Vistas a la página totales

Coronilla a Dios Padre

CORONILLA A DIOS PADRE


En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Dios mío, ven en nuestro auxilio.
Señor, apresúrate en socorrernos.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio por los siglos de los siglos. Amén.
¡Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente mi Gran Dios!

1º MISTERIO: Meditemos en el esplendor del Amor del Padre en la Obra de la Creación. “Dios vio que todo lo que había hecho era muy bueno” Gn 1, 31

1 Padre Nuestro
10 veces: “Padre, Tú eres Nuestro Padre, ahora y siempre”
1 Gloria
1 “Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente Mi Gran Dios”

2º MISTERIO: Meditemos en la inmensa Misericordia del Padre en la Obra de la Redención: “El Padre amó tanto al mundo, que dio su Hijo Único” Jn 3, 16.

1 Padre Nuestro
10 veces: “Padre, Tú eres Nuestro Padre, ahora y siempre”
1 Gloria
1 “Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente Mi Gran Dios”

3º MISTERIO: Meditemos en la magnificencia del Padre que, después de haber creado al hombre libre, en su designio de Amor, continua respetando su libertad. El cumplimiento de la Voluntad del Padre es la plena realización de su libertad. Unidos a la Santísima Virgen digamos: “He aquí la Esclava del Señor. Hágase en Mí según tu Palabra” Lc 1,38
1 Padre Nuestro
10 veces: “Padre, Tú eres Nuestro Padre, ahora y siempre”
1 Gloria
1 “Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente Mi Gran Dios”

4º MISTERIO: Meditemos en el triunfo del Amor del Padre, cuando acogemos Su Voluntad: “Este es Mi hijo bien amado, escúchenlo. A todos los que lo acogieron, los dio el poder de tornarse Hijos de Dios” Mt 14, 5; Jn 1,12; 1 Jn3,1.
1 Padre Nuestro
10 veces: “Padre, Tú eres Nuestro Padre, ahora y siempre”
1 Gloria
1 “Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente Mi Gran Dios”

5º MISTERIO: Meditemos en la Victoria del Padre, en los sufrimientos de la vida, en el sufrimiento del perdón, en el sufrimiento de la muerte: “Si estamos unidos a Cristo en la vida presente, con él Resucitaremos. En efecto, los sufrimientos de la vida presente no tienen comparación con la gloria futura que nos espera. Les preparo un Reino, como el Padre preparó para Mí” Rm 6,5; Lc 22, 29

1 Padre Nuestro
10 veces: “Padre, Tú eres Nuestro Padre, ahora y siempre”
1 Gloria
1 “Nuestro Padre, Mi Padre, Tú eres verdaderamente Mi Gran Dios”

Dios es Mi Padre


¡Oh Mi Padre del Cielo!... ¡como es dulce y suave saber que Tú eres Mi Padre y que yo soy tu hijo!
Y sobre todo cuando el cielo de mi alma es negro y mi cruz más pesada que siento la necesidad de decirte: ¡Padre, yo creo en tu Amor por mí!.
¡Sí, yo creo que Tú eres Mi Padre y que yo soy tu hijo!.
Yo creo que Tú me amas con un Amor Infinito.
Yo creo que Tú velas día y noche por mí y que ningún cabello cae de mi cabeza sin tu consentimiento.
Yo creo que, infinitamente Sabio, Tú sabes mejor que yo lo que me conviene.
Yo creo que, infinitamente Poderoso, Tú quitas el bien del mal.
Yo creo que, infinitamente Bueno, Tú haces que todo concurra para el bien de aquellos que te aman, y por detrás de las malos que hieren, yo beso tu Mano que cura.
Yo creo, pero aumenta mi fe, y sobre todo, mi esperanza y mi caridad.
Enséñame a saber ver tu Amor dirigir todos los acontecimientos de mi vida.
Enséñame a abandonarme a tu conducción como una criatura en los brazos de su madre.
Padre, Tú sabes todo, ves todo, me conoces mejor que yo mismo. Tú lo puedes todo y me amas.
¡Oh mi Padre! ya que Tú deseas que  nosotros te pidamos todo, yo vengo con confianza a pedirte con Jesús y María… (DECIR LA GRACIA QUE SE PRETENDE ALCANZAR).
Por esta intercesión yo te ofrezco, en unión con los Sagrados Corazones, todas mis oraciones, mis sacrificios y mortificaciones, y una mayor fidelidad a mi deber.
Dame la Luz, la Fuerza y la Gracia de Tu Espíritu.
Confírmame en este Espíritu para que nunca lo pierda, no lo entristezca, ni lo debilite en mí.
¡Mi Padre, es en nombre de Jesucristo, tu Hijo, que yo te pido!.
Y Tú, Oh Jesús, abre tu Corazón y coloca en el tuyo el mío, con el de María, ofrécelo a Nuestro Divino Padre. En cambio, obténgame esta gracia de la cual tengo tanta necesidad.
¡Mi Divino Padre, date a conocer a todos los hombres!.
Se mi tierno Padre y protégeme, en todas partes, como la pupila de Tus Ojos. Que yo sea para siempre tu hijo digno, ten piedad de mí.
Divino Padre, Dulce Esperanza de nuestras almas, que seas conocido, honrado y amado por los hombres.
Divino Padre, Bondad Infinita que se ejerce para con todos los pueblos, que seas conocido, honrado y amado por los hombres.
Divino Padre, Rocío Generoso de la humanidad, que seas conocido, honrado y amado por los hombres. Amén.

OBS: La Oración de “Dios es Mi Padre” fue dictada por el Padre Eterno a la Madre Eugenia, pudiendo servir también de novena, con la cual Él concede innumerables gracias. Si desean conocer más acerca de esta revelación a la Madre Eugenia acceda al sigte. link:





No hay comentarios.:

Publicar un comentario