón y todos los días levántense con el deseo de ser mejores.
Recen, pues, sin la oración, ningún buen propósito perdura mucho tiempo, pues, el ser humano inconstante como es, cambia de dirección como el viento muchas y muchas veces. Son muy débiles y miserables, y basta una pequeña ilusión de placer, una pequeña ilusión de felicidad mundana, para que sus corazones ya luego se volteen para el mundo y olviden todas las gracias que Yo, que Mi Madre, que Mi Padre, les dimos.
Es esta ingratitud que perfora Mi Corazón de espinas todos los días Mis hijos y es por eso que Yo deseo que recen más la Coronilla de Mi Divino Corazón para consolar Mi Corazón, para quitarme esas espinas.
Deseo también que ustedes divulguen más Mi Hora, la Hora de Mi Corazón, porque son muchos todavía los que no lo rezan. Den 20 Horas de Mi Sagrado Corazón para 20 hijos Míos. Hagan con que ellos la recen, porque a través de esa Hora, verdaderamente incendiaré a muchos corazones con la Llama de Mi Divino Amor y haré verdaderamente con que aquí broten muchas almas santas para agradar y alegrar a Mi Divino Corazón.
Denme el centro de su corazón, denme el centro de su vida. Ustedes Me quitaron del centro de su vida y colocaron en el lugar las cosas mundanas. Por eso es que en su vida Yo no puedo operar prodigios de amor de Mi Sagrado Corazón. Colóquenme en el centro de su vida y entonces, Yo verdaderamente comenzaré a actuar en su vida, y verán cómo Mi Sagrado Corazón aún hoy puede operar prodigios grandiosos para quién cree en Mí y Me ama verdaderamente.
Ahora el Señor dirige sus palabras sólo a los esclavos de amor, al vidente y su padre espiritual.
Gracias Mis hijos Esclavos de Amor de Mi Madre, por haber servido a Mi Madre durante todo este año. Soy grato y reconocido por haber dado a Ella el ‘Sí’ y haber permanecido aquí en la Casa de Mi Madre, sirviéndola y amándola.
Cada día que pasan aquí, trabajando por Mi Madre, ayudando a Mi hijito Marcos a erguir el Santuario de Mi Madre, ustedes juntan más méritos de que si hubieran pasado 1000 días en ayuno riguroso sólo con agua y rezado todo el día como el más austero Cartujo*.
Cartujo: ‘Orden Religiosa fundada por San Bruno en 1084. Es considerada la Orden Religiosa más rigurosa de toda la historia de la Iglesia por hacer un cuarto voto: silencio perpetuo. Los Cartujos tienen prohibido comer carne y sus monasterios están instalados en las montañas europeas, alejados del bullicio del mundo. Reciben el apodo de ‘Cartujo’ por causa del nombre del lugar donde fue fundado el primer monasterio: ‘Monte Cartujo’.
Sí, porque estando aquí trabajando por Mi Madre, no trabajan por ustedes mismos, ni por su voluntad, trabajan en obediencia a la Voluntad de Ella, y eso da a cada obra suya, por menor que sea, un peso de méritos sin igual delante de Mis ojos.
Continúen y sean fieles a Mi Madre, para que puedan ser dignos de Mi benevolencia y predilección.
Yo te bendigo Marcos, Mi hijo más obediente. Te agradezco por todos los Rosarios Meditados bellísimos que hiciste a Mi Madre. Sí, ellos son el mayor consuelo de Nuestros Divinos Corazones, y a donde quiera que esos Rosarios sean rezados, allí Yo estaré con Mi Madre Santísima, recibiendo gustoso y feliz ese Rosario que es el que más Me agrada y que Me atrae del Cielo a las almas.
Hiciste verdaderamente una obra grandiosa con los Rosarios Meditados, las Horas de Oración, las películas de los Mensajes y Apariciones de Mi Madre y de Mi Corazón. Y eso te da un mérito superabundante en el Cielo hijito, que puedes aplicar siempre por las almas que deseas.
Alégrate porque grande es tu tesoro en el Cielo, donde el dragón nunca podrá robar, la polilla nunca podrá roer y la herrumbre nunca estropeará tu tesoro. Allí está tu tesoro y tu corazón. Te juntarás a él cuando tu misión termine. Sigue en frente, impertérrito y avanza, avanza como un tren pasando por encima de todo y todas las oposiciones, para realizar la Voluntad de Mi Madre y Mi Divina Voluntad.
Así Me darás gloria, salvando almas para Mí y Mi Madre, y Mi Divino Corazón te bendecirá. Y por cada alma salva por esos Rosarios y Horas de Oración, predestinarás tu propia alma al Cielo.
Yo te bendigo y también te bendigo Mi amadísimo hijito Carlos Tadeo. Quédate sabiendo que en el camino del calvario cuando Yo caí por la segunda vez, Yo te vi en visión mística y ofrecí por ti los méritos de aquella segunda caída que sufrí, que soporté con humildad y obediencia al Padre.
