Vistas a la página totales

lunes, 18 de septiembre de 2017

17 de Septiembre de 2017 - Mensaje de la Virgen María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 17 de Septiembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com




(Vidente Marcos): “Sí… Sí… Haré, sí… Sí mi Reina, haré… Sí mi Madre, haré… Haré, sí… Y estos Señora ¿Dónde quieres que yo coloque? En la Coronilla de la Misericordia, sí… Sí… Sí, haré, sí… Ahora yo podré hacerlo. Sí… ¿Tú Señora quieres que yo incluya eso en ella? Sí… Es que de allá yo no tengo nada, porque allá yo nunca fui. También no conozco a nadie… Entendí, sí… Haré… Sí, haré, sí…”

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes ya están más próximos del día del aniversario de Mi Aparición en La Salette y aún están celebrando aquí Mi Aparición allá, quiero decirles: ‘Recen el Rosario para que todos Mis hijos se conviertan y atiendan Mi Mensaje de La Salette, cambiando sus vidas y viviendo la verdadera vida en Dios, o sea, en la gracia, en el amor y en la paz.’
Solamente así, Mis lágrimas dejarán de correr de Mi rostro, lágrimas que, desde la época de Mi Aparición en La Salette hasta hoy, nunca cesé de derramar. En verdad no hay recipiente en el mundo que pueda contener Mis lágrimas, y si el mar un día secase, Yo podría de nuevo llenarlo con las lágrimas que Yo derramo durante todos estos años por la pérdida de Mis hijos, sobre todo, la pérdida de Mis hijos consagrados a Dios, aquellas almas que habían dado sus vidas y sus corazones a Mi Hijo Jesús y a Mí en la vida consagrada, y volvieron al mundo, dedicándose únicamente a perderse en el pecado y a vivir lejos del amor de Nuestros Corazones.
También son muchas las lágrimas que Yo derramo por aquellas almas que fueron escogidas por Mi Hijo Jesús y por Mí, que oyeron el: ‘Ven y sígueme’, pero dijeron que tenían muchas cosas que cuidar en el mundo, que tenían su corazón enamorado por esta o aquella persona, por este o aquel placer y por causa de eso rehusaron, se rehusaron a dar sus corazones a Mi Hijo Jesús y a Mí.
Sí, una gran espada de dolor está clavada en Mi Corazón y lágrimas bajan de Mis ojos copiosamente hasta hoy. Para consolarme, vine a Jacareí para resucitar Mi Mensaje de La Salette, usando para eso a Mi obedientísimo hijito Marcos, que nada sabía de esta Aparición. Entonces le hablé de La Salette, de Mi Secreto, y a través de él, llamé la atención de todos Mis hijos para esta Mi Aparición que estaba virtualmente olvidada y despreciada. Y entonces, gracias a Mi hijito Marcos, resucité Mi Mensaje de La Salette, tornándolo presente, conocido, amado, obedecido, vivido por tantos millares de Mis hijos.

Sí, en estos Mis hijos soy amada, soy consolada, soy verdaderamente glorificada con un amor puro y simples, como era el amor de Mis Pastorcillos Maximino y Melania, y es por eso que aquí, en Jacareí, terminaré todo aquello que comencé en La Salette. Y es por eso que pedí a Mi hijito Marcos que haga una nueva película: ‘De La Salette a Jacareí’, para que entonces, Mis hijos finalmente comprendan que Mi plan de salvación finalizará aquí, y ustedes están a punto de ver a Mi Hijo Jesús volviendo en Su Gloria para renovar los Cielos y la tierra.
Dejen para este mundo que ya está condenado a desaparecer, aquello que es de él, y vivan la vida de los escogidos, la vida celeste, la vida de los verdaderos hijos de Dios que es amor. Sean por lo tanto amor, vivan en este amor ágape, sobrenatural, para que ustedes entonces Mis hijos, en breve, puedan entrar en los nuevos Cielos y la nueva tierra, que será una tierra de amor y donde sólo entrarán aquellos que saben amar, aquellos que tienen el amor-filial, sobrenatural, ágape por Dios, por Mí y también por el prójimo. Así, ustedes verdaderamente podrán vivir con Mi Hijo Jesús y Conmigo, y allí todas las lágrimas de sus ojos finalmente serán enjugadas, porque las cosas antiguas de este mundo habrán desaparecido. 

Sean las coronas de rosas que todos los días llevan Mis Mensajes al conocimiento de Mis hijos, esparzan Mi Aparición en La Salette y Mi Secreto, vayan por todos los caminos haciendo los cenáculos y los grupos de oración que Yo pedí, para convertir a Mis hijos para enseñarlos el amor-filial a Dios, el amor ágape, la oración. Así, ustedes serán verdaderamente esas rosas místicas en torno a Mis pies, que junto Conmigo, llevan la luz de la gracia de Dios, llevan el amor y la salvación a todos Mis hijos.
Sean la corona de rosas de Mis pies, descansando Mi alma materna, cansada de tanto recorrer el mundo en tantas Apariciones, procurando amor, procurando almas víctimas que quieran dedicar sus vidas a Mí para luchar y sufrir Conmigo por la salvación de Mis hijos sin encontrar.
Sean esas rosas místicas que dedican sus vidas a Mí, para ayudarme a salvar a Mis hijos. Entonces, ustedes descansarán Mi alma, descansarán Mis pies, cansados de recorrer todos los senderos del mundo, llamando a Mis hijos a la conversión sin ser oída. Entonces, Mi alma materna, Mi Corazón descansará, reposará en ustedes, en ustedes encontrará, hallará finalmente: amor, consolación, cariño, comprensión, retribución y amor.
Y entonces, en ustedes, Mi plan de amor se realizará, Mi Llama de Amor se irradiará poderosamente, de corazón a corazón, abrasando todos ellos en Mi gran Llama de Amor. Y entonces, el mundo finalmente será salvo por el milagro de amor de Mi Llama de Amor y se cumplirá aquello que Yo dije en La Salette: ‘Que en el final todo sería renovado, Dios sería de nuevo servido y adorado.’ Y se cumplirá Mi profecía de Fátima: ‘Que por fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará.’
Sean las rosas místicas en torno de Mis pies, rezando el Santo Rosario todos los días, sirviéndome, trabajando por Mí para tornarme más conocida y amada como Mi hijito Marcos. Entonces, en el trabajo de ustedes, en la oración de ustedes, Mi Corazón Inmaculado descansará en ustedes y en ustedes verdaderamente se complacerá, derramando en ustedes y en sus almas, todas las grandiosas gracias que están retenidas en Mi Corazón, porque no hay quién las quiera, no hay quién las pida a Mí.
Entonces, en ustedes haré maravillas y el mundo finalmente conocerá el amor de la voz que clamaba en lo alto de la montaña, la voz de la Madre del Cielo, que a todos Sus hijos aún hoy, llama a entrar en el refugio seguro de Su Inmaculado Corazón y de Ella recibir la paz, el amor y la salvación del Señor.
A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Mi amadísimo hijo Marcos, que con esta primera película de La Salette que tú hiciste para Mí, consolaste enormemente Mi Corazón Inmaculado, quitando de él aquella dolorosísima espada que estaba clavado hace 150 años, sin que hubiese nadie que la quitase. Sí, millones de Mis hijos conocieron La Salette por causa de esta película que tú hiciste para Mí. Y ahora Mi Aparición de La Salette, Yo, la Reconciliadora de los pecadores de La Salette, soy más conocida, recordada y amada. A ti que Me hiciste conocida y amada de tantos de Mis hijos, tú que conquistaste tantos corazones para Mi Aparición en La Salette, a ti bendigo especialmente con amor.
También te bendigo Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, Mi y tu hijo Marcos Me transmitió tu abrazo. Continúe divulgando La Salette juntamente con tu hijo, para que entonces, a través de ti, también muchas almas conozcan Mis lágrimas, Mi dolor, el clamor de lo alto de la montaña, para que entonces, Yo pueda a través de ti, derribar el reino infernal de Mi enemigo en los corazones, en las almas y levantar en ellas Mis ciudades místicas de amor, de oración y de obediencia al Señor.
Tú juntamente con el hijo que te di, eres Mi heraldo de La Salette. Ve y anuncia Mi Mensaje a todos Mis hijos, para que entonces, ellos Me amen y así, Mi triunfo sea apresurado.
A todos Mis hijos que aman Mi Aparición en La Salette, a todos Mis hijos que ayudaron a Mi hijo Marcos a hacer estas películas de La Salette, que tanto Me consuelan y aplastan la cabeza de Mi enemigo, a todos que también los divulgan con amor, Yo bendigo ahora: de LA SALETTE… de KEREZINEN… y de JACAREÍ.”

