Vistas a la página totales

miércoles, 22 de octubre de 2014

19 de Octubre del 2014 - Mensajes de la Virgen María y San Gerardo a través de Marcos Tadeu

Jacareí, 19 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV

CENÁCULO ESPECIAL EN HONOR A LA FIESTA DE SAN GERARDO


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA Y DE SAN GERARDO MAYELA

(Marcos): "Para siempre sean alabados Jesús, María y José..."

(María Santísima): "Amados Hijos Míos, hoy, les invito a imitar a Mi Predilectísimo Hijo San Gerardo, que están conmemorando aquí con tanto amor y cariño.

Les digo: "Sean los nuevos Gerardos de su tiempo para la salvación de la humanidad. Sean los nuevos Gerardos Míos en estos tiempos de gran pecado, apostasía, alejamiento de Dios por parte de la humanidad. Que continúa obstinada en el camino de su pecado, de la rebelión contra Dios, contra los Mandamientos de Dios, contra la Verdad, contra la Pureza, contra la Caridad, contra el Amor, contra la Penitencia, contra la Perfección que Dios desea de todos Sus Hijos.

Sean los nuevos Gerardos Míos, llevando a ésta humanidad la Verdad, la Palabra del Señor tal como es, el Conocimiento de Sus Mandamientos, el Conocimiento de Su Amor, el Conocimiento de Mi Propio Amor Materno, el Conocimiento de Mis Privilegios, de Mis Glorias y también, el Conocimiento de las Glorias de los Santos.

Para que el mundo conociendo lo cuanto los Santos son bellos, lo cuanto los Santos son admirables y como son Perfectos a los ojos del Señor. Todos Mis Hijos decídanse a caminar por el camino de la Santidad como los Santos de Dios. Viviendo continuamente en el Amor de Dios, en Su Gracia, en la Inocencia, en la Pureza, en la Oración, en el Sacrificio, en la renuncia al pecado, al mundo y sus placeres pasajeros. Para que entonces, toda la humanidad pueda ser reconducida por Mí, por el camino de su salvación eterna que existe en solamente en Dios y que es solo Dios.

Sean los nuevos Gerardos Míos, en este tiempo de tanta maldad, violencia, guerras y odio a Dios y a la Santa Fe Católica. Para que el ejemplo de ustedes, la Oración y el Amor de ustedes expandan siempre más la Luz de la Paz, de la Gracia, de la Fe Verdadera, en medio de este mundo ya transformado en un desierto de pecado, desierto de ausencia de Dios.

Yo cuento con ustedes Hijitos, para que sean los nuevos Gerardos Míos, en estos tiempos malos y difíciles que ahora atraviesan. Si ustedes fueran como Mi Gerardo Mayela fue, por medio de ustedes podré verdaderamente esparcir Mi Llama de Amor sobre todos los pueblos, naciones y familias, sobretodo los corazones y sobre todas las almas.

Entonces, el triunfo de Mi Corazón Inmaculado vendrá rápidamente y el mundo conocerá un nuevo período duradero de Paz. Comiencen hoy mismo, comiencen dando su "Sí" a Dios, el "Sí" de ustedes a Mí y decidiéndose hacer ya mañana, mejores de lo que fueron hasta hoy.

Si tomaran Mi mano, si tomaran la mano de Mi Gerardo Mayela, Nosotros les conduciremos por el camino de la Santidad.

Sí, así como en aquel pan misterioso que solamente Yo y Mi Hijo conocemos, sabemos lo que es y de qué es hecho. Así como de aquel pan que dimos a Él, muchos subsidios para Su Santidad. Así también Nosotros les daremos todas las Gracias que todas las Gracias necesarias para que ustedes sean Grandes Santos a los ojos del Señor y también a los ojos del mundo, para que brille la Luz de ustedes en las tinieblas y para que así sean derrotadas por la Luz de Mi Hijo Jesús.

A todos ustedes con gran amor bendigo hoy: de MURO LUCANO... de MATERDOMINI... y JACAREÍ."

(San Gerardo): “Amados hermanos Míos, Yo, Gerardo, Me alegro por venir hoy aquí en el día que están celebrando Mi Fiesta. Sí, en esta semana que ustedes dedicaron a Mí, realicé en ustedes grandes cosas, alcancé muchas Gracias del Señor para ustedes. Y muy pronto, en el periodo de un año, ustedes verán que muchas de ellas se concretizarán. Lo que Me pidieron en Mi Triduo esta semana les daré y todas aquellas Gracias que fueran conforme a la Voluntad del Señor se cumplirán en este tiempo.

Les invito hoy a ser Mis ecos en este mundo que difunde tantas voces maléficas, malignas que llevan al pecado, al alejamiento de DIOS y al dominio de Satanás.

Sean Mis ecos en el mundo viviendo como Yo viví, amando al Señor y a Su Madre como Yo amé. Viviendo una vida de profunda y total consagración como Yo viví: de penitencia, de sacrificio, de renuncia a los placeres de este mundo, a las tentaciones del diablo, al pecado, de la renuncia a la voluntad de ustedes que siempre les arrastra para el lado contrario que desea el Señor.