Ofrecí por ti hijo, para que aquellos méritos de Mi Divino Corazón, obediente y agonizante, alcanzaran para ti grandes y copiosas gracias de Mi Padre Eterno. Alégrate, porque Mi Divino Corazón está siempre sobre ti y te cubre todos los días con las copiosas gracias de Mi Amor.
Yo te bendigo y bendigo a todos ustedes Mis hijitos queridos y amados: de DOZULÉ… de PARAY-LE-MONIAL… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, Yo soy la Reina y Mensajera de la Paz.
Hoy cuando conmemoran aquí el aniversario mensual de Mis Apariciones a Mi hijito Marcos, para salvar a todos ustedes, Yo vengo del Cielo una vez más para decirles: ‘Vivan el verdadero amor, dejen el amor divino entrar en sus corazones, cambiar completamente sus corazones y llenar sus corazones de esta Llama Divina de Amor.
El tiempo está pasando rápido y Mi Llama de Amor aún está muy débil en ustedes. Aumenten esa Llama como Mi hijito Marcos hizo: sirviéndome, trabajando mucho para Mí, rezando mucho y dilatando sus corazones por muchas buenas obras, para que Yo pueda derramar más Mi Llama de Amor y hacerla crecer en ustedes.
Sí, los tres días de tinieblas vendrán Mis hijos y será horrible. Dos tercios de la humanidad perecerán y el un tercio que quede, tendrá que hacer penitencia por un tiempo por la hambruna y por la sed. Pero no tengan miedo, Mis verdaderos hijitos estarán bien guardados debajo de Mi Manto y Yo cuidaré de ellos con amor, con Mis Ángeles y nada les faltará.
La humanidad está al borde de los mayores castigos. He dicho esto en muchos lugares, pero no Me llevan a serio. Cuando perciban, ya será demasiado tarde y no sabrán ni incluso qué los golpeó.
Dediquen su vida ahora a la oración, porque nada es más importante que eso. Piensen menos en las cosas mundanas, piensen más en las cosas del Cielo y recen más.
Ustedes están Mis hijos a las puertas de un gran cambio mundial y continúan todavía apegados a este mundo dominado por el pecado, como si ustedes fuesen a vivir aquí para siempre.
Abran sus corazones para oír lo que Yo les digo, prepárense para el gran cambio, vivan cada día como si fuese el último de ustedes aquí, para que entonces, verdaderamente, Yo pueda encontrar a ustedes bien preparados para el gran cambio que el Padre hará y que dejará a todas las naciones estupefactas.
Sí, lo que el Padre prepara es tan grande que nunca se vio en la historia de la humanidad, un cambio que hará con que el mundo nunca más sea, ni se parezca con lo que es. Ustedes deben rezar mucho para estar preparados para ese gran cambio, cambiándose a sí mismos todos los días por la oración.
Confíen Mis hijos en la oración del Rosario, que es poderosa para alcanzar todas las gracias. Nadie desista mientras viva, porque rezando el Rosario, puede alcanzar todas las gracias para ser santos y llegar hasta Dios.
No hay gracia que no pueda ser alcanzada por el Rosario. Si ustedes creyesen más en eso y lo rezasen como tantos Santos lo rezaron: Mi Domingo, Mi Pío de Pietrelcina, también Mi hijita Bernadette, Catalina Labouré, Bartolo Longo. Si ustedes lo rezasen y creyesen en el poder del Rosario con todo su corazón, ustedes conseguirían todas las gracias, pero porque la fe de ustedes es poca, pocas son las gracias que ustedes quitan del Santo Rosario.
Abran sus corazones al Rosario, den más tiempo y espacio al Rosario, y ustedes verán Mis hijos, cómo la vida de ustedes será verdaderamente llenada con grandes gracias de Mi Corazón.
Yo deseo que ustedes den 10 películas de Mi Aparición en Lourdes número 3 que Mi hijito Marcos hizo, para que Mis hijos conozcan las maravillas que he hecho en Lourdes. Y así Mis hijos confíen en Mí y deseen la santidad como Mi hijita Bernadette deseó y vivió.
Deseo también que ustedes den para 10 hijos Míos el bellísimo cenáculo del día 08 de diciembre, que Mi hijo Marcos hizo para Mí. Verdaderamente en aquella renovación del ‘Sí’ de él y de la consagración de él total a Mí, Mi Corazón Inmaculado fue consolado como nunca. Y nunca lloré de dolor como en aquel día lloré de alegría por él.
Recen el Rosario todos los días y continúen viniendo aquí, para que Yo continúe la conversión de ustedes.
Relean todos los mensajes que Yo les di en el año 2016, para que entonces, ustedes Mis hijos puedan poner en práctica todo lo que les dije.
Y coloquen a Mi Hijo Jesús de nuevo en el centro de sus vidas, para que verdaderamente Él pueda actuar con poder en ustedes y transformarlos en un perfecto reflejo de Su Divino Corazón.”
 