(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora puedes tocar en estos rosarios y objetos santos que hicimos para la protección y la oración de tus hijos?... Sí… Sí…”
(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Adonde quiera que unos de estos rosarios, cuadros lleguen, allí Yo estaré viva, llevando las grandes gracias y bendiciones del Señor.’
A todos, a ti Mi amadísimo hijo Marcos, a ti también amadísimo hijito Marcos Augusto, que ayudaste a Mi hijo Marcos a ir a La Salette, a hacer la película de Mi Aparición para la conversión y salvación de Mis hijos.
A ti Mi amadísimo hijito Carlos Tadeo, hijo que Yo tanto amo, bendigo y agradezco por el abrazo que tú Me mandaste. Mamá te ama mucho. Tú eres Mi esperanza, Mi consuelo juntamente con Mi hijito Marcos.
Adelante. Vayan y lleven Mi Mensaje de La Salette a todos.
A todos bendigo nuevamente, dejo Mi paz. Queden en la paz del Señor.”

domingo, 17 de septiembre de 2017

16 de Septiembre de 2017 - Mensaje de la Virgen María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 16 de Septiembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com




(María Santísima): “¡Por siempre sean alabados Jesús, María y José!”
(Vidente Marcos): “Para siempre sean alabados… Sí… Sí… Sí, haré Madrecita… Ahora yo ya tengo como continuar, sí… Sí… Sí… Haré, sí… Qué bueno que te gustó Señora… Sí, esta semana yo haré más, mucho más… Sí...”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios sobre la ‘Coronilla de los Pastorcillos de La Salette’ compuesta por él mismo a pedido de Ella)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
"Nuestra Señora de La Salette."
“Queridos hijos, hoy, llamo a todos ustedes a vivir más intensamente Mi Mensaje de La Salette: ‘Conviértanse, recen más, amen más a Dios, sean buenos.’
Yo deseo que sean buenos, muy buenos, que no disgusten más el Corazón de Mi Hijo Jesús con sus pecados, que no disgusten más Mi Corazón de Madre con las ofensas de ustedes a Dios y a Mí.
Deseo que todos ustedes procuren crecer en la oración. Es preciso ya luego bien de mañana meditar en la brevedad de la vida: cómo la vida es corta, pasa rápido, cómo la vida es insegura, cómo nadie puede garantir si vivirá en el día siguiente, cómo de un momento para el otro, ustedes podrán ser llamados por Dios para rendir cuentas de sus acciones a Él.
Deben meditar también cuán ilusoria es esta vida, de aquellos que tanto procuraron las glorias, la fama, la honra, los placeres y que ya murieron; nada más queda en la tumba, a no ser un puñado de podredumbre y cenizas.      
Por eso Mis hijos, es preciso todos los días de mañana meditar cómo la vida de ustedes dura poco en comparación con la eternidad. Lo máximo que el ser humano puede vivir es 70, 80 años y los más fuertes, 100 años; pero incluso así, no sin dolores, dolencias y enfermedades sin cuenta.
Por eso Mis hijos, es tontería apegarse a esta vida, despreciando y descuidando de ganar aquella, la eterna, que dura para siempre. Mediten sobre todo esto de mañana y ustedes comprenderán por qué Yo lloré en La Salette, viendo a Mis hijos, especialmente las almas consagradas, entregándose a las cosas mundanas y a sus ilusorios placeres, honras y glorias, porque todo eso Mis hijos, delante de Dios, no vale ‘nada’ y la vida pasa como una flor que hoy existe y mañana ya no existe más.
Por eso, mediten sobre la brevedad de esta vida, para que ustedes puedan vivir siempre con los ojos fijos en el Cielo, en aquella vida duradera y verdaderamente feliz y gloriosa que Yo preparo con Mi Hijo Jesús para ustedes.
Divulguen más Mi Aparición en La Salette. Den Mis hijos la Coronilla de Mis Pastorcillos Maximino y Melania que Mi hijito Marcos grabó e hizo para ustedes para 10 personas, para que ellas conozcan la vida de Mis Pastorcillos e imiten la vida de amor y obediencia de ellos a Mí.
Dios es amor y si ustedes vivieren en el amor, Dios vivirá en ustedes y ustedes en Él. Sean amor, vivan de amor, sean llamas de amor como Mi hijito Marcos y entonces, del corazón de ustedes también se irradiará Mi Llama de Amor como se irradia del corazón de Mi hijo Marcos en aquella foto milagrosa de la señal que Yo mostré a ustedes, Mi Llama de Amor en el pecho de Mi hijo Marcos.
"Señal milagrosa de la Llama de Amor de María en el pecho del Vidente Marcos. La foto ya fue analizada por una experta en fotografía y se constató la veracidad de la señal. La luz emana calor. "
Si ustedes fueren llamas de amor como él, de ustedes también esa llama se irradiará, cegará y neutralizará a Satanás, salvará muchas almas y el mundo finalmente será renovado, transformado y salvo por el milagro de amor de Mi Llama de Amor, que se irradiará a través de sus corazones.
Continúen rezando Mi Rosario todos los días.
‘Aquél que imite a Mi hijito Marcos en el amor al Santísimo Rosario y también aquél que procure hacer crecer Mi Llama de Amor en su corazón como Mi hijito Marcos hace por muchas oraciones, servicios y trabajos prestados a Mí con amor, sacrificios; ese verdaderamente tendrá Mi bendición y en él haré maravillas.’
A todos Yo bendigo con amor ahora: de LA SALETTE… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

(Vidente Marcos): “Sí… sí, grabé, grabé todo… no olvido no… pasaré para él todavía hoy… Sí… Sí… gracias querido San Gerardo… Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora y San Gerardo pueden tener la bondad de tocar en estos rosarios que hicimos para la oración y la protección de tus hijos?”
(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Adonde quiera que uno de estos rosarios llegue, allá estaré Yo con Mi hijito Gerardo vivos, llevando abundantes gracias del Señor para todos Mis hijos.’
A todos nuevamente dejo Mi paz. Buenas noches. Queden en la paz del Señor.”

jueves, 14 de septiembre de 2017

10 de Septiembre de 2017 - Mensaje de la Virgen María y de San Zenón a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 10 de Septiembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com




FIESTA ANTICIPADA DE LA APARICIÓN DE LA SALETTE (FRANCIA-1846)
(María Santísima): “¡Por siempre sean alabados Jesús, María y José!”
(Vidente Marcos): “Para siempre sean alabados… Sí… Estoy muy feliz. Sí, muy, muy feliz…Después de aquella señal de ayer, Yo dormí como un ángel, yo dormí leve como una pluma. Sí… Yo te agradezco Señora, no soy digno de estas señales confirmatorias, no soy digno, pero agradezco de todo mi corazón. Sí… Agradezco, y mientras viva yo te amaré Señora, yo haré todo lo que tú quieras Señora por toda mi vida… Sí… Sí… Sí, haré, sí… Sí, haré. Sí, haré… Tú Señora fuiste siempre mi único amor y siempre serás. Siempre fuiste la razón de mi vida y mi ‘todo’. Siempre haré todo lo que tú Señora quieras, por toda mi vida… Sí. Sí… Sí… Haré. Sí… Sí.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, hoy cuando ya están celebrando aquí el aniversario de Mi Aparición en La Salette a Mis hijitos Maximino y Melania, Yo vengo una vez más del Cielo para decir: ‘Soy la Reconciliadora de los pecadores y vine a La Salette para llamar a todos los pecadores de vuelta a reconciliarse con el Padre Eterno, con Mi Hijo Jesús, con el Espíritu Santo por una perfecta, profunda y sincera conversión.’
Soy la Reconciliadora de los pecadores y vine a La Salette para dar Mi doloroso mensaje y avisar a Mis hijos que, con sus pecados, estaban ellos mismos provocando y generando los castigos de la Ira de Dios y, por lo tanto, deberían arrepentirse, convertirse, rezar y ser buenos, para que entonces, pudiesen ser dignos de gracias y de favores del Señor.
Sí, los seres humanos por sus pecados se tornan indignos de las gracias y culpados de castigos, pero cuando se convierten, se tornan muy dignos de gracias y hasta de milagros. Fue eso lo que Yo quise decir a Mis Pastorcillos, diciendo que, si todos se convirtiesen, habría montones de trigo y de papa y de uvas, y todos tendrían vida, alegría, alimento y salud en abundancia.
Si todos Mis hijos rezasen Mi Rosario, si hiciesen Mis cenáculos y los grupos de oración que Yo pedí por todas partes, si cambiasen de vida, cuántas bendiciones Dios no derramaría sobre la tierra.
Sí, sí Mis hijos, si hubiese también almas, almas víctimas, más almas víctimas llenas de amor. que dedicasen sus vidas a Dios, a Mí, a la oración en la vida consagrada, cuántos castigos no serían evitados, cuánta bendición no sería derramada por el Señor sobre los cultivos, sobre las plantaciones, sobre las ciudades, sobre los trabajos de todos y cuanta paz no habría en la tierra.
Sí, porque ya en el tiempo de La Salette las almas consagradas no rezaban más, sólo procuraban los placeres del mundo, las diversiones, el dinero; las bendiciones de Dios pararon de caer sobre los cultivos de Francia y vino la peste, el hambre, la pérdida de los cultivos y plantaciones. Porque esas bendiciones sólo bajan del Cielo a la tierra por causa de las oraciones, especialmente de las almas consagradas.
¿Tanto es así que ustedes no ven la gran abundancia que el Brasil tiene en sus plantaciones, en sus cultivos, en sus rebaños? Y todo eso es gracia al ‘Sí’ de Mi hijo Marcos y a la vida totalmente dedicada de él a la oración, al trabajo para Mí y a la producción de las películas de Mis Apariciones, de Mis Rosarios, de las Coronillas de la Misericordia, de las Horas Santas, Trecenas y Setenas.
Sí, es gracias a eso que los cultivos, que las plantaciones, que los rebaños del país de ustedes prosperan tanto en los últimos años. Y si faltase Mi hijo Marcos aquí, atrayendo con su vida totalmente dedicada a Mí y al Señor esas bendiciones, ustedes ya estarían pasando hambre con una gran carestía hace mucho tiempo.
Dios recompensa y bendice así las tierras y naciones donde hay almas dedicadas a Su servicio en la vida religiosa. Y cuando un alma se rehúsa a dar su vida al Señor, atrae para la tierra muchos castigos: huracanes, terremotos, sequías, hambrunas y carestías, porque paga con ingratitud el inmenso amor de Dios que escogió a esa persona, al alma, para ser toda Suya y para vivir ya en esta tierra la vida angélica, el camino más corto, más cierto y más directo para el Cielo, aquello que da más méritos al alma para poseer el paraíso, porque todo lo que ella hace es por el voto de obediencia a Dios.
Entonces, por causa de los méritos de esa alma, Dios bendice la tierra y cuando un alma se rehúsa a dar su ‘Sí’ a Dios, que la escogió con tan gran amor de preferencia, de predilección, Su Justicia derrama, envía muchos castigos sobre la tierra entera.
El amor atrae amor y la ingratitud atrae la Justicia.
Por eso Mis hijos, respondan ‘Sí’ siempre a Dios, a todo lo que Él les pida a ejemplo de Mis Pastorcillos de La Salette, a ejemplo de Mi hija Santa Paulina del Corazón Agonizante de Jesús, pues así, Dios lanzará Su bendición sobre la tierra por causa del ‘Sí’ y del amor de ustedes, de sus vidas dedicadas a Él, y entonces habrá abundancia, vida en abundancia, felicidad, abundancia y paz.
Soy la Reconciliadora de los pecadores y vengo a Jacareí para repetir Mi Mensaje de La Salette y para terminar aquello que comencé en La Salette. Para tanto, deseo que todos atiendan Mis Mensajes, recen Mi Rosario todos los días, hagan penitencias, hagan obras de amor.
Hablen menos, recen más. Hablen menos, renuncien más a su voluntad y a las cosas mundanas. Hablen menos y den más obras de amor a Dios todos los días, obras hechas con amor ágape, sobrenatural, para que entonces, Mi Hijo Jesús derrame Su Misericordia sobre el mundo y cancele los castigos que esta humanidad ingrata ya provoca y ya atrae de Su Justicia herida por tantos pecados.
Soy la Reconciliadora de los pecadores y vengo aquí para decir a todos ustedes Mis hijos: ‘Vivan en el amor, pues, viviendo en el amor, en el amor sobrenatural, Dios vivirá en ustedes.’
La señal del rayo de luz que ayer di sobre Mi hijo Marcos Tadeo en Mi fuente milagrosa, quiere decir eso también a ustedes, quiere decir que: ‘Si ustedes vivieren en el amor, en el amor ágape, en el amor sobrenatural como él, ustedes también recibirán la luz de Dios; Dios vivirá en sus almas y ustedes irradiarán Dios para todos aquellos que se aproximaren de ustedes. Y Dios entonces tocará los corazones duros, los corazones sentirán el amor de Dios, desearán vivir también con Dios y ser uno solo con Dios en el amor, por la vida unitiva del amor.’  
Es así que Yo siempre hago a través de Mi hijito Marcos y es así también que Yo haré a todos ustedes. Den el ‘Sí’ de ustedes a Dios, vivan el amor ágape, sobrenatural, con todos sus corazones, con toda la fuerza, y entonces Dios vivirá en ustedes, ustedes vivirán en Dios, y entonces, la luz de Dios a través de ustedes, podrá ser vista y notada por todos, como por Mi hijito Marcos, a través de la luz mística de Mi Llama de Amor, del Espíritu Santo, de la propia presencia de la Santísima Trinidad que Yo di a ustedes a ver en la señal de la procesión del año pasado.
Entonces, esa luz se irradiará por medio de ustedes para todo el mundo en estos tiempos de gran oscuridad, iluminando las almas que yacen en las tinieblas y ellas entonces, verán la gran luz del amor del Señor, Mi gran luz y con vosotros, con ustedes, desearán también vivir en la luz y ser hijos de la luz.
Yo Soy la Reconciliadora de los pecadores y vine aquí para decir a todos ustedes: ‘Que Dios los ama profundamente, que Yo les amo de todo Mi Corazón y no quiero la perdición de ustedes, no queremos la condenación eterna de ustedes. Por eso, una vez más digo: Santifiquen el día del Señor, dediquen el domingo al Señor y a la oración, dediquen el sábado a la tarde para Mí en la oración, en la meditación. En la cuaresma hagan penitencia, en los viernes del año hagan penitencia en honra de los sufrimientos de Jesús y en los sábados en honra de Mis sufrimientos. Recen el Rosario todos los días, no blasfemen, no se plagueen, también procuren ser buenos, respeten a Dios, respeten los derechos de Dios practicando la virtud de la religión y de la justicia. Procuren ser buenos con el prójimo y Dios también será bondadoso y misericordioso con ustedes.’
Si ustedes rezaren y cambiaren de vida, todas las sentencias del Apocalipsis también serán cambiadas en bendiciones y en gracias para todos ustedes.
Aquí en Jacareí donde Yo aparecí terrible como ejército en orden de batalla contra Mi enemigo, brillante como el sol, bella como la luna, amorosa como una madre cariñosa y extremosa con sus hijos, una vez más digo: ‘Aquí soy consolada verdaderamente, primeramente por Mi hijito Marcos que, con sus películas de La Salette quitó millares y millares de espinas de Mi Inmaculado Corazón, y quitó de Mi Corazón una enorme espada de dolor que estaba clavada en él hace 160 años y no había quién quisiese quitarla, y este Mi hijo quitó, dando a Mi Corazón gran alivio, consolación y alegría.’
En él y en todos que aquí viven con él, dan sus vidas a Mí con él, se dedican a Mí con él, también soy consolada, amada y glorificada. Y en todos Mis hijos que ven estas películas, que los divulgan juntamente con Mi hijito Marcos, también encuentro toda la consolación y toda la alegría de Mi Inmaculado Corazón.
Mientras ustedes veían la película de La Salette, aquí fueron quitadas 798 espadas de dolor de Mi Corazón y 24. 568 espinas, que el mundo clavó en Mi Corazón solamente esta semana.
Gracias hijitos por tanto amor, por tanto consuelo que Me dan. Agradezco y digo: ‘Continúen viendo estas películas para consolarme, divulgándolos para quitar espadas de dolor de Mi Corazón y para secar las lágrimas que el mundo continúa arrancando de Mis ojos impiedosamente, cruelmente todos los días, hora a hora, y trabajen para salvar a Mis hijos y traerlos a Mí, pues, a cada hora que pasa, pierdo más un hijo que se va en el pecado.’
Salven a Mis hijos dando a ellos estas películas, Yo ya pedí aquí este mes y pido de nuevo: ‘Den 10 películas de Mi Aparición en La Salette, 10 del número 1, 10 del número 2, 10 del número 3, para todos Mis hijos conocieren Mi Aparición, se conviertan, cambien de vida y consuelen Mi Corazón.’
Den también 10 Horas de la Paz número 74, número 75 y ahora también deseo que den el número 92 para Mis hijos, y también la Coronilla de la Misericordia número 40. Deben dar 10 de cada uno de ellos para Mis hijos, para que ellos regresen luego para el Señor del amor, de la salvación y de la paz.
A todos Yo bendigo con amor, especialmente a ti Marcos, el más ardiente apóstol de Mi Aparición de La Salette, Mi hijo obedientísimo, dedicadísimo, con el cual siempre pude contar y en quien siempre encontré la respuesta a todos Mis pedidos sobre La Salette.
También te bendigo Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, el cual amo y al cual torné también apóstol de Mis lágrimas y de Mi Mensaje de La Salette, uniéndote a Mi hijo más obediente y dedicado, el hijo de Mis profecías de La Salette. Sí, a ti mi amadísimo hijo, que torné padre del hijo de las profecías de La Salette y que Yo tanto amo y guardo con celo en el recinto seguro de Mi Inmaculado Corazón y a todos Mis hijos, bendigo ahora: de LA SALETTE… de PELLEVOISIN… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE SAN ZENÓN DE VERONA

“Amados hermanos Míos, Yo, Zenón, siervo del Señor y de la Madre de Dios, Me alegro por venir hoy con Ella en el día de Su fiesta.
Amo a todos ustedes. Rezo, intercedo, protejo y guardo a todos ustedes con amor ya hace mucho tiempo.
Hace mucho tiempo la Madre de Dios Me pidió que fuese también el protector de ustedes, de este Santuario, de Nuestro amadísimo Marcos y ahora más recientemente de Nuestro amadísimo Carlos Tadeo, padre de Nuestro benjamín predilecto.
¡Cómo yo amo a todos ustedes! ¡Cómo les quiero bien! Todos los días derramo muchas gracias del Cielo sobre todos y nunca desamparo a nadie.
Y hoy digo a todos con amor: ‘Recen el Rosario con amor para secar las lágrimas de la Madre de Dios. Récenlo con el corazón, récenlo meditando profundamente, récenlo con perseverancia, récenlo teniendo siempre la conciencia de que la Madre de Dios les mira durante la oración. Recen con el alma verdaderamente sumergida en la presencia de Dios y de Ella en la oración.
Recen el Rosario con amor. Todos esforzándose, esforzándose para meditar y pensar en los misterios de la vida de Jesús y María, quitar las lecciones y los ejemplos de las virtudes que Ellos practicaron y, sobre todo, procurando alabar a la Madre de Dios y el fruto bendito de Su vientre, con una pureza semejante al del Ángel Gabriel, con amor de los Santos y con la reverencia y amor de la propia Santísima Trinidad para con Ella.
Recen el Rosario con amor todos los días, porque esta oración ya salvó a millones y ya arrancó a millones de las garras del dragón infernal, almas que él tenía por cierto que no le escaparían y que ya estaban condenadas.
En verdad no se puede contar el número de aquellos que fueron salvos por el poder del Santísimo Rosario. Récenlo con amor y sus almas también serán salvas.
Enseñen a los pecadores a amar y a rezar el Santo Rosario. No pierdan el tiempo de ustedes dándoles lecciones, pero enséñenlos a rezar primero con amor el Santo Rosario y a sentir la gracia del Santo Rosario y el amor de la Madre de Dios por ellos.
Entonces, ellos desearán la conversión por sí mismos y ustedes no precisarán obligarlos a nada, forzarlos a nada. Fue así que Santo Domingo hizo y convirtió a millares de herejes tan empedernidos y tan duros de corazón cuanto las rocas. Y es así también que ustedes conseguirán la victoria y el éxito en la conversión de los pecadores.
Sean los lienzos místicos de amor que secan las lágrimas de la Madre de Dios, con una vida llena de oración, de sacrificio y penitencia, viviendo el amor ágape en los corazones de ustedes con todas sus fuerzas.
Cuanto más ustedes vivieren este amor y dilataren sus corazones para esta Llama de Amor, más poderosamente ella actuará en ustedes y potencializará sus oraciones, produciendo muchas y retumbantes conversiones, por quién quiera que recen y adonde quiera que ustedes fueren. Y entonces, verdaderamente, la Madre de Dios repetirá nuevamente en la tierra los mismos prodigios que hizo cuando aquí vivió Santo Domingo, aquella alma abrasadísima de la Llama de Amor de Ella que, adonde pasaba, producía retumbantes conversiones.
"Santo Domingo de Guzmán"
Si ustedes desearen esta Llama de Amor, dilataren sus corazones para ella y aumentaren esta Llama de Amor como Nuestro amadísimo Marcos siempre hizo, trabajando mucho para la Madre de Dios, donándose a Ella sin descanso, rezando mucho, sufriendo por Ella con amor, emulándose siempre más para amarla más con amor, si ustedes también aumentaren esta llama con el esfuerzo de ustedes, Ella hará a través de ustedes gracias, prodigios, cosas retumbantes, que convertirán a los pecadores y ellos nunca más serán los mismos. Entonces, el reino infernal será derribado y el Corazón de Ella finalmente triunfará.
Yo, Zenón, estaré al lado de todos ustedes para ayudarlos con Mi Amor y Mi oración.
Den 10 Escapularios Rojos de Pellevoisin para 10 personas y 10 Escapularios Grises de la Paz para 10 personas, para que así, la conversión de ellas sea acelerada y apresurada. Si las personas no aceptaren los Escapularios, coloquen sin que ellas tomen conocimiento esos Escapularios en las casas de ellas o en las cosas de ellas, para que la Madre de Dios a través de esos Sacramentales, derrame Su Llama de Amor en esas almas duras como mármol y las haga transformarse poco a poco en llamas ardientes de amor.
Yo, Zenón, fui una Llama incesante de amor en la tierra y es Mi misión transformar otras almas en estas Llamas de Amor. Pídanme la Llama de Amor y Yo les daré. Y aumenten esta Llama con el esfuerzo, trabajo y oraciones de ustedes, y Yo les daré siempre en abundancia, siempre más esta llama.
A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Mi amadísimo Marcos. No Me conocías hasta hoy, pero sepas, siempre te amé, siempre te protegí y defendí, y ahora que tú Me conoces, réceme y todo lo que Me pidas, Yo te daré.
A ti y a tu padre espiritual que tú amas más que la propia vida, más que todo, Yo te bendigo ahora con amor y sobre todos derramo ahora la paz.”


(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora y San Zenón pueden tener la bondad de tocar y bendecir estos rosarios que hicimos para la protección de tus hijos? Sí…”

(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Adonde quiera que unos de estos rosarios tocados por Mí y por Mi siervo Zenón lleguen, allí Nosotros estaremos vivos, llevando grandes gracias y bendiciones del Señor.’
A todos ahora bendecimos con amor y especialmente damos una bendición para ti, amadísimo hijo Cléber. Zenón es tu Santo Protector. A ti él hoy da una bendición especial y Yo te bendigo. Confíate a él, entrégate a él con confianza y grandes bendiciones recibirás.
A todos dejo Mi paz. Buenas noches. Queden en la paz del Señor.”

martes, 12 de septiembre de 2017

09 de Septiembre de 2017 - Mensaje de la Virgen María y de San Gerardo a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 09 de Septiembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com





(Vidente Marcos): “Sí, haré… Sí. Sí. Las mesas, las salas, ya están montadas y ahora puedo traer ello para acá y puedo también volver hacer las películas de ti Señora aquí mismo, en el tiempo que yo esté disponible, sin embargo, sea muy poco, pero yo procuraré hacer, aunque sea de noche, aunque sea de madrugada, yo haré… Sí, haré. Sí.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)  

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, hoy, llamo a todos ustedes nuevamente al amor.
Vivan el amor sobrenatural, dando a Dios los corazones de ustedes y colocando fuera de sus corazones todo aquello que ocupa el lugar de Dios. Si ustedes todos los días dieren a Dios amor, honra, gratitud, alabanza, agradecimiento, sus corazones sentirán cada vez más la alegría de amar, de alabar y de rezar. Entonces, sus almas se abrirán como flores al sol para recibir y sentir toda la gracia, todo el amor de Dios.
Recen para que sus corazones amen más a Dios. Recen, recen, hasta que la oración sea una alegría para ustedes, hasta que la oración sea un alegre encuentro de ustedes con Dios.
Durante toda Mi vida Yo serví a Dios y a Mi prójimo con humildad y amor, considerándome la última de todos y digna apenas del último lugar. Tengan ustedes esta misma humildad, deseando siempre el último lugar de todos, pues generalmente, quién se coloca en este último lugar, será el más amado y estimado por el Señor, pues, Dios detesta a los soberbios y ama a los humildes. Él resiste a los orgullosos y soberbios, y da Su Gracia a los humildes y puros de corazón.
Por eso Mis hijos, vivan la humildad imitando Mi ejemplo y siendo Mis reflejos en la tierra. Entonces, verdaderamente, Mi presencia será percibida y sentida por todos en ustedes y a través de ustedes, y los corazones de Mis hijos procurarán la luz, procurarán a Dios que es el fin, la finalidad de la vida de todo hombre, de la creación de todo hombre.
Recen Mi Rosario todos los días, pues con ello, siempre más haré crecer en todos la humildad y también el amor sobrenatural que genera en los corazones de ustedes la alegría y la paz.
Apresuren la conversión de ustedes, porque la vuelta de Mi Hijo está muy próxima. Cuando Mi Hijo venga, los hombres golpearán la cabeza en los muros, maldecirán sus vidas llevadas sin Dios, pero será demasiado tarde, porque el tiempo de la piedad habrá pasado, el tiempo de la piedad es ahora. Por eso, clamen a Dios Su perdón y Su piedad con una vida de oración y de amor, y Él los perdonará y en la vuelta de Mi Hijo, les dará la corona de la vida eterna.
A todos Yo bendigo con amor: de MONTICHIARI… de KEREZINEN… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE SAN GERARDO
“Amados hermanos Míos, Yo, Gerardo, Me alegro hoy por venir nuevamente hasta ustedes.
Recen el Rosario todos los días, sobre todo, para que muchos jóvenes quieran la Llama de Amor de la Madre de Dios, para con esta llama responder ‘Sí’ al llamado de Dios para la vida consagrada y religiosa.
Como dijo muy bien Nuestro amadísimo Marcos: ‘No hay mayor gracia que Dios pueda conceder, pueda dar a un alma, de que escogerla y llamarla para la vida religiosa y consagrada.’ Esta es la gracia de las gracias, la bendición de las bendiciones y la señal innegable de cuanto Dios ama al alma escogida.
Recen para que muchos jóvenes quieran esta gracia, amen esta gracia y honren esta gracia, y recen también para reparar y desagraviar a tantas almas que recibieron esta gracia, pero despreciaron esta gracia prefiriendo el mundo y sus cosas, sus amores, sus placeres, sus diversiones.
¡Oh! ¡Cómo eso ofende a Dios! Esa es la causa de tantos terremotos, tantos huracanes, tantas sequías prolongadas, tantas pestes en los cultivos y plantaciones, tanta infelicidad y tantas guerras.
Si hubiera más almas que amasen esta gracia, que la honrasen y que verdaderamente la amasen con todo su corazón, verdaderamente los castigos disminuirían. Recen para que los jóvenes a Mí imitación amen esta gracia, valoricen esta gracia y dediquen su vida alegremente a Dios, a la Madre de Dios en la vida consagrada, viviendo esta vida de gracia, esta vida de santidad, esta vida angélica, esta vida de alegría que Yo mismo viví, para que, a través de ellos, verdaderamente, la gracia de Dios continúe irradiándose en la tierra para todos los hombres.
A todos Yo amo y bendigo con amor: de MATERDOMINI… de MURO LUCANO… y de JACAREÍ.”

(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora puedes tocar en estos rosarios que hicimos para la protección de tus hijos? “
(María Santísima): “Conforme Yo ya dije: ‘Adonde quiera que uno de estos rosarios tocados por Mí y por Mi siervo Gerardo lleguen, allí Nosotros estaremos vivos, llevando para todos, la gracia del Señor.’
Queden en la paz del Señor.”

lunes, 11 de septiembre de 2017

07 de Septiembre de 2017 - Mensaje de Jesús y María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 07 de Septiembre de 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com




(Vidente Marcos): “Sí, haré… Sí, haré… Sí, haré mi Madre… Sí, haré mi Reina… Sí, haré mi Jesús… Colocaré como me pides… Sí… Qué bueno que te gustó Señor ¿Puedo todavía colocar aquellas meditaciones?... Continuaré… Sí… Sí… Sí… Mi Jesús y mi amor, sí… Haré…

(Diálogo entre el Vidente con Jesús y María)



MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
“Queridos hijos, hoy Yo vengo con Mi Madre Santísima para decirles: ‘Mi Corazón les ama abrasadoramente y es por eso que Yo envié aquí a Mi Madre para que Ella en Mi Nombre, les trajese Mi Amor, les mostrase cuán grande es Mi Amor, y la permanencia tan larga de Mi Madre aquí en este lugar, es la gran prueba del amor inmenso que tengo por ustedes y lo cuanto Yo quiero verdaderamente salvar a todos ustedes y no quiero perder a ninguno de ustedes.’
Mi Corazón les ama abrasadoramente y es por eso que Yo vine con Mi Madre aquí para, a través de Mi siervo obedientísimo, Marcos Tadeo, mostrar a todos ustedes el gran amor de Mi Sagrado Corazón. Sí, este amor, este amor tan grande que ustedes han despreciado.
Les pido Mis hijos que no desprecien más Mi Amor y que no hieran más Mi Sagrado Corazón con la espada de su desobediencia y de su desamor, pero antes, den a Mi Corazón el beso del amor, del amor que Yo quiero, del amor filial de sus corazones.
Sí, quiero de ustedes también ese amor filial que deben tener para con el Padre del Cielo, porque Yo y el Padre somos uno y Yo estoy en el Padre y el Padre está en Mí, y todo aquél que ama al Padre con amor filial, debe amarme de una cierta forma también con ese amor, porque ese amor puro, exento de todo interés, ese amor que hace con que el alma Me busque, Me desee, Me ame, no por miedo del infierno o de Mis castigos, ni tampoco por causa de Mis gracias y favores, pero Me busque por Mí mismo, para amarme, para vivir dedicado a Mí como Mi hijito Marcos y como Mis Santos vivieron. Sí, es ese amor que Yo quiero, el amor que se dona a Mí, que se dedica, que sufre, que trabaja por Mí, el amor que combate por Mí, el amor que renuncia a ‘todo’, hasta las cosas lícitas por Mí, un amor que no piense sino en Mí, que no exista sino para Mí y que no viva sino para Mí y por Mí.
Sí, es ese amor que quiero de ustedes. Es claro que los Laicos que tienen familia no podrán vivir eso plenamente, pero exijo de todos Mis hijos por lo menos ese deseo, ese deseo de amor. Cuanto a los Consagrados, pueden vivir ese amor libremente y abundantemente.
Vívanlo entonces en toda su plenitud, para que en ustedes también Yo pueda colocar Mi Llama de Amor, la Llama de Amor de Mi Madre, para hacerlos relucir como Mi hijo Marcos en esta foto, de esta señal que hoy ustedes contemplan, viendo cuán grande es esta maravilla que Yo hice en él. Yo y Mi Madre colocamos en él Nuestra Llama de Amor y él fue aumentando esa llama día tras día, mes tras mes, año tras año, con muchas oraciones, sacrificios, obras, trabajos, rosarios, horas de oración, películas, cenáculos, meditaciones, vigilias, esfuerzo, donación, dedicación, ciento por ciento a Nosotros, hasta que esa llama llegase a esa intensidad de sol radiante en su corazón, en su alma.
Ustedes también deben tener esa llama. Es eso lo que deben buscar y desear. Y si ustedes imitaren a Mi hijito Marcos en la donación a Mí y a Mi Madre, también tendrán esa llama y sentirán Mi Amor, Mi Amor abrasador por ustedes, Mi Amor loco por ustedes, que desea Mis hijos salvar a todos, cueste lo que cueste. Este amor que no descansa mientras no les tenga a todos juntos de Mí, este amor que nunca desistirá de intentar salvarlos, cueste lo que cueste. Sólo no salvaré al alma que no quiere, pero aquella que quiere y que tenga un mínimo de amor por Mí, ¡Ah! Por esa alma Yo haré locuras.
Entonces, denme su amor, aunque sea una gota y si ustedes trabajaren Conmigo y con Mi Madre, si colaboraren con Mi gracia, esforzándose como Mi hijito Marcos hizo, haré esa Llama de Amor crecer en ustedes hasta tornarse un sol radiante como hice tornar Mi Llama en él. Entonces, todo el mundo verá Mi luz, la luz de Mi Madre, se enamorará por la belleza de esa luz y vendrá en busca de esa luz, y al procurar esa luz en ustedes, entonces, todos Me encontrarán, encontrarán a Mi Madre viva, reinante en ustedes como en Mi hijito Marcos y entonces, será el triunfo de Mi Madre y el Mío, el triunfo de Nuestros Corazones en todas las almas, pues finalmente, Nuestra Llama de Amor será transmitida de corazón a corazón, Satanás será cegado y paralizado y caerá impotente, y finalmente el imperio infernal será derribado.
Recen, recen mucho el Rosario de Mi Madre, pues por ello, esa Llama de Amor crecerá en ustedes como creció en Nuestro amadísimo Marcos.
Trabajen por Mi Madre, trabajen por Mí, luchen, combatan, dedíquense y esa Llama de Amor crecerá tanto cuanto fuere mayor su esfuerzo. Coloquen manos a la obra, no esperen más, porque el mundo perece, las almas perecen, porque las almas están continuamente esperando y retrasando el momento de poner manos a la obra y comenzar a trabajar por Mi Madre y por Mí. Hagan los grupos de oración, divulguen Nuestros Mensajes, hagan todo lo que pudieren para tornar a Mi Madre conocida y entonces, se cumplirá aquello que Mi Madre dijo en Marienfried y que también dijo Mi siervo Luis de Monfort: ‘Cuando Mi Madre fuere conocida y amada, Yo seré conocido y amado, y triunfaré.’
Aquí en este lugar sagrado que Yo y Mi Madre escogimos, en esta tierra del Brasil, en esta tierra de Santacruz, Yo y Mi Madre hicimos las mayores maravillas como nunca antes en ningún lugar, para mostrarles cuanto Mi Amor, Nuestro Amor, es abrasador por ustedes y lo cuanto de ustedes, Nosotros sólo queremos amor.
Amen, sean amor, vivan de amor, vivan por el amor, dedíquense al amor y entonces, el amor triunfará. Yo Soy el amor, el amor Soy Yo, y si ustedes vivieren por este amor, entonces, este amor, Yo, triunfaré en ustedes y por medio de ustedes en todo el mundo.
Recen la Coronilla de la Misericordia todos los días. Den 10 Coronillas de la Misericordia 59 y 10 Coronillas de la Misericordia 60 que Mi hijo Marcos hizo, para Mis hijos que no Me conocen, para que entonces, finalmente, ellos puedan conocer Mi Amor, el amor de Mi Madre, la verdad y así, sean salvos por la verdad.
Den también 10 películas Voces del Cielo número 1, de Mi Aparición a Mi hija Faustina Kowalska y de la Aparición de Mi Madre en Porzus, para que el mundo conozca aquellos mensajes rápidamente y finalmente haga lo que Mi Madre pidió en Porzus y Yo pedí a Faustina, para que entonces, esas dos espadas de dolor salgan de Nuestros Corazones, o sea, esas dos Apariciones, esas dos revelaciones despreciadas, que se tornaron espadas de dolor en Nuestros Corazones, salgan de ellos y Nosotros podamos vencer a Nuestro soberbio enemigo que se vanagloria de haber soterrado esos mensajes en el olvido de la humanidad, en el desprecio de la humanidad.
Adelante Mis hijos, cuento con ustedes, lucharé por ustedes.
A todos Yo bendigo con amor ahora y especialmente a ti Marcos, el más obediente y dedicado de Mis hijos, Mi pequeña Llama de Amor en la tierra, Mi pequeño sol brillante y ardiente de amor que coloqué en este mundo para calentar los corazones duros y fríos e iluminar las almas de los ciegos espirituales. A ti bendigo y también a ti Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, que hoy consolaste una vez más Mi Corazón y el Corazón de Mi Madre con el Rosario que rezaste en la plaza, delante de la Imagen de Mi Madre, en la plaza de Nuestros Tres Corazones. Gracias hijo. Quitaste 15.000 espadas de dolor de Nuestros Tres Corazones. También quitaste 249.000 espinas de Nuestros Tres Sagrados Corazones con ese Rosario.
Continúe hijo Mío, más obediente de todos los siervos que encontré en la tierra para ser el padre espiritual de Mi benjamín, de Mi pequeño serafín de amor. A ti hijo Mío, que amo con celo y que guardo con celo en Mi Sagrado Corazón, y por el cual Yo doy reinos, ejércitos y no solo un mundo, pero mil mundos para salvarte y para tenerte en Mis brazos.
A ti y a todos estos Mis hijos bendigo con amor: de DOZULÉ… de PARAY-LE-MONIAL… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Queridos hijos, hoy, cuando contemplan el aniversario de Mis Apariciones aquí con Mi Hijo Jesús y toda la Corte Celeste, vengo del Cielo para decirles: ‘Soy la Reina y Mensajera de la Paz.’
Abran sus corazones a Mi paz. Si ustedes abrieren sus corazones a Mi paz por muchas oraciones, súplicas, lágrimas, gemidos, Yo daré a sus corazones esta paz que el mundo no tiene, que el mundo no conoce y que sólo Yo puedo dar: la paz de Dios.
Esta paz llenará los corazones de ustedes de una serenidad, llenará los corazones de ustedes de una certeza inalterable del amor de Dios, de Su Gracia, de Su benevolencia en ustedes, que les dará paz incluso en los momentos de sufrimiento.
Esta paz nadie podrá robar de ustedes, que es la paz de la certeza de ser amados por Dios y por Mí, y de tener siempre a Mí a su lado.
Esta paz que el mundo no tiene y no puede dar, Yo daré a ustedes Mis hijos, Yo les daré y entonces, sus corazones, los corazones de ustedes, serán llenos de una gran e inalterable paz, que incluso con el pasar de los años, no cambiará, sólo aumentará y los tornará plenamente felices ya sobre la tierra y mucho más en el Cielo.
Soy la Reina y Mensajera de la Paz, y quiero dar la paz al mundo, ahora en que ella está gravemente amenazada. Por eso, quiero que ustedes recen muchos Rosarios por la paz del mundo y hagan los cenáculos y grupos de oración que Yo pedí por todas partes, para proteger la paz y garantir la victoria de la paz, caso contrario, una grave guerra entre el oriente y el occidente, comenzará.
La salvación está en las manos de ustedes. Por eso, recen, recen, recen el Rosario. Con palabras nada conseguirán, sólo con el Rosario se puede detener las guerras que siempre comienzan en el infierno, en el corazón maligno de Satanás.
Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz, Soy la Madre del Amor, Yo Soy la Llama de Amor. Quiero dar Mi Llama de Amor a sus corazones. Por eso, dilátenlos por muchas oraciones, trabajo, dedicación a Mí y a Mi Hijo Jesús como hizo Mi hijito Marcos, y entonces, verdaderamente, haré esa llama crecer en los corazones de ustedes hasta tornarse un sol ardiente, luminoso como Mi hijo Marcos.
Sí, sacrifíquense por Mí, sacrifíquense por Mi Hijo. Mi hijo Marcos entendió perfectamente eso: que el amor a Mí es sacrificarse por Mí y por Mi Hijo Jesús. En el día en que ustedes entendieren eso y vivieren eso, ustedes comenzarán a hacer como él, y comenzarán a sacrificarse, a dedicarse, a donarse cada vez más a Mí y a Mi Hijo Jesús, y entonces, comenzarán a sentir en sus corazones esa Llama de Amor que él siente, que él tiene y que lo consume, que lo mueve a ir cada vez más para frente, luchando más por Mí, donándose, dedicándose más y más a Mí y viviendo siempre así, consumiéndose en ese amor y muriendo de amor por Mí sin poder morir.
Cuando entonces ustedes vivieren así, serán Llamas de Amor aquí en la tierra y entonces Mi Llama de Amor se irradiará poderosamente en todas las naciones, en toda la humanidad, convirtiendo a las almas y los corazones, cegando y paralizando a Satanás, derribando su imperio infernal y finalmente produciendo el mayor triunfo de Nuestros Sagrados Corazones Unidos.
Recen el Rosario todos los días, pues por medio de ello, haré a ustedes llegar a este alto y grande grado de amor.
Yo amo a todos ustedes y escogí, llamé a ustedes uno por uno con gran amor. Bendigo a todos y los esfuerzos de todos y digo: ‘Aquél que mire para Mi hijo Marcos, verá en él, en su persona y en su trabajo, en su palabra, Mi mística luz, que se tornará cada vez más rutilante y refulgente cuanto mayor fueren las tinieblas que Mi enemigo esparza sobre todas las cosas y las naciones.’
Sí, aquí en el trabajo y en la persona de Mi hijito Marcos, la Co-Redentora, la Medianera, la Señora de todos los pueblos que, en el inicio, en Nazaret, fue María y ahora es la Reina. Aquí en la persona de él, Ella brilla, Ella triunfa, Ella revela Su Faz de amor para todos aquellos que quisieren verla, conocerla, amarla y por medio de Ella, conocer el Hijo, y aquí, la Co-Redentora, finalmente tendrá Su Dogma reconocido, porque en la persona y en el trabajo de Mi hijo Marcos, el mundo entero Me verá y al ver el poder, la gloria de Mi Aparición aquí, y de Mi acción en el alma y en la vida de él, el mundo Me reconocerá finalmente como la Co-Redentora, la Abogada, la Medianera de todas las gracias y entonces, la Señora de todos los pueblos, la Mensajera de la Paz, bendecirá al mundo, Ella lo bendecirá y el mundo finalmente tendrá la duradera y la feliz paz.
A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más obediente y dedicado de Mis hijos, y también a ti Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo. Quiero ahora darte Mi Mensaje especial y particular del día 7 de cada mes:
Hijo Mío, Yo Soy tu Madre, te amo con todo Mi Corazón y nunca te abandonaré.
Sé Mi rosa mística roja de amor, viviendo todos los días por Mí y para Mí, viviendo una vida de amor, teniendo cada vez más una vida de intimidad Conmigo por la oración de amor, por la meditación de amor, hablando Conmigo, confiándome todas tus necesidades, todos tus sufrimientos y también procurando siempre más renunciar a todo por amor a Mí, para que Yo tenga total espacio y libertad en tu corazón, en él actuar, trabajar, embelesarlo, perfumarlo e iluminarlo siempre más para la gloria y la felicidad, la satisfacción de la Santísima Trinidad.  
Sé Mi rosa mística roja de amor, viviendo todos los días en el verdadero espíritu de sacrificio, dedicándote siempre más a Mí, a luchar por Mí y por Mi Hijo Jesús, haciendo todos los días pequeños actos de sacrificio a ejemplo de los Pastorcillos, siguiendo el ejemplo de Mis Pastorcillos de Fátima, de Mi hijita Bernadette, de Mi Gerardo y de tantos Santos, para que entonces, todos los días Yo pueda cubrir tu alma con muchas y pequeñas rosas místicas rojas de sacrificio, cuales rubíes luminosos que encantarán el Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesús, los ojos del Padre, del Espíritu Santo y entonces, encantados por tu belleza, Ellos derramarán sobre ti y a través de ti sobre toda la humanidad, luz, gracia, misericordia y paz.
Sé Mi pequeña rosa mística roja de amor, viviendo de amor, siendo una llama viva de amor e irradiando amor a todas las almas, a todas las criaturas, sobre todo, la principal alma para quién tú debes irradiar ese amor, que es Mi hijo Marcos Tadeo, que Yo di a ti. A través de tu amor, él sentirá el amor del Padre y recibirá muchas gracias, que solamente por ese medio serán comunicadas. Y a través de tu amor, él conocerá más profundamente e intensamente el amor del Padre, para entonces donarlo y revelarlo al mundo y así, a través de ese canal de amor, finalmente el Padre triunfará y Su Amor será conocido por toda la humanidad como deseó e hizo primero Mi Hijo Jesús.
Yo te bendigo hijo Mío. Hoy tú quitaste muchas espinas y espadas de dolor de Mi Corazón como Mi Hijo Jesús dijo y deseo que continúes quitando. Por eso te pido: ‘Que tú este mes des 100 películas de Mi Aparición de La Salette número 2, para Mis hijos del mundo entero conocieren Mi Aparición, para los hijos Míos de ahí, de tu tierra. Deseo que ellos conozcan Mi Mensaje, sequen Mis lágrimas y así, Mi Corazón pueda reposar en las almas de ellos como en nuevos jardines de amor.’
A ti y a todos Mis hijos que Yo amo mucho, bendigo con amor ahora: de FÁTIMA… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”


(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora puedes bendecir y tocar estos rosarios que hicimos para la protección de tus hijos?... Sí, sí, sí.”