Así, serán Mis ecos llevando a todo este mundo dominado por el pecado, el grito poderoso de la Gracia de DIOS, de la Oración,  de la Santidad y serán verdaderamente Mis ecos que gritarán poderosamente: Quiero lo que DIOS quiere y no quiero lo que DIOS no quiere.

Y entonces, Mi grito sufocará el grito del pecado, que ahora resuena por todos los lugares de la humanidad y Nosotros haremos el grito de la obediencia y fidelidad a DIOS vencer el grito de la rebelión contra DIOS.

Sean Mis ecos, amando a la Madre de DIOS como Yo amé, amando el Santo Rosario como Yo amé, consagrándose totalmente a Ella como Yo Me consagré y viviendo esta consagración con fidelidad todos los días de su vida.

Si hicieren así, el eco del amor a la Madre de DIOS resonará por todos los lugares del mundo ahora en que se erguen tantos gritos de odio contra Ella, de desprecio a Sus Imágenes, a Su Rosario, a Sus Apariciones, a Sus Dogmas, a Sus Medallas y a todo lo que se refiere a Ella.

Y entonces, el poderoso grito: Santa, Santa María Madre de DIOS, Mi Madre y Mi secreto Amor, resonará por todos los lugares del mundo y la verdadera devoción a Ella incendiará los corazones de Amor, incendiará a las almas con la Llama de Amor que había en Mi pecho.

Y entonces, el Triunfo de la Madre de DIOS vendrá para el mundo entero y será transformado, este mundo, en el Jardín de Amor de Ella donde todos serán felices y donde nunca más habrá lloro, ni dolor, ni sufrimiento. Porque las cosas antiguas ya habrán pasado y el nuevo Cielo y la nueva Tierra serán realidad en medio de Nosotros.

Sean Mis ecos esparciendo por toda parte el grito poderoso: Sólo el Señor es Nuestro DIOS y Nosotros somos Su Pueblo y sólo a Él pertenecemos. Griten a todos que Nosotros somos pertenencias del Señor, que no fuimos creados para los pecados de este mundo, sino fuimos creados para el Cielo, que es nuestra meta, que es nuestra finalidad.

Entonces, ustedes darán sentido verdadero y la vida de tantos que se encuentran perdidos en este valle de lágrimas, y al dar a ellos la verdadera razón de su creación, de su existencia. Ustedes le mostrarán la salida correcta de este valle de lágrimas, que es el camino que conduce al Cielo. El camino de la Oración, el camino de la Penitencia, el camino de la Inocencia, el camino de la Fidelidad y amor al Señor.

Yo les amo mucho. Siempre estuve y siempre estaré a su lado, especialmente en todas las dificultades, nunca les dejo, nunca les dejaré.

Me quedo triste cuando les veo obstinados en sus pecados, pero Me alegro cuando cada uno de ustedes viene a Mí con la voluntad sincera de ser mejor. Quiero conducir a todos ustedes en el Cielo.
Amo este lugar con predilección, aquí es Mi Segunda Materdomini, aquí Mi Alma verdaderamente descansa, por ver que muchos de ustedes verdaderamente Me aman, Me quieren y desean sinceramente seguirme por el camino de la Oración y de la Santidad.

Como les quiero. Si pudieran sentir el Amor que Yo tengo por ustedes, se romperían todas las venas de su corazón, porque Mi Amor es tan grande que no cabría en la pobre carne mortal de ustedes.

Les amo mucho más de que ustedes mismos se aman y quiero el bien de ustedes mucho más de que ustedes mismos quieren. Por eso, vengan a Mí que les amo tanto y tengo tantas Gracias para repartir con ustedes: Gracias que Yo adquirí con Mis méritos. Por eso, Yo les amo tanto, tanto, y espero tan solamente y únicamente el sí de ustedes, el permiso para que Yo pueda actuar en la vida de ustedes.

Si Me dieran este sí, si quisieran verdaderamente que Yo actúe, que Yo interfiera en la vida de ustedes, no demoraré, vendré sin demora, actuaré y transformaré la vida de ustedes en un pequeño Cielo ya en este valle de lágrimas.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días, ello fue Mío durante toda Mi vida, Me dio la fuerza necesaria para proseguir siempre, incluso cuando todo el mundo conjuró contra Mí, incluso cuando todo el infierno se desencadenó contra Mí.

El Rosario fue Mi fuerza, el Rosario fue Mi esperanza, el Rosario fue Mi paz, el Rosario fue Mi luz, el Rosario fue siempre Mi mayor riqueza.

Amen el Santo Rosario, recen el Santo Rosario y les digo: tal como a Mí, les dará la fuerza para vencer todos los sufrimientos, todas las tribulaciones y llegaren en seguridad al Cielo. Y Yo descenderé del Cielo para rezar el Rosario con ustedes, unirán Mis méritos a la oración de ustedes para que Ella se torne poderosa, agradable a DIOS  y la Madre de DIOS y así alcancen todo lo cuanto precisan.

Soy el Abogado de ustedes, les defiendo hoy y siempre en el Tribunal de la Justicia Divina para alcanzarles: Gracia, Paz y Amistad.

Sobre todos ustedes ahora doy Mi bendición y a todos cubro con Mi Manto de Amor, les bendigo: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ.

La Paz Mis hermanos amados. La Paz a ti Marcos, el más ardiente de Mis amigos y devotos queridos.”  

lunes, 20 de octubre de 2014

18 de Octubre del 2014 - Mensaje de Santa Lucía de Siracusa a través de Marcos Tadeu

Jacareí, 18 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV

MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA

  

“Mis amados hermanos, Yo, Lucía de Siracusa, vengo nuevamente hoy para decirles: Amen el Santo Rosario con todo su corazón y con todas sus fuerzas.

¡Qué Oración maravillosa es el Rosario! Es la Oración del propio Jesucristo al Padre y es la salutación del propio Padre a la Virgen María: ¡AVE MARÍA, LLENA DE GRACIA!

Sí, el Rosario es una Oración que salió de la boca del propio DIOS, de la boca del propio Altísimo: el Padre Nuestro de la boca del Hijo de DIOS, el Ave María de la boca del propio DIOS a través de Su Ángel y Mensajero, Gabriel. Y la segunda parte de la salutación del Ave María, luego después la del Ángel Gabriel: ¡BENDITA TÚ ERES ENTRE LAS MUJERES… BENDITO ES EL FRUTO DE TU VIENTRE! Es la salutación del propio Espíritu Santo por la boca de Santa Isabel a la Madre de DIOS. Y la respuesta: ¡SANTA MARÍA MADRE DE DIOS! Es la Oración que el propio Espíritu Santo inspiró a la Iglesia y a los Santos a componer  para la Gran Madre de DIOS.

El Rosario es una Oración Divina, Sus Misterios, que son la vida de Jesús y María, son el compendio de todas las Virtudes. Pues no hay alma que en los misterios del Rosario no encuentre los ejemplos de la Santísima Virgen, sus virtudes que si ustedes imitaran con fidelidad les abrirán las puertas del Cielo.

¡Oh… Si Yo hubiese tenido esta Oración maravillosa en Mi tiempo! ¡Oh… Si Yo pudiese haber tenido el Rosario en Mi tiempo y pudiese haberlo enseñado! ¡Cuántas conversiones a más habrían sucedido! ¡Cómo las almas habrían sido mucho más santas!

Ustedes tienen esta Gracia, ustedes nacieron en el tiempo feliz donde el Santo Rosario ya es conocido. Ámenlo, récenlo, propáguenlo para que todas las almas Lo conozcan y se salven.

Recen el Rosario con el corazón y lleven una vida santa, pues delante de DIOS no sirve rezar el Rosario y vivir en paz con los pecados. Los calumniadores, los mentirosos, los deshonestos, los fornicadores, los vanidosos, los soberbios, todos estos, los adúlteros, no entrarán en el Reino de los Cielos. Por eso, recen el Santo Rosario, para que ustedes tengan la fuerza de convertirse y ser santos.
En el Rosario hay virtud, hay poder, hay Gracia Divina suficiente para transformarles en gigantes de la santidad. Recen el Rosario con la verdadera intención, con el corazón abierto, con el deseo sincero de decir SÍ a DIOS y a la Santa Voluntad de DIOS. En fin, con las disposiciones interiores correctas, y verán si el Rosario no les dará la fuerza para ser santos.

Cuando cayeran, cuando cayeran en tentación inmediatamente agárrense del Rosario y récenlo, porque la única cosa que puede reconducir al pecador al camino de la penitencia y de la conversión es el Santo Rosario.

Récenlo e inmediatamente la Gracia de DIOS vendrá en su auxilio trayendo: Paz, Perdón, Alegría y Esperanza.

Amen el Santo Rosario que es la Oración que hace con que todo el Cielo repita con ustedes la salutación a la Madre de DIOS: ¡AVE LLENA DE GRACIA! Cuando rezan el Gloria al Padre, todos Nosotros en el Cielo nos curvamos en adoración al Señor, rogando por ustedes. Cuando rezan el Padre Nuestro, Nosotros ofrecemos Nuestros méritos al Padre por ustedes para alcanzarles no apenas el pan de cada día, el perdón de los pecados, sino también todas las Gracias que necesitan para llegar al Cielo y ser Santos.

El Rosario es la Oración que mueve todo el Paraíso a rezar con ustedes. Cuando rezan el Rosario, el Cielo entero reza con ustedes y esta Oración delante del Señor se torna poderosa, tiene gran poder porque todos Nosotros, sus Santos de devoción nos unimos con ustedes. Y entonces, el Señor acoje la Oración de ustedes que llega y es presentada a Él por sus manos.

Recen el Rosario, recen el Rosario con nosotros los Santos del Señor, y Nosotros les daremos por medio de ello, todas las Gracias y auxilios del Señor para la salvación de ustedes.

A todos en este momento bendigo: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ”



viernes, 17 de octubre de 2014

16 de Octubre del 2014 - Mensaje de San Gerardo Mayela a través de Marcos Tadeu

Jacareí, 16 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

FIESTA Y MENSAJE DE SAN GERARDO MAYELA


“Amados hermanos Míos, Yo, Gerardo, vengo a ustedes hoy en el día de Mi Fiesta para decirles:  ¡GRANDE ES MI AMOR POR USTEDES!

Mi Amor por ustedes es tan grande que si ustedes pudieran sentirlo, todos ustedes morirían de Amor. Si ustedes pudiesen conocer todo el Amor que tengo por ustedes, se romperían todas sus venas. El alma de ustedes se desprendería en un instante de sus cuerpos golpeadas por la fuerte emoción del conocimiento de la grandeza de Mi Amor. Con este Mi Amor les protejo, les guardo, les guío todos los días de sus vidas rumbo al Cielo.

Bienaventurados aquellos que fueran Mis Devotos, porque el Señor Jesús y Su Madre Santísima Me concedieron muchas Gracias para socorrer a Mis Devotos, para ayudar a Mis Devotos, para conducir a todos Mis Devotos al Cielo.

Bienaventurada el alma que se confía a Mi Protección porque sobre esas almas, Satanás tiene menos poder. De las almas que son Mis Devotas y que tienen la señal de la devoción a Mí en sí, a esas almas Satanás no puede hacer ciertos males y de ellas ciertos demonios no pueden aproximarse con ciertas tentaciones.

Por eso, el alma que es de Mí, devota, goza verdaderamente todos los días de una gran protección Mía y de muchos beneficios del Señor.

Si ustedes supieran cuantos méritos tengo Yo delante del Señor y de Su Madre para ayudar a Mis Devotos, ustedes se confiarían a Mí, que tengo el deseo supremo de llevarles al Señor, de conducirles al Amor de DIOS y a la salvación eterna.

Grande es Mi Amor por ustedes, por eso todos los días no Me canso de mostrarles de muchas formas como cuido de ustedes, como les protejo, como estoy cerca de ustedes. Sobretodo, cuando el sufrimiento es más fuerte.

Todos los días les mando muchas señales para mostrarles lo cuanto Yo les quiero, lo cuanto Yo les amo y lo cuanto Yo estoy verdaderamente velando sobre ustedes, sobre sus familias, sobre el destino eterno de sus almas.

Si ustedes verdaderamente tuvieren los ojos puros y abiertos por la Fe, observarán Mis señales y entenderán cuanto Yo les amo, lo cuanto Yo estoy cerca de ustedes y lo cuanto Yo quiero conducirles para el Cielo. Grande es Mi Amor por ustedes, grande es Mi deseo de llevarles al Cielo.

Déjense guiar y conducir por Mí, déjense formar por Mí, síganme por el camino de la oración, del sacrificio y de la penitencia.

Sobretodo los jóvenes, si quieren ser victoriosos de las tentaciones de su tiempo, que me sigan por el camino de la oración, de la penitencia y de la consagración total a la Virgen María, que Yo mismo hice cuando era joven. El Secreto de Mi juventud santa fue Mi Amor inflamado por la Santísima Virgen y la Consagración Solemne que Yo hice a Ella.

Recen el Rosario, quien reza el Rosario todos los días con el corazón y con docilidad a la Madre de DIOS tendrá fuerza para renunciar al pecado y renunciando al pecado se mantendrá en la Gracia de DIOS, en la amistad de DIOS y ciertamente se salvará.

Aquí, en este Lugar donde Soy tan amado, tan alabado, tan bendito y glorificado por Mi Predilectísimo Marcos. Y por tantos que Me aman, que aman las virtudes que Yo poseí y se esfuerzan por imitarme. Aquí, verdaderamente quiero y haré cosas grandiosas en todos aquellos que se entregaren a Mí.

Amo este Lugar con un Amor especial, velo por ello y por todos que aquí Me dan sus corazones para conducirlos y guiarlos al Cielo.

A todos bendigo: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ”

15 de Octubre del 2014 - Mensaje de la Virgen María a través de su amado Marcos Tadeu

Jacareí, 15 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Amados hijos Míos, en esta noche les invito a imitar a Mi Predilectísimo hijo Gerardo Mayela.

Imiten el Gran Amor que Él tuvo por el Señor y por Mí, dando el sí completo de ustedes a DIOS, dando el sí completo de ustedes a Mí, su Madre. Y siguiéndome por el camino del sacrificio, de la oración, del sacrificio, de la santidad, de la renuncia al mundo, sus placeres, pecados y modas.

Renuncien a todo que les lleva al pecado, a todo lo que les separa de DIOS, a todo que les hace traicionar el amor de DIOS.

¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si llegara a perder su alma para siempre? Era esto lo que Mi Predilectísimo Gerardo siempre pensaba y meditaba. Y por causa de esto jamás Él se dejó engañar por las ilusiones del mundo, por los pecados y por Satanás.

Él se mantuvo firme en el camino del Amor, del camino del Señor, en el camino de la oración todos los días de su vida. Y así, ustedes también deben vivir, caminar y buscar el Cielo.

Yo les amo mucho y deseo que ustedes sean otros “Gerardos”, de modo que este mundo todo, lleno de tinieblas de pecado, pueda ser iluminado por la luz de la santidad de ustedes.

Caminen en el camino del verdadero amor, mediten Mis Mensajes, vivan cada día como si fuese su último día en la Tierra, preparándose siempre para el encuentro definitivo con DIOS.

Caminen siempre más en el camino del Amor, porque el secreto de Mi Predilectísimo Gerardo fue el verdadero amor que Él siempre tuvo por el Señor y por Mí.

Recen el Santo Rosario. Quien reza Mi Santo Rosario será Santo como Mi Gerardo Mayela fue. El Rosario Le dio alas poderosas para que Él subiese bien alto en el Cielo de la Santidad. Y así también el Rosario les dará estas alas para llegar bien alto en el Cielo del verdadero Amor.

A todos les bendigo hoy: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ”

13 de Octubre de 2014 - Mensaje de la Virgen María a través de su amado hijo Marcos Tadeu

Jacareí, 13 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


"Queridos Hijos, Yo Soy la Señora del Sacratísimo Rosario.

Con estas palabras, pidiendo que Mis Hijos rezasen el Santo Rosario todos los días terminé el ciclo de Mis Apariciones en la Cova da Iría en Fátima.

¿Porque les pedí el Santo Rosario?, porque es Mi Oración Materna, es Mi Oración Predilecta, es la Oración que destruye los planes de Satanás. Satanás solo tiene miedo del Rosario ahora y por eso en estos tiempos de la batalla final entre Yo y Mi Adversario, si quieren vencer esta guerra, si quieren entrar triunfantes en el Cielo, deben empuñar el arma de la victoria: el Santo Rosario.
Combatan con esta espada y vencerán al mal.

Lo que Mi Hijo dijo al Hijo de la Reina Helena (*): "Con esta señal vencerás". Digo también a todos ustedes ahora: "Con esta Mi Señal, con Mi Rosario vencerán. Solamente con ello podrán vencer las batallas contra el mal, contra el pecado, la violencia, el comunismo y todas las cosas malas que existen en el mundo".

Solamente con el Rosario podrán hacer el gran milagro de la conversión de los pecadores. Solamente por el Rosario conseguirán el gran milagro de la salvación de las familias y de la juventud.
Por eso, recen el Rosario, porque a aquellos que rezan Mi Rosario, Dios determinó dar todo ahora en la tierra, con todas las Gracias para la salvación del alma. Y después de la muerte dará a los Devotos de Mi Santo Rosario una Corona de Gloria Inmortal en medio de los Santos y de los Ángeles del Paraíso.

Ayúdenme, continúen ayudando Mis Planes con oraciones, con pequeños sacrificios, con la renuncia de ustedes al pecado y sobretodo, haciendo los grupos de oraciones y los cenáculos familiares que Yo tanto les pedí, pues solamente así, Mi Gracia y Mi Amor podrán llegar a todos Mis Hijos y Yo podré reunirlos a todos en Mi Ejército y reunirlos en el aprisco seguro de Corazón Inmaculado.

A todos los que aman Mi Aparición en Fátima, a Mis Tres Pastorcillos y ayudan a Mi Hijo Marcos a propagar Mi Aparición y Mi Mensaje de Fátima. Yo ahora bendigo con amor: de FÁTIMA... de BONATE...y de JACAREÍ".

(*): María Santísima se refiere al Emperador Romano Constantino que tuvo una visión de la Santa Cruz donde Nuestro Señor Jesús le dijo que vencería con esa señal (LA CRUZ) al Imperio Pagano de los Romanos. 

12 de Octubre del 2014 - Mensaje de DIOS PADRE y de la Virgen María a través de Marcos Tadeu

Jacareí, 12 de Octubre del 2014
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CONCEPCIÓN APARECIDA


MENSAJE DEL DIVINO PADRE ETERNO

(Padre Eterno): “Amados Hijos Míos, Yo, Su Padre, la Primera Persona de la Santísima Trinidad, el Padre de Su Señor y Redentor Jesucristo, vengo hoy una vez más en la fiesta de la Madre de Mi Hijo, de Mi Hija Predilectísima y Princesa del Cielo, la Virgen María que Yo cree exenta de la mancha del pecado original.

Vengo para decirles: ¡Vengan a Mí por María! Vengan a Mí por María, que es el camino seguro que les conduce todos a Mí, que les da cada vez más la posibilidad de recibir Mis Gracias sin ser rechazados por Mí.
Por medio de María que me complace darles todo lo cuanto Me piden, todo lo cuanto tienen necesidad. Y así como Yo envié a Mi Hijo al mundo apenas por María, porque solo María era digna de Mi Hijo, así también, solamente por Ella y con Ella es que Yo les doy Mis Gracias, porque sin María, no son dignos de ninguna Gracia. Pero, con María son dignos de todas Mis Gracias, porque viendo el amor que tienen para con Ella, Mi Corazón se entiernece y Me complace darles todo lo que pidieran por medio de la Madre de Mi Hijo y Mi Hija Predilectísima.

Vengan a Mí por María, porque Ella es el canal de Mis Gracias. Cuando sus padres pecaron contra Mí, se rebelaron contra Mí, uniéndose a la serpiente contra Mí, en aquel día en el Paraíso. Cuando Yo expulse a sus padres del lugar de Paz y Alegría, donde ellos podían verme, escuchar Mi Voz, mirar a Mis Ojos, disfrutar de toda la Gracia de Mi Presencia. Cuando Yo los expulsé y maldije, y maldije a la serpiente, Yo profetice: Que esta mujer, sería aquella que aplastaría la cabeza de la serpiente y sería aquella que traería para ustedes no apenas la restauración de la orden de la Gracia destruida por el pecado. No apenas la Redención y la Reconciliación de todo el género humano Conmigo. Pero Ella también sería el único canal por medio de la cual Yo, Mi Hijo, el Espíritu Santo les daría todas las Gracias actuales que necesitan para su salvación.

Vengan pues a Mí por medio de María, y Yo no los rechazaré porque aquel que María Me presenta como Su Hijo, como Su Raza, como Su Descendencia, a esos Yo amo, Yo recibo, Yo perdono, Yo colmo de Bienes y Gracias, Yo doy todo lo cuanto Me piden.

Vengan a Mí por María, y entonces, Yo viendo la humanidad de ustedes, reconociendo que no tienen méritos para ser escuchados por Mí. Y por lo tanto pidiendo a Ella que goza de tanto favor delante de Mí. Mi corazón se conmoverá delante de sus corazones y les dará todo lo cuanto ustedes Me pidieren.
No tengan miedo de amar demasiado a esta Mi Hija Predilectísima, porque ustedes nunca La amarán más de que Mi Hijo Jesús la amó, más de que el Espíritu Santo la amó y más de lo que Yo La amé.
No tengan miedo de alabarla y exaltarla demasiado, porque nunca la exaltarán más de lo que Yo la exalté cuando a través de Mi Mensajero Gabriel La saludé diciendo: ¡AVE LLENA DE GRACIA!
No tengan miedo de amarla y servirla demasiado y de confiarse a Ella, porque nunca confiarán en Ella más de que confió Mi Hijo Jesús encarnándose en el seno de Ella, dejándose cargar por Ella. Y nunca confiarán en Ella más de que Yo La confié, dando a Ella, confiando a Ella Mi Bien más precioso: MI ÚNICO HIJO, MI PROPIO HIJO.

Y ahora también les pido: ¡CONVIÉRTANSE SIN DEMORA! Porque Mi paciencia no esperará a los que juegan con Mi Misericordia para siempre. Aceleren su conversión, recen con el corazón porque aquellos que rezan con el corazón como Mi Hija Predilectísima aquí ha enseñado, esos nunca paran en el camino de su conversión. Van siempre adelante, siempre aproximándose más de Mí, siempre más recibiendo Mi Luz y tomando la propia semejanza de Mi Santidad y de Mi Perfección.
¡Conviértanse sin demora! Porque muy pronto Yo rasgaré el Cielo que quedará rojo como la sangre y haré a Mis Ángeles con espadas de fuego aletearen el fuego de Mi Justicia sobre toda la Tierra.
Y aquello que Mi Hija Predilectísima les dijo en La Salette se cumplirá: Todos Mis enemigos serán muertos, la Tierra quedará como un desierto.

No sean del número de Mis enemigos, o sea,  de aquellos que Me ofenden con sus pecados. Mas sean del número de Mis amigos, de Mis hijos, que nunca Me lastiman, que nunca traicionan Mi Amor.

En verdad les digo: Aunque hayan sido peores que el hijo pródigo, aunque hayan gastado toda Mi herencia, o sea, todo el Amor que Yo les di, todos los dones que Yo les di: la vida, la inteligencia, la belleza, la juventud, con el pecado. Si ustedes tuvieren un único suspiro, un único pensamiento sincero de arrepentimiento y de amor, ni esperaré a que vuelvan a Mí. Yo mismo Me pondré a camino para quitarles del chiquero de su pecado y para conducirles de nuevo para casa, donde pondré en la mano de ustedes el anillo de Mi Amistada, la túnica de Mi Amor, las sandalias de Mi Herencia Eterna y les perfumaré con Mis perfumes reales. Y ustedes volverán a ser príncipes del Rey del Cielo.

Yo les digo Mis hijos: No endurezcan su corazón como en Meribá, como Mi Pueblo electo que tantas veces en el desierto se volvía contra Mí y en contra de Mi Santo Siervo Moisés. No endurezcan su corazón para Conmigo, ni para Mi Profetiza de los últimos tiempos, María, ni en contra de Mi siervo electo Marcos Tadeu. Porque les digo: grande es la Gracia que Yo di al mundo enviando a Mi Hija Predilectísima a esta ciudad hace más de veinte años atrás para mostrarles Mi Amor, para mostrarles lo cuanto Yo les quiero, lo cuanto quiero la salvación de ustedes.

En verdad Yo vine a llamar al mundo con Ella a la conversión por la última vez. Después de que estas Apariciones terminaren, no esperaré más y nunca más volveré Mi Faz para ustedes para llamarles y para perdonarles. Por eso, ahora que Mi Faz está dirigida para ustedes, no iracunda sino amable, misericordiosa, benevolente, búsquenme, ábranme su corazón, denme su SÍ, denme su vida, denme su amor para que Yo pueda actuar en su vida y pueda transformar la vida ustedes en un Cielo de paz, de Gracia y salvación.

Ahora Mi Faz está dirigida para ustedes con ternura. Muy pronto cuando las Apariciones de Mi hija María terminaren aquí, Mi Faz se volverá para este mundo pero no más con Mi Misericordia y sí con Justicia, Ira y Fuego. Y Yo en verdad castigaré a todos aquellos que no quisieron escuchar Mis Avisos, que no quisieron atender Nuestros llamados.

Queden alertas, porque Yo puedo venir a cualquier hora, a cualquier momento, sin aviso y como un ladrón y si Yo les sorprendiera con las manos llenas de pecado. En verdad les digo hijos Míos: les expulsaré de Mi presencia y no les reconoceré de Mi raza y les expulsaré para las tinieblas eternas, donde el salario de ustedes, el salario del pecado de ustedes será fuego sobre fuego, dolor sobre dolor, grito sobre grito, horror sobre horror.

En verdad les digo: Será horrible ser agarrado por los demonios y ser arrastrado para las llamas eternas. Muchos ya se fueron porque no escucharon Mis avisos. No sean del número de esos Mis hijos, de esos desgraciados. No quiero el dolor de ustedes, no quiero la infelicidad de ustedes, no quiero la ruina de ustedes y el sufrimiento eterno de ustedes. Por eso, ahora estoy dando cien chances a cada minuto que pasa para ustedes. Si Yo viera un suspiro sincero de amor y de arrepentimiento en el corazón de ustedes. ¡Oh Mis hijos! Vendré a ustedes con una abundancia, con una gloria y un poder mucho mayor de que el rollo de llamas y humo, de nubes y humo con la cual Yo vine a Mi Siervo Moisés y a Mi Pueblo electo.

Seré su luz, seré su DIOS, ustedes serán Mi Pueblo y Yo abriré todos los mares para ustedes, o sea, todas aquellas virtudes que ustedes todavía no tienen, les daré. Estaré al lado de ustedes en sus tribulaciones para darles fuerza. Les enviaré Mi Espíritu Santo con Sus Dones. Sobre todo, de Sabiduría para guiarles en estos tiempos en que tienen que tomar decisiones difíciles, y que tienen que escoger entre el bien y el mal, el Cielo o el infierno, la Gracia o el pecado.

Yo abriré todos los mares delante de ustedes y todas aquellas Gracias, todas aquellas virtudes, toda aquella fuerza que necesitan para un día lleguen hasta Mí, Yo les daré. Yo atravesaré el mar con ustedes y lo cerraré detrás de ustedes para todos sus enemigos y ellos no podrán alcanzarles, los demonios no podrán derribarles, los males y el pecado de este mundo no les podrán seducir y ustedes llegarán sanos y salvos a la Gloria que para ustedes preparo todos los días en el Cielo.

Vean que Yo les di el don de la vida. Les di el aire que respiran, el agua que beben, la comida que comen. Hago su sangre correr en sus venas, para mantenerles siempre vivos, a fin de que conozcan Mi Amor y Mi Bondad. ¿Y cómo Me pagan Mis hijos? Apenas con pecados y más pecados sin fin.

¿Por qué son tan crueles con un Padre que les ama tanto? ¿Qué más podía haber hecho por ustedes que no hice? ¿Qué más desean de Mí Mis hijos? Yo que les ofrezco el Cielo por tan poco, por una gota de amor apenas Yo sería capaz de crear para ustedes, para ustedes un nuevo Paraíso.

Por eso hijitos, abran sus corazones para este Mi Amor, de modo que Yo pueda verdaderamente curarles y salvarles de todo pecado, de todo mal.

Yo les agradezco por haber dejado todo y por haber venido aquí hoy para celebrar la Fiesta de la Reina del Cielo, que Yo mismo la coroné, que Yo mismo di a Ella el título de Reina, Medianera y Abogada de todo el género humano.

Ella que es la piedra, la joya más preciosa de Mi Corazón, Mi Encanto y  Mi Alegría. Cuando Mi Corazón duele de tristeza por los pecados del mundo. Cuando Mi Corazón llora de amargura por la ingratitud de Mis hijos es para María que Yo miro, es en Ella que Yo me consuelo, es en Ella que Yo Me alegro y olvido las ofensas de Mis hijos, e incluso cancelo tantos castigos con los cuales Yo debía castigar sus pecados.

Deben su sobrevivencia y la sobrevivencia del mundo a María, caso contrario Yo ya habría mandado otro Diluvio para apagar y barrer del alcance de la tierra tanto pecado, tanta impureza, tanto pecado, tanta violencia, tantas blasfemias.

Mis hijos, vengan a Mi Corazón, pueden sentir Mi Amor si lo quisieren. Ábranme la puerta de sus corazones y en este momento derramaré sobre todos ustedes Mi Gracia, Mi Paz y la Salvación que a través de Mi Hijo ofrezco a todo hombre que cree en Mí y que viene a Mí.

Sobre todos ustedes hoy, sobre este lugar, sobre esta Imagen de Mi  Hija Predilectísima que está aquí Conmigo, derramo ahora Mis Gracias Paternales y les digo: El nombre de ustedes está escrito en Mi Corazón, en el Libro de la Vida. No pierdan esta Gracia por el pecado, sean fieles a Mi Amor, sean fieles a Mi Palabra. Y Yo les digo: Que un día Yo mismo estaré en la puerta del Paraíso para recibirles en persona, para abrazarles y para llamarles de Mis hijos.

A todos ahora bendigo con amor, bendigo este Lugar Sagrado que Yo mismo escogí para ser Mi Trono de Gracias. Y a cada uno de ustedes que Yo mismo escogí personalmente y llamé para que estén aquí, bendigo con abundancia de Mis Gracias”



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

(María Santísima): “Mis amados hijos, la Señal que les di hoy es la Gran Señal de Mi Amor, Soy la Mujer vestida de Sol, Soy la Reina del Brasil.

Y esta Señal del Sol, hoy les indica que Su Madre Celeste, más brillante que Mil Soles juntos, triunfará. Nada es imposible para Mí. Si para Mí es posible hacer girar el Sol delante de sus ojos, sin dejarles ciegos, para Mí es posible salvar el Brasil, salvar sus almas y salvar sus familias.

La única cosa que les pido es: ORACIÓN. Limítense  a rezar y esperar que la hora de Mi Gran Victoria está por llegar y aquellos que fueran fieles a Mis Mensajes triunfarán Conmigo.

¡Soy la Reina del Brasil y veo como ustedes aquí Me aman Mis hijos! Veo cuanto amor tienen por Mí y Mi hijito Marcos, amor que lo lleva a las lágrimas de amor y ternura por Mí. Por este amor tan grande que raras veces encontré en la historia de la humanidad, por este amor que Yo di la vuelta al mundo entero buscando y no encontré, pero encontré en este Mi hijo.

Por este gran amor Yo les prometo: Salvar el Brasil. Salvaré sus familias, salvaré todo el mundo y la humanidad purificada del pecado y libre del predominio de Satanás, entrará en el nuevo Cielo y en la nueva Tierra que el Padre y Yo preparamos todos los días para ustedes. Tiempo de felicidad, de amor y de Gracia donde ninguna lágrima de dolor caerá más de sus ojos.

Mientras, hijitos, todavía tienen más algunas gotitas del cáliz amargo de la gran tribulación para beber. ¡Coraje! Falta poco    y muy pronto este cáliz amargo se transformará en un cáliz dulcísimo lleno de miel, más dulce del Amor del Padre y de Mi Amor, que les será dado en el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

Yo les amo mucho y no quiero que sufran en el futuro, por eso les digo hijitos: Muden de vida hoy, para que Yo pueda actuar en sus vidas, transformarles y llevarles sanos y salvos Conmigo en el nuevo Cielo y la nueva Tierra que viene, al Paraíso que les espera, donde todos sus trabajos, donde todos sus dolores serán recompensados generosamente por  Mi hijo Jesús.

Yo les amo mucho, continúen rezando el Santo Rosario todos los días por el Brasil y por la Salvación del mundo entero.
En verdad les digo: El Brasil, esta tierra tan amada por Mí, pero tan insidiada y tentada por Mi enemigo y que ahora se encuentra dominada por él, por la violencia, por la impureza, por la inmoralidad, por la deshonestidad, por la maldad de esta tierra, se transformará de un desierto en un gran jardín verdoso de amor. Sus ojos verán este milagro, sus oídos escucharán los cánticos de júbilo de los Santos Ángeles transformando la Tierra y de sus ojos descenderán las lágrimas más ardientes de felicidad y de gratitud por ver que los dolores antiguos ya habrán pasado. Y todo es nuevo, todo se renueva por la Sangre del Cordero. Y aquél que viene y que vendrá, el que reina, el que reinará para siempre estará en medio de ustedes y Él cenará con ustedes, grande será la alegría de ustedes en el banquete de nupcias del Cordero.

Adelante hijitos y no tengan miedo, porque Yo estoy con ustedes, Me manifesté a través de Mi Imagen encontrada milagrosamente por el poder del Señor y Mío en las aguas del río Paraíba, para decirles: Que Soy la Madre de ustedes, que estoy junto a ustedes, silenciosa en esta Imagen con las Manos puestas, como la Reina Esther, rogando continuamente delante del Rey del Cielo por ustedes. Y tal como Esther consiguió del Rey Assuero la vida de su pueblo, Yo también siempre consigo del Señor para ustedes todos los días: la vida y vida en abundancia, salvación, Gracia y Paz.

Y Yo vine aquí, trecientos años después en el mismo Valle del Paraíba, por Mí electo desde muchos siglos, para la realización de Mis Designios Maternos. Para que a través de esta criatura privilegiada, en la cual encontré tanto amor para Conmigo, tanta docilidad, tanta obediencia y tanta confianza, para decirles: ¡YO ESTOY CON USTEDES! Así como estuve al lado de Mi Hijo en el camino del Calvario, estoy con ustedes para ayudarles a cargar al cruz hasta que resuciten gloriosos con Cristo.

¡Coraje hijitos!, La Madre del Cielo les cubre ahora con Su Manto y les dice: RECEN MI ROSARIO. Aquel que rezare Mi Rosario no se condenará al infierno, ni su casa, porque donde Mi Rosario es rezado, Satanás huye, él sólo teme el Rosario.
Y aquellos que rezan el Rosario, DIOS Padre decretó que sean salvos para la mayor humillación del enemigo, glorificación de Su Nombre y exaltación de Mi Corazón Inmaculado.

A todos ahora bendigo con amor: de FÁTIMA… de APARECIDA… y de JACAREÍ.

Cada uno de ustedes fue escogido por Mi Corazón Inmaculado, no pierdan esta predilección que les tengo, prefiriendo el pecado, prefiriendo Mi enemigo y las criaturas. Denme su –SÍ– hijitos y Yo prometo que sobre ustedes el río de Mis Gracias, desde ahora reventará y les llevará hasta la eternidad.

La Paz Mis hijos amados. La Paz a ti Marcos, el más ardiente, el más obediente, sacrificado y dedicado de Mis Siervos.”