Vistas a la página totales

viernes, 29 de junio de 2018

10 de Junio de 2018 - Mensaje de la Virgen María y Santa Lea a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 10 de Junio de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ



“Queridos hijos, hoy, cuando ya están celebrando aquí anticipadamente el aniversario de Mis Apariciones en Medjugorje, llamo a todos ustedes a la conversión verdadera que agrada a Dios.
Conviértanse a Dios. No hay más tiempo. Los Secretos están por suceder y ustedes continúan apegados a las cosas de este mundo que son pasajeras. Mi Corazón sufre porque Yo abrí la puerta de la salvación pero Mis hijos no quisieron entrar en ella. Conviértanse. Cambien de vida hijitos, porque el Padre Eterno todavía está de brazos abiertos esperando a ustedes, pero esa espera acabará pronto. Y entonces, cuando viniere el día de la justicia, todos los hombres serán tomados de un gran terror al ver que echaron fuera el don más precioso que Dios les dio, el don de la vida, en el pecado y en las cosas mundanas cuando podrían haber dado los frutos de santidad y amor que Dios deseaba.

Conviértanse para ustedes no sean del número de esos infelices. No quiero perderlos para siempre. Por eso, pido a ustedes: CAMBIEN. Mi Hijo en la Cruz conquistó para ustedes la gracia. Y con esa gracia, ustedes pueden ser mejores. Ustedes pueden ser santos. Decídanse por la santidad, y entonces Mis hijos, el camino de la santidad se abrirá para ustedes, y con él, tantas gracias.

Sean Mi nuevo Podbrdo donde Yo puedo hablar, donde Yo puedo manifestar Mi amor, donde Yo puedo revelar toda la bondad de Mi Corazón y puedo derramar las gracias de Mi Llama de Amor.
Sean Mi nuevo Podbrdo donde Mi Corazón Inmaculado verdaderamente puede reinar en los corazones de ustedes como reiné en los corazones de Mis videntes y de Mis hijitos Medjugorianos.

Sean Mi nuevo Podbrdo donde Mi Corazón triunfa verdaderamente y donde, en ustedes, Mi Corazón puede hacer maravillas.

Sean mi nuevo Podbrdo          donde verdaderamente Mis Mensajes de amor son oídos, acogidos, obedecidos y colocados en práctica. Y así, como Yo transformé aquel monte pedregoso de Medjugorje en un monte de vida, de gracia y de salvación, Yo también transformaré ustedes y la vida de ustedes, en un jardín de gracia, de belleza, de vida y salvación para muchas almas.

Recen Mi Rosario todos los días, por medio de ello, les transformaré en Mi nuevo Podbrdo de amor, en Mi nuevo Podbrdo de gracia, de santidad, donde Yo reino, donde Yo esparzo Mi amor y muestro todo el fulgor de Mi gloria. Transformaré a ustedes en otros pequeños ‘Marcos’, a través de los cuales mostraré al mundo entero Mi gran poder, Mi amor de madre y haré Mis maravillas.

Mis hijos, es poco el tiempo que resta. Ayúdenme a salvar tantas almas que perdieron la fe y cayeron en la Apostasía. Den 20 discos de estos Mis Mensajes que ustedes asistieron hoy, número dieciséis, para veinte hijos míos. Y también den veinte, veinte películas de Mi Aparición en Medjugorje, número catorce para veinte hijos Míos.

Es necesario que ellos conozcan Mis Mensajes lo más de prisa posible, porque el gran castigo está a las puertas Mis hijos, está a las puertas. Sí, el Ángel de la Justicia va a desenvainar su espada y la tierra vacilará en sí misma como un peón desenfrenado. Y entonces, ay de los habitantes de la tierra. Ay de los pecadores Mis hijos. El Infierno abrirá su boca y entonces los demonios agarrarán a los pecadores y los lanzarán a las llamas eternas.

Si el pecado, si el pecado continúa creciendo como está, hasta el perdón de ello terminará por desaparecer. Y Dios mandará el castigo como en Sodoma y Gomorra no perdonando a nadie. Conviértanse. Conviértanse. Recen mucho, porque quien reza se salva, quien no reza se condena.

Den el sí que Yo tanto quiero. La verdadera devoción a Mi Corazón Inmaculado que Yo deseo, es la devoción de amor, del sí de amor a Mí. Denme el sí Mis hijos y Mi Corazón triunfará en sus vidas.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de MEDJUGORJE… de PELLEVOISIN… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE SANTA LEA DE ROMA (Segunda Aparición)


“Amados hermanos Míos, Yo Lea, estoy feliz por volver hoy una vez más.
Sean las Azaleas de Amor de la Madre de Dios, viviendo en oración, viviendo en sacrificio y en santidad todos los días de sus vidas.

Sean las Azaleas de Amor de la Madre de Dios, meditando sin cesar en la Palabra de Ella; que es Palabra de Vida Eterna, Palabra de Amor, Palabra de Dios, para que esa Palabra cambie completamente sus corazones y sus vidas y transforme a ustedes en azaleas perfumadas que irán verdaderamente esparcir sobre la Tierra el perfume de la Santidad y del Amor.

Sean las Azaleas de la Madre de Dios que muestran al mundo entero toda la belleza de los colores del Amor Divino en sus almas.

¡Vivan de Amor, sean Amor! ¡El Amor es Dios! Y si ustedes vivieren de Amor y fueran Amor, Dios vivirá en ustedes y ustedes en Él. Y entonces, no habrá nada imposible para que el Señor realice en sus vidas.

Den el ‘Sí’ que transformará a ustedes en las flores de Gracia y Santidad y por medio de ustedes, otras personas también serán transformadas.

Así, cuando la Madre de Dios tenga el número prefijado por el Señor de Rosas Místicas de Amor, de Azaleas Místicas de Amor, la Corte de almas de escol, de almas incendiadas de Amor, de almas llamas incensantes de Amor. Entonces, el Corazón de Ella triunfará sobre toda la Tierra y Su Reino de Amor se extenderá en todos los lugares.

Recen el Rosario todos los días, por medio de ello ustedes serán transformados y transfigurados en Rosas, en Azaleas místicas de Amor, para la Gloria de la Santísima Trinidad.

A todos bendigo con Amor, especialmente a ti Marcos, el más amado y querido de Mis hermanos.

La Gracia que tú pedías de la Bendición a la Una de la tarde para tu padre Carlos Tadeo, fue concedida por Mí, para ti, para él. ¡Tú oración fue escuchada!

Ofrecí Mis méritos y alcancé para ti esa gran Gracia.

Sé pues feliz, porque muchas otras Gracias que tú Me pides serán concedidas a ti, para tu padre en breve.

Yo te bendigo; haz con que todos Me amen, haz  con que todos Me imiten. Cuanto más Me conocieren, Me amaren e imitaren, más Yo podré actuar poderosamente en la vida de todos y llevar a todos a la Santidad completa que agrada a Dios.

Yo te bendigo y bendigo también a Mi amadísimo hermano Carlos Tadeo al cual amo y bendigo todos los días puntualmente y por el cual tengo un cariño, un amor inmenso y guardo con celos debajo de Mi Manto.

A ti y a todos Mis hermanos Aquí, bendigo abundantemente ahora.”

(María Santísima después de tocar en los Rosarios): “Conforme Yo ya dije, adonde quiera que uno de estos Rosarios llegue, allí Yo estaré viva con Mi hija Lea, llevando grandes Gracias del Señor.

A todos agradezco por haber venido, a todos amo y bendigo. Especialmente a ti hijito Marcos.

Quédate sabiendo que el sufrimiento que tuviste con tu rodilla hace veinte años atrás sirvió para salvar a Mi hijito Edilson, a Mi hijito Salvador, a Mi hijito Nivaldo, a Mi hijito Milton.

Sirvió también, para salvar a Mi hija María de la Concepción, Mi hija Elisa, sirvió para salvar a Mi hija      Valneide.

Sirvió también, para salvar a Mi hijo Marcelo, sirvió para salvar a Mi hijo Ronilson. Sí, sirvió para salvar a Mi hijo Rogerio, a Mi hija Luana y también a Mi hija Carla Nagabe.

Quédate sabiendo que tus sufrimientos sirvieron para eso, para que tú nunca, nunca pienses que tu sufrimiento es en vano.

El sufrimiento ofrecido con amor es amor poderoso que sube al Cielo y que retorna a la Tierra como una gran lluvia de Gracias, de Bendición y Salvación.

Sí, ve hijito, ve y continúa ofreciendo, continúa sufriendo, porque muchas nuevas almas serán atraídas por Mi Poderosa Llama de Amor y se tornarán por tus sufrimientos enamorados por el Señor.

Yo, te bendigo y bendigo nuevamente a todos Mis hijos para que sean felices. Vayan en la Paz del Señor. Dejo Mi Paz.”

09 de Junio de 2018 - Mensaje de la Virgen María a través del Vidente Marcos Tadeo


Jacareí, 09 de Junio de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

(Marcos): “Sí… sí, haré”

FIESTA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA



REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ

“Queridos hijos, hoy, en la fiesta de Mi Inmaculado Corazón, quiero pedir a todos Mis hijos: Ayuden los Planes de Mi Inmaculado Corazón, ayuden a Mi Corazón a triunfar.
Sean los valientes soldados que van por todas partes anunciando Mis Mensajes y llamando a Mis hijos para la conversión, para cerca de Mi Corazón.
Mi Corazón desea incendiar la Tierra entera con Mi Llama de Amor.

Es bien verdad que Aquí y en otros lugares, esta Llama ya debería hacer incendiado todo. Pero muchas veces encontré corazones tibios, áridos y sin amor.

Por eso, Mi Llama de Amor no puede realizar los prodigios y las maravillas que el Señor quería, que Yo quería en la vida de Mis hijos y en la humanidad.

Abran sus corazones; acojan Mi Llama de Amor, y déjenla trabajar completamente en ustedes. Denme el ‘SÍ’ completo de ustedes, para que Yo pueda realizar en ustedes los Planes de Salvación que el Señor y Yo hicimos para el bien de ustedes.

Mis Planes deben avanzar. Por eso, ahora, deseo que verdaderamente ustedes relean Mis Mensajes y ustedes se lancen en el Apostolado, divulgando Mis Mensajes a lo máximo posible para todos Mis hijos.

Deseo, que ustedes también hagan los Cenáculos rezando el Rosario de la Paz, que es tan poderoso para alcanzar la Paz para la humanidad y para atraer nuevas Gracias de Conversión sobre el mundo entero.

Ustedes deben, todos los días, pasar Mis Mensajes por lo menos a 30 personas. Para que así, Yo pueda, verdaderamente lo más de prisa posible, juntar 1/3 de almas convertidas. Para que entonces, los Secretos puedan suceder y Mi Triunfo pueda finalmente establecerse en el Mundo entero.

No hagan planes personales, porque Yo haré con que Mis Planes sucedan y no los de ustedes.

Recen, para ser dóciles y reconocer cuando Yo derribo por tierra los planes de ustedes y realizo los Míos. Recen, para que ustedes sean fuertes, porque para ser Santos, para llegar al Cielo, y para ser Mis verdaderos hijos, ustedes tienen que estar dispuestos a perder muchas cosas que ustedes aman. Es necesario, para que se desprendan de la tierra, para que se desapeguen de las criaturas y para que ustedes sean sólo y enteramente Míos y del Señor.

Solamente así, ustedes serán los instrumentos libres y dóciles, disponibles, completamente Míos. Que Yo podré utilizar, de los cuales podré servirme, poderosamente, para liberar a Mis hijos de la esclavitud del pecado y de Satanás y para traerlos para la Salvación que es Mi Hijo Jesús.

¡Recen mucho! Recen Mi Rosario todos los días. Porque cuanto más ustedes lo rezaren con amor, más la Llama Poderosa de Amor de Mi Inmaculado Corazón abrasará los corazones de ustedes.

Lo que Mi Inmaculado Corazón más desea, la Devoción que Mi Corazón quiere es la Devoción del ‘Sí’, del ‘Sí’ de Amor.

Lo que Mi Corazón quiere son almas completamente muertas para sí mismas, sin querer, sin voluntad, completamente libres y desapegadas del mundo y de todo aquello que es pasajero. Almas que como águilas veloces volarán por todos los lados, llevando Mis Mensajes de Amor, llevando Mi Gracia.

Y nuevamente transformando el desierto de pecado de este mundo en Jardín Verdoso de Santidad.
Almas libres, libres del mundo y completamente cautivas de Mi Amor.
Almas muertas para el mundo y vivas sólo para Mí.
Almas pobres del mundo, que nada quieren del mundo y ricas de Amor y de la Gracia de Dios, ricas de Mi Amor.

¡Son esas almas que Yo quiero! Esa es la Devoción que Mi Inmaculado Corazón quiere: LA DEVOCIÓN DEL ‘SÍ’, la Devoción de la vida completamente donada y consagrada a Mí.

¡Busco esas almas! Busqué Aquí en muchas almas. No encontré infelizmente un número suficiente de almas así, que formasen la Corte de las Almas Víctimas Conmigo; de las Almas abrasadas de Amor, de las Almas Rosas Místicas de Amor, para contrabalancear el número de almas esclavas de Satanás, siervas de Satanás, que sólo viven para negar a Dios, para trabajar, para destruir la Fe Católica en el mundo, y para instaurar en el Mundo el reino de Satanás.

¡Necesito encontrar a esas almas! ¡Quiero esas almas!

Denme el ‘Sí’ de ustedes para que Yo pueda verdaderamente Aquí, encontrar aquello que busqué en tantos lugares de Apariciones y no encontré: Almas capaces de vencer al demonio, el mundo y la carne y vivir sólo por Mí y para Mí, para la Gloria del Señor.

A todos, Yo bendigo con Amor ahora: de MONTICHIARI… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”

07 de Junio de 2018 - Mensaje de Jesús y María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 07 de Junio de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

www.apparitionstv.com


MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

“Amados hijos Míos, Yo, Jesús, Su Salvador, vengo nuevamente con Mi Madre Santísima para decirles: ‘Sean la luz del mundo.’
Iluminen este mundo que terminó de ser encubierto por las tinieblas del mal y del pecado, y ahora ya no puede más ver el camino de su salvación y de su paz.
Sean la luz de este mundo, iluminando todas las cosas con la santidad de su vida, con su oración siempre más viva y ardiente, con su fe siempre más profunda y operante. Y, sobre todo, sean la luz del mundo, dando a todas las almas, a todos los corazones, el conocimiento de Mi Sagrado Corazón.
Vayan, lleven a todas las almas el amor de Mi Corazón y lo cuanto Yo deseo verdaderamente salvar a todas las almas.
Vayan y digan por todas partes que el amor está volviendo a ustedes como amor, por el amor.
Digan a todos que el amor está de regreso y deben verdaderamente aplanar, preparar los caminos del Señor.
Vayan, sean la luz de este mundo, viviendo siempre más en oración, sacrificio y penitencia como Yo y Mi Madre Santísima les pedimos aquí. Para que verdaderamente, viviendo así, una vida completamente inmersa en Mi Amor, en Mi Gracia, en Mi Santidad, ustedes puedan ser reflejos de la propia luz de Mi Sagrado Corazón, para este mundo envuelto en las tinieblas.
Vayan, sean la luz del mundo, iluminando todas las cosas y a todas las almas con la palabra y con el ejemplo.
Anuncien a todos la Verdad sin miedo. Anuncien a todos, los Mensajes de Mi Madre sin miedo. Para que entonces, las almas puedan conocer su estado de pecado, de maldad, puedan entonces sentir la necesidad de amarme y de repararme. Y así, puedan las almas arrepentirse de sus pecados, volver a Mi Sagrado Corazón y vivir verdaderamente en Mí una vida nueva en el amor.
Por fin, sean la luz del mundo, viviendo todos los días con su mirada vuelta para lo alto, para Mí.
Vivan vigilantes, porque Mi vuelta es inminente y no saben ni el día ni la hora. Por eso, queden atentos, vigilen, para que verdaderamente en el día de Mi vuelta, Mi Sagrado Corazón les encuentre como verdaderas lámparas ardientes, iluminando el mundo y esparciendo por todas partes el perfume delicioso de la santidad, de la gracia, de la oración, del Santo Temor de Dios y entonces, finalmente, Mi Corazón Sagrado pueda triunfar por medio de ustedes y Yo pueda introducirlos en el Reino de Mi Padre que les está preparado desde la creación del mundo.
Recen, recen mucho, recen el Rosario de Mi Madre, pues, todo aquél que lo rece con amor y piedad, no conocerá las llamas del infierno. No puedo condenar jamás a un alma verdaderamente devota del Rosario de Mi Madre. Por eso, recen el Rosario todos los días.
Recen la Coronilla de la Misericordia Meditada todos los días, pues, esa Coronilla es irresistible a Mi Sagrado Corazón. No puedo resistir a nadie que Me pida cualquier gracia rezando la Coronilla de Mi Misericordia. Y Mi Divino Padre también no puede negar ninguna gracia que le es pedido en nombre de Mi Pasión.
Yo les amo a todos.
Amo con amor especial este lugar, que es caro a Mi Sagrado Corazón y al Corazón de Mi Madre, como la niña de Mis ojos.
Bendigo a todos y bendigo también