MENSAJE PRIVADO PARA CARLOS TADEO NUNES

“Mi hijito Carlos Tadeo, hoy es el día en que te doy un mensaje especial. 
Hijo, gracias por todo lo que has hecho por Mí en el año pasado. Estoy mostrando ahora a Mi hijito Marcos una gran cantidad de espadas de dolor que quitaste de Mi Corazón. Son tantas, tantas, que él no puede contarlas. Son muchas, grandes y pequeñas, porque Mis hijos todos los días, los grandes y los pequeños, clavan esas espadas de dolor en Mi Corazón sin haber nadie quién rece para quitar más.
Y tú Mi amadísimo hijo, con los cenáculos que hiciste, con tus oraciones diarias, quitaste esas espadas de Mi Corazón. Sobre todo, con tu obediencia amorosa, haciendo todo lo que Yo dije, como dije y cuanto dije. Gracias hijito, porque todas esas espadas se transformarán verdaderamente en méritos superabundantes para ti en la gloria del Cielo.
Continúa, continúa haciendo los cenáculos por todas partes y nunca pares. Con esos cenáculos, el poder de Satanás está disminuyendo y muchas almas que están sobre la influencia de él están abriéndose a los rayos de la gracia. Silenciosamente la Madre del Cielo está trabajando por medio de ti y de Mi hijito Marcos, y siempre más tocando y abrasando los corazones con Mi Llama de Amor.
Sí hijo, quédate sabiendo que Mi Esposo José también tuvo varias visiones tuyas en sueño. Sí, a Él el Señor mostró a través de un Ángel tu persona antes de huir para Egipto. Y después también en Egipto, en Heliópolis, Él volvió a soñar contigo. Y fue revelado a Mi Esposo José que en el futuro tú serías Mi gran siervo y padre de un alma privilegiada Mía. Su ayo, tutor y consejero, apoyo y consolador. Y el Señor ordenó a Mi Esposo José que rezase muchas y muchas veces por ti, y que ofreciese todos los sufrimientos de Su vida por tu intención, para que pudieses obtener todas las gracias para cumplir bien esta santa y grandiosa misión. 
Por eso, recurre a Él que mucho te ama y mucho quiere y puede ayudarte. Él será verdaderamente una gran ayuda para ti y te enseñará a ser un santo y amoroso padre de Mi hijito Marcos, como Él fue para Mi Hijo Jesús, tanto cuanto sea posible a ti. Sí, Él te enseñará cómo debes educar, conducir, guiar, aconsejar, amar, proteger, defender el hijo que Yo te di. 
Y así hijo Mío, tus méritos aumentarán grandemente todos los días y más y más semejante a Mi Esposo serás. Y entonces, cuando tomes completamente la semejanza perfecta de Mi Esposo, estarás preparado para el Cielo, para recibirla, la corona que Nosotros te preparamos todos los días con amor. 
Sigue en frente y no pares nunca. Lee Eclesiástico 2, todo, durante este mes de enero. Y hable a Mis hijos de los sufrimientos de Mi hija Santa Bárbara, para que ellos puedan verdaderamente imitarla en su fe valerosa y en su amor. 
Deseo también que des hijito la Coronilla de la Misericordia 39 para Mis hijos en tu cenáculo. Debes escoger 100 personas del propio cenáculo y dar a ellas. A través de esa Coronilla, ellas recibirán grandes gracias de Mi Hijo Jesús y de Mi Corazón. 
Deseo que tú verdaderamente en los primeros viernes del mes te consagres con todos Mis hijos al Corazón de Mi Hijo Jesús. Por medio de esa consagración, Él aumentará los torrentes de gracias sobre los cenáculos que haces. 
Estoy felicísima contigo. Continúa hijo, continúa en frente y no mires ni para atrás ni para los lados, mira solamente para encima, solamente para el Cielo, solamente para Mí. 
Yo te bendigo con amor: de FÁTIMA… de LOURDES… y de JACAREÍ. 
Bendigo a todos ustedes hijitos: de LOURDES… de BANNEUX… y de JACAREÍ.”


(Vidente Marcos): “Madrecita querida ¿Tú Señora y Nuestro Señor pueden tocar en estas imágenes y rosarios que hicimos para la oración y la protección de tus hijos?”
Sí, haré sí. Haré.”


(Jesucristo): “Sean verdaderos hijos de Mi Madre. Así serán Mis verdaderos hermanos, de lo contrario, no los reconoceré.
Amado hijo Marcos, cuando tenías 19 años tuviste una gran inflamación en uno de los dientes de tu boca, tu rostro quedó todo hinchado, tuviste que extraerlo y con eso pasaste muchos y lancinantes dolores.
Quédate sabiendo que aquello fue permitido por Mí y por Mi Madre para que pudieses ofrecernos sin que supieras, para Mi hijo Carlos Tadeo, tu futuro padre espiritual. Alégrate, pues ningún sufrimiento tuyo es en vano.  
Y que todos ustedes Mis hijos aprendan esto: ‘Todo sufrimiento permitido por Mí, resulta en la salvación de un alma. Aprendan pues a sufrir con amor.’
Yo dejo nuevamente Mi paz con Mi Madre y sobre todos ustedes derramo nuevamente Mi bendición divinal.”

domingo, 7 de enero de 2018

06 de Enero de 2018 - Mensaje de la Virgen María y de Santa Lucía a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 06 de Enero de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, hoy agradezco a todos ustedes por todas las oraciones, sobre todo, por el cerco de Jericó que están haciendo.
Gracias por ayudarme a salvar almas. Continúen rezando el Rosario todos los días y todas las oraciones que Yo les pedí aquí.
De nuevo repito: ‘Un solo cenáculo que Mi hijo Marcos hace, vale más que 10 días de ayuno a pan y agua, rezando sin cesar.’
Si las personas no mejoran, no progresan, la culpa es de ellas y no de Mi hijo Marcos.
Verdaderamente si hubiesen cenáculos como estos que él hace en todas partes del mundo, el mundo ya sería un Cielo, un Paraíso de amor a Dios, el mundo ya sería el Reino de Mi Corazón Inmaculado. No falten a estos cenáculos y en ellos recen con el corazón, para que ustedes puedan verdaderamente aprovechar toda la gracia que aquí es dada a ustedes y se tornen grandes santos que Yo vine aquí procurar y exijo que todos ustedes sean, porque esa es la Voluntad de Dios.
Desprecien el mundo, sirvan a Dios, ya no sean más pecadores.
Yo deseo que ustedes den 10 películas de Mi Aparición en La Salette número 1 para 10 hijos Míos que no conocen el mensaje y el secreto. Hagan eso rápidamente Mis hijos. Y en este mes de enero concéntrense en divulgar Mi Aparición y Mensaje de La Salette.
Yo bendigo a todos y especialmente a ti Mi querido hijo Leandro, que hoy hace su aniversario. Yo te bendigo con todas las gracias y bendiciones de Mi Inmaculado Corazón. Gracias por todo lo que has hecho por Mí en estos años que estás aquí.
A ti y a todos Mis hijos tan amados, Yo ahora bendigo con amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE SANTA LUCÍA
“Queridos hermanos, Yo, Lucía, les pido: ‘Recen, recen cada día más.’
Muchos quieren las consolaciones del Cielo y los placeres de la tierra, quieren las consolaciones de Dios y las consolaciones de la carne. Eso no es posible.
Es por eso que muchos no progresan en la santidad. Muchos están aquí cerca de la luz, pero no quieren esta luz y prefieren las tinieblas.
Es triste ver almas tan próximas de la luz aquí y después miran para las tinieblas del mundo y prefieren las tinieblas. La culpa es de ellas, no es ni de la Madre de Dios, ni del Señor, ni de Nuestro amadísimo Marcos, ellas prefieren las tinieblas porque quieren.
Recen para que ustedes no sean del número de esos infelices que llorarán amargamente en las llamas del infierno por sus malas decisiones.
Recen el Rosario, para que ustedes sean fieles y para que todos los días crezcan en santidad.
Mediten, lean las vidas y escritos de los Santos, lleven a serio lo que aquí es dicho, para que verdaderamente estos cenáculos puedan ser causa de salvación para ustedes.
Yo, Lucía, les amo mucho, pero no podré ayudarlos si ustedes no quisieren y si ustedes no llevaren a serio Nuestros Mensajes. Recen pues, lleven a serio todo lo que el Cielo aquí dice y Yo entonces podré ayudarlos con Mis Gracias.
Deseo que renuncien a las cosas mundanas de una vez por todas y escojan a Dios, pues, el tiempo acaba.
A todos Yo bendigo con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”

miércoles, 3 de enero de 2018

01 de Enero de 2018 - Mensaje de la Virgen María y de San Cuniberto a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 01 de Enero de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

www.apparitionstv.com



VIGILIA DE AÑO NUEVO
FIESTA DE MARÍA MADRE DE DIOS
(Vidente Marcos): “Sí… Sí Madrecita, haré sí. Sí, haré. Haré exactamente como dices Señora. Sí. Sí, Madrecita, haré. Sí, sí Madrecita, haré.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Queridos hijos, hoy ustedes celebran Mi fiesta como Madre de Dios.
Soy la Madre de Dios. Con Mi ‘Sí’ traje al mundo a Mi Divino Hijo Jesucristo, que es verdadero hombre y verdadero Dios. Por eso, Soy la Madre de Dios y como Madre de Dios verdaderamente tengo gran poder sobre el Corazón de Mi Hijo, pues que Yo le di el ser humano con el cual Él les redimió y los salvó muriendo en la cruz y resucitando.
La carne de Mi Hijo sacrificada en la cruz, la sangre de Mi Hijo derramada en la cruz, fui Yo que le di, y por eso Soy verdadera Madre de Él y Él tiene para conmigo una deuda muy grande de gratitud y de amor por haberle dado el ‘Sí’ que le posibilitó venir al mundo, redimir a toda la humanidad.
Gozo, por lo tanto, de todo favor junto del Corazón de Mi Hijo y donde se crea que Yo puedo todo junto de Mi Hijo y que Mi Hijo siempre Me atiende, y que Soy Señora sobre Su Corazón, allí habrá las grandes gracias de Mi Amor Materno y de Mi Poder.
Soy también la Reina de la Paz, hoy es el día mundial de la paz, de la confraternización y de la paz. Soy la Reina de la Paz y con este título aparecí en muchos lugares y aquí también vine como Reina y Mensajera de la Paz para decir a todos ustedes Mis hijos que la paz del mundo está en gran peligro.
Y es preciso ahora multiplicar los cenáculos de oración por todas partes por la paz del mundo, para que todavía hoy alcancemos del Señor la gracia de la paz duradera para este mundo inquieto repleto de guerras y sin paz.
Sin paz el hombre no puede salvarse. Por eso Satanás se empeña tanto en destruir la paz del mundo, porque él sabe que sin la paz el hombre no consigue practicar las virtudes, no consigue rezar, no consigue crecer verdaderamente en la santidad como Dios quiere. Es por eso que es necesario que todos ustedes multipliquen los cenáculos de oración por todas partes para rezar por la paz, de modo que Nosotros podamos proteger la paz, podamos defender la paz y podamos propagar la paz cada vez más.
Los planes de Satanás tienden a destruir no solamente las almas de ustedes, pero hasta el mundo en que ustedes viven. Por eso es preciso rezar por la paz, porque sin este mundo, ustedes no podrán rezar, no podrán practicar las virtudes para alcanzar el Cielo. Por eso Mis hijos, Satanás se empeña en destruir este mundo. Vamos a derrotarlo juntos con el Rosario en la mano, para que así, este mundo en que ustedes habitan pueda tener la paz necesaria para que ustedes puedan crecer en las virtudes, en la santidad y así alcanzar un día la felicidad y la gloria del Cielo.
Multipliquen los cenáculos por todas partes, enseñen a todos a rezar Mi Rosario Meditado. No pierdan tiempo, lleven a Mis hijos el conocimiento de todos Mis Mensajes, de las películas y horas de oración que Mi hijito Marcos, obedientísimo, hizo para ustedes. Para que entonces, el mayor número de almas puedan unirse a ustedes en la oración por la paz, y así con Mi ejército de paz, Yo pueda derrotar todos los planes de odio y maldad de Satanás.
Recen, porque ahora Satanás planea hacer caer a muchos en el pecado, para hacer que muchos pierdan la salvación. Recen y vigilen sobre ustedes mismos Mis hijos. Y recen por todos, para que nadie dé oídos y se deje seducir por Satanás. Muchos creerán estar ciertos, pero estarán perdiendo sus almas en el pecado.
Perseveren en el camino de la oración y de la santidad donde Yo coloque a ustedes aquí, y no pierdan Mis cenáculos aquí por nada, porque verdaderamente les digo: ‘Un cenáculo apenas de estos que Mi hijito Marcos hace para ustedes, vale más y tiene más provecho que un retiro de 10 días a pan y agua, porque en estos cenáculos Yo misma derramo Mi Llama de Amor ardiente en sus corazones, a través de las oraciones, de la palabra de Mi hijito Marcos. Y aquí en estos cenáculos verdaderamente ustedes pueden rezar con el corazón como en ningún otro lugar ustedes podrían rezar. Y aquí, a través de las meditaciones de Mis Mensajes y de las oraciones hechas aquí, el propio Espíritu Santo se comunica a ustedes con todos Sus Dones y todo Su Amor.’
Abran, por lo tanto, sus ojos y sus oídos espirituales para toda esta riqueza espiritual, para que así Mis hijos, toda la miseria y pobreza interior sean destruidas en ustedes y Yo pueda enriquecer a ustedes con los grandes tesoros de Mi Amor Materno.
Hoy a todos doy la Indulgencia Plenaria, a todos los que rezan Mi Rosario de la Paz, Mi Hora de la Paz todos los días. Doy también la Indulgencia Plenaria a todos los que traen Mi Medalla de la Paz y que rezan Mi Rosario con amor todos los días. Doy también la Indulgencia a todos Mis hijos que con amor todos los años, vienen aquí en esta fecha para alabarme y honrarme en Mi gran misterio de Madre de Dios.
Sí, por ser Madre de Dios fui elevada a una cierta igualdad con las Personas Divinas, por una casi infinidad de gracias como les enseñó Mi Tomás de Aquino y Mi Alfonso de Ligorio. Sí, Mi Santidad es tan grande que roza las fronteras de la Divinidad, y todo aquél que crea en Mi Poder, en la vida de este Mi hijo, Yo realizaré las grandes gracias de Mi Poder Maternal.
A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA... de LOURDES… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE SAN CUNIBERTO DE COLONIA
“Marcos, Yo, Cuniberto, estoy feliz por venir hoy aquí para darte este Mi Mensaje. Estoy feliz por venir a dar este Mensaje a todos ustedes Mis queridos hermanos.
Sí, Yo, Cuniberto, siervo del Señor y de la Madre de Dios, bendigo a todos hoy y digo: ‘Busquen el amor… busquen el amor, busquen el amor con el corazón puro, con el corazón abierto, con el corazón dilatado para el Señor.’
Busquen el amor mientras él se deja encontrar. Busquen el amor mientras él está aquí, cerca, al alcance de sus corazones.
Busquen el amor mientras el amor se dona, mientras el amor se derrama aquí generosamente, para todos aquellos que lo desean.
Abran el corazón a este amor divino que es el propio Jesús, que es el propio Espíritu Santo de Amor.
El Señor vino aquí con gran amor y bondad para donar Su Divina Caridad a todos. Sólo no recibirá aquél que no quiere, sólo no recibirá Su Divino Amor aquél que no quiere y endurezca su corazón para el Señor.
Abran el corazón a este amor, dejen este amor penetrar en sus corazones, hasta que finalmente sus almas sean verdaderas llamas de amor por el Señor.
Es del amor que nace la paz. Mientras el ser humano no tenga el amor en el corazón, nunca tendrá paz. El amor es Jesús, el amor es Dios y mientras el hombre no tenga a Dios en el corazón, reinando en el corazón, nunca tendrá paz. Estará siempre insatisfecho, estará siempre ciego procurando en las cosas mundanas un amor que jamás encontrará, jamás satisfará su corazón en los placeres de este mundo, de las cosas mundanas.  
Es preciso que el hombre tenga el verdadero amor en el corazón y para tanto, debe rezar, rezar, rezar. Sin la oración, el hombre no puede llegar hasta Dios y por tanto, no puede llegar hasta el amor.
Por eso, recen, recen, recen hasta que la oración de ustedes se torne amor, y así Dios pueda vivir en sus corazones y, a través de ustedes, irradiar Su Amor a todos aquellos que no lo conocen, para que así, triunfe en el mundo la paz.
Recen el Rosario todos los días, pues con ello, siempre más sus corazones se tornan dóciles, abiertos y bien preparados para recibir ese fuego del divino amor del Señor.
Yo, Cuniberto, amo mucho a todos ustedes, rezo por ustedes todos los días y nunca los dejo solitos cuando están en tribulación, cuando están sufriendo.
Ahora San Cuniberto se dirige sólo al padre espiritual del vidente.  
Mi querido Marcos, cuánto Yo te amo. Hace muchos años te protejo, te guardo, te defiendo y también te protejo, te guardo y te defiendo Mi amadísimo hermano Carlos Tadeo.
Sí, Yo también te vi y vi a Mi amadísimo Marcos en vida, pues, la Madre de Dios una vez Me mostro a ustedes en visión y Me encargó de rezar por ustedes, de rezar por este Santuario.
Sí, grande es la misión que la Madre de Dios tiene para ti Mi querido hermano Carlos. Sí, prepárate con mucha oración, porque la Madre de Dios prepara grandes cosas para ti. Sí, grande es el amor de Ella por ti, grandes es la misión que Ella te reserva y grande será también la cantidad de almas que será salva por tu ‘Sí’ y por aquello que la Madre de Dios hará a través de ti.
Rece, confía, espera. Y ama, ama siempre más a aquella que te amó mucho más que a muchas generaciones. Y ama también el hijo que Ella te dio, por medio del cual has recibido tantas gracias ahora y todavía mucho más recibirás.
Sí, verdaderamente este hijo que te fue dado, fue dado para tu santificación, para tu salvación y la de muchas almas. Sí, fue un gran don, el mayor que el Señor te dio. Así como Yo fui un gran don del Señor para Mis padres, salvando a Mi familia por Mis oraciones y por Mis méritos, así también el hijo que el Señor y que la Inmaculada te dieron, será para ti causa de gracias, de bendiciones y de mucha salvación.
Alégrate, porque tu nombre está escrito en los Cielos, está escrito en el Corazón de Jesús y está escrito en el Corazón del Padre. Yo te bendigo y siempre estoy contigo en todos tus sufrimientos. Rézame, llama por Mí y te ayudaré.
A todos Yo amo, a todos Yo prometo Mi protección siempre que llamen por Mí y a todos ahora bendigo generosamente con amor.”

(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Puedes tener la bondad Señora de tocar en estos rosarios y objetos que hicimos para la oración y la protección de tus hijos?”
(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Adonde quiera que unos de estos rosarios u objetos santos lleguen, allí Yo estaré viva, llevando las grandes gracias del Señor.’
Mis hijos, continúen rezando el Rosario todos los días.
A todos de nuevo bendigo y dejo Mi paz.”
(Vidente Marcos): “Hasta breve querida Madrecita. Hasta breve querido San Cuniberto.”

viernes, 29 de diciembre de 2017

25 de Diciembre de 2017 - Mensaje de María y Jesús a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 25 de Diciembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:





VIGILIA Y FIESTA DE NAVIDAD

(Vidente Marcos): “Sí, sí, haré sí Madrecita. Sí, haré. Sí, haré sí.”

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, hoy vengo con Mi Hijo Jesús Niño, el Príncipe de la Paz, para dar a todos ustedes la paz del corazón y la bendición de la paz.
Abran sus corazones para Mi Hijo Jesús, para que Él pueda entrar de verdad en sus corazones y reinar en sus corazones con amor.
Hoy llamo a todos ustedes a ser rosas de amor de Mi Hijo Jesús.
Sean las rosas de amor del Niño Jesús, cercándolo con la vida de ustedes repleta de oración, de buenas obras, de sacrificios, de penitencia, para darle amor, gratitud y, sobre todo, almas.
Salven muchas almas para Jesús con las oraciones de ustedes todos los días, para que Él pueda alegrarse, alegrarse verdaderamente en ustedes y por ustedes, y pueda finalmente tener las llagas de Su Divino Corazón, abiertas por el extravío y la pérdida de tantas almas, finalmente esas llagas puedan ser cerradas y Mi Hijo pueda ser aliviado del gran dolor que le causa la pérdida de tantas almas.
Sean las rosas de amor del Niño Jesús, procurando todos los días amarlo más, siempre más. Y entre las cosas buenas que ustedes pueden hacer por Él, siempre escoger las mejores, para que verdaderamente ustedes puedan darle todos los días actos de mucho amor, gran amor, para alegrar el Corazón de Él y para darle finalmente el retorno de Sus Gracias y la perfecta satisfacción que Él desea de todos ustedes, de todas las almas.
Sean las rosas de amor de Mi Hijo Jesús, procurando siempre más ser para Él: amor, cariño y una morada calentada con la fe, con el amor, con la obediencia, con la perseverancia en Su Gracia. Para que verdaderamente pueda vivir con ustedes y en ustedes, y pueda verdaderamente a través de ustedes traer a todo el mundo que yace en las tinieblas para la luz.
Sean verdaderamente rosas de amor para Jesús, que exhalan el perfume de todas las más variadas virtudes, para transformar el pantano de este mundo en jardín verde y perfumado de amor.
Sean rosas para Mi Hijo Jesús, pero sin espinas de desobediencia, de cobardía, de soberbia y de orgullo, para no herirlo cuando Él se aproxime y toque en ustedes.
Sean rosas sin espinas, que sólo dan a Jesús: alegría, amor, consuelo y correspondencia completa.
Preparen sus corazones porque la venida de Mi Hijo está próxima, la humanidad no cree ni que Él vino la primera vez y mucho menos que Él volverá una segunda vez. Pero Yo les digo Mis hijos: ‘Así como Mi Hijo vino ciertamente la primera vez, ciertamente vendrá la segunda vez.’
Yo misma mostré a Mi hijito Marcos una vez el nacimiento de Mi Hijo Jesús, para que él quedase como una prueba viva de que Mi Hijo verdaderamente nació, verdaderamente vino a este mundo una vez y volverá en breve para cumplir la promesa que hizo, que un día Él volvería y colocaría a los buenos a la derecha, y a los pecadores, los malos, a Su izquierda. A los buenos Él daría la corona de la Vida Eterna, a los buenos daría la salvación y una morada en la Casa de Su Padre. Pero a los que estuvieren a Su izquierda, a los malos, Él dirá aquellas palabras aterradoras: ‘¡Vayan malditos para el fuego eterno que les fue preparado!
Por eso Mis hijos, conviértanse sin demora y prepárense, porque Mi Hijo volverá y este mundo no será más el mismo, será diferente. Y aquello a que ustedes ahora son apegados, en breve ya no existirá más. Por eso, desapéguense y prepárense más para esa vida celeste que en breve llegará a todos ustedes.
Continúen rezando el Santo Rosario todos los días, pues, a través de ello, Yo verdaderamente les prepararé para los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra. Aquél que rece Mi Rosario todos los días no será engañado por Satanás, no será eludido por las tentaciones mundanas y llegará con certeza a la Casa del Padre, y será digno de la corona de la Vida Eterna.
A todos en este momento Yo bendigo con amor: de NAZARET… de BELÉN… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DEL NIÑO JESÚS
“Mis hijos, hoy Yo vengo con Mi Madre Santísima para decirles a todos: ‘Yo Soy el amor y todo aquél que venga a Mí encontrará el verdadero amor, encontrará el amor vivo que llenará su corazón y lo refrescará de toda sed de amor que necesita.’
Soy el amor nacido para salvarles. Dejé Mi Trono en el Cielo, dejé la compañía de Mi Divino Padre, al cual Yo amaba como a Mí mismo, como a Mi propia gloria. Dejé la compañía de Mis Ángeles para venir a la tierra, a sufrir por ustedes.
Por ustedes caminé, por ustedes ayuné, por ustedes recé, por ustedes dediqué toda Mi vida, por ustedes recorrí todos los senderos para anunciar el Reino de los Cielos, por ustedes Me entregué a una muerte atroz en una cruz, para probarles lo cuanto les amo y lo cuanto deseo su salvación.
Yo sólo quiero el amor, pido amor. Me cansan, Me cansan mucho las almas que resisten a Mi Amor. Estoy exhausto de tanto golpear la puerta de sus corazones, pero todo lo que Yo encuentro es apego a sí mismo, amor propio desordenado, apego a las cosas mundanas y a las criaturas, y no hallo el verdadero amor por Mí.
¡Ah si Yo encontrase almas que verdaderamente Me amasen, se dedicasen a Mí y se entregasen a Mí completamente para hacer Mi Voluntad! Yo haría maravillas en el mundo de ahora, tal como hice en el comienzo de Mi Iglesia en la predicación de Mis Apóstoles.
Sí, Yo haría los mismos milagros, pero como no encuentro almas que verdaderamente Me amen y sean completamente Mías, Mi Amor queda represado en Mi Corazón y no puedo realizar prodigios y maravillas para la salvación de los hombres de hoy.
Denme su ‘Sí’ para que Yo pueda finalmente derramar los torrentes de Mi Amor represado en Mi Corazón, para transformar a toda la humanidad verdaderamente en un mundo de amor y de paz que Yo y Mi Padre siempre deseamos.
Sí, vengan a Nosotros, denme, den a Mí su ‘Sí’, den a Mi Padre su ‘Sí’, dennos su ‘Sí’ y Nosotros verdaderamente haremos por medio de ustedes maravillas. No demoren más porque su demora cuesta almas. Cada vez que un alma demora en darme su ‘Sí’, almas se pierden. La demora cuesta almas.
Y jamás Mis hijos endurezcan sus corazones como otrora hicieron los Israelitas en el desierto, para que Mi Padre no acabe por abandonarlos. Abran sus corazones, sean humildes, acepten la Voluntad de Mi Padre y obedezcan esa Voluntad prontamente, pues, ella será siempre luz, paz, felicidad y salvación para ustedes.
Continúen rezando la Coronilla de la Misericordia Meditado hecho por Mi hijito Marcos todos los días. Por medio de ella, Yo siempre más plasmaré su corazón conforme a Mi propio Corazón. Yo mismo moldearé su corazón hasta que él tome el formato del Mío y se torne una perfecta copia de Mi Corazón, para que con él ustedes puedan amar al Padre, obedecer al Padre, dar gloria al Padre, vivir en el Padre e irradiar el amor del Padre para el mundo entero.
Ahora el Niño Jesús se dirige sólo al vidente, a su padre espiritual y a los esclavos de amor.
Hoy Mi hijito Marcos te bendigo profundamente por causa del ‘Sí’ que diste a Mí y a Mi Madre Santísima hace 26 años atrás y que renovaste hoy. Diste a Mi Corazón y al Corazón de Mi Madre el mejor regalo de Navidad en esta noche, porque nada Me agrada más cuando un alma se da toda a Mí y toda a Mi Madre. Cuando ella se da por entera, cuerpo y alma, ya no hay más nada que darme. Ella dio todo, ella es amor, entonces ella es todo.
Y me diste todo hace 26 años, y hoy renovaste esa oferta total a Nuestros Corazones. Por eso, cerraste muchas heridas que los hombres hoy abrieron en esta noche en Nuestros Corazones por el olvido con que trataron a Mí y a Mi Madre.
Sí, el mundo no cambió nada, se pasaron 2000 años, pero los hombres continuaron cerrando para Mí las puertas de sus casas, vidas y corazones. Y es por eso que cuando Yo y Mi Madre encontramos un alma que verdaderamente se da toda a Nosotros, se entrega completamente a Nosotros, ¡Ah! Esa alma cierra millares y millares de heridas que los hombres causaron a Nuestros Corazones con las espinas de su dureza y de su falta de amor.
Quédate sabiendo hijo Mío que lo que pediste en esta oración de renovación de tu ‘Sí’ fue acogido por Mi Divino Corazón y por Mi Padre, y conforme pediste, así será hecho. Sobre tu padre Carlos Tadeo serán derramadas todas las gracias de los méritos de estos 26 años de tu ‘Sí’, de tu consagración. Él recibirá todo lo tú tengas derecho. Sí, tu acto de caridad y de amor por él encanta Mi Corazón y el Corazón del Padre. Y por eso Mi Padre juzgó verdaderamente procedente y justa tu petición, y por eso concedió aquello que pediste.
Y sobre todas las personas que amas, las personas por las cuales tienes verdadero sentimiento de amor y por las cuales apliques las gracias de esos méritos, también ellas serán aplicadas hoy, siempre y especialmente en todos los años en el día de la Santa Navidad. Esa gracia mereciste por todos estos años de obediencia y servicio a Nosotros y mucho más merecerás por tu perseverancia.
Continúe pues Mi caballero, continúe pues Mi predilecto, en frente y no desanimes, ni pares por causa de nadie. Pasa por encima de todos como un águila veloz que nunca detiene su vuelo a pesar de todo, a pesar de todos los vientos que soplan contrariamente. Ve en frente siempre más con tu mirada agudizada, mirando Mi Voluntad, comprendiendo Mi querer y viendo a las almas que precisan ser salvas, que están en peligro y haciendo todo para salvarlas y reconducirlas a Mí. Esa es tu misión hoy y hasta el día de tu muerte.
Yo estaré contigo y también estaré contigo Mi amadísimo hermano Carlos Tadeo. Por ti ayuné 40 días en el desierto, por ti ayuné también todos los martes, jueves y viernes a lo largo de toda Mi vida y ofrecí ese arduo ayuno por ti amadísimo hijo Mío. Sí, porque te amo tanto, porque te amo como a Mi propia gloria y porque jamás te abandonaré.
Quiero concederte grandes y copiosas gracias. Por eso, ábreme tu corazón siempre más, para que Yo pueda derramar en ti el río de Mi Gracia, recibirás tanto cuanto puedas y quieras recoger. Continúe en frente y ame de todo tu corazón al hijo que te di, pues, así como Yo fui fuente de grandes gracias y bendiciones y aumento de la Santidad para Mi Padre San José, así también a través del hijo que Yo y Mi Madre te dimos, también recibirás grandes gracias de Mi Divino Corazón que mucho aumentarán en ti la santidad habitual y también aumentarán sobre ti los influjos de Mi Divino Espíritu.
Quiero también Mi querido hijo que sepas que, en el momento de Mi transfiguración en el monte Tabor, Mis Apóstoles no vieron solamente a los profetas que estaban conmigo, pero vieron también a Nuestro amadísimo Marcos y a ti. Sí, ustedes estaban allí porque ya estaban en el pensamiento divino y Mis Apóstoles les conocieron y rezaron por ustedes durante toda su vida. Grande es la misión que tengo para ustedes y por eso esas gracias fueron concedidas.
En frente y nunca desanimen, porque Mi Corazón y el Corazón de Mi Madre serán siempre escudo, protección, defensa y luz para ustedes y siempre los guiarán.
Y a Mis Esclavos de Amor aquí presentes, doy también hoy una bendición especial de Mi Sagrado Corazón por haber dejado el mundo y haberse entregado completamente a Mí y a Mi Madre, para juntamente con Mi amadísimo Marcos y con Ella, hacerme nacer, vivir y reinar en los corazones de todos los hombres.
A ellos y a todos ustedes aquí presentes que Yo tanto amo, bendigo ahora con amor: de BELÉN… de DOZULÉ… y de JACAREÍ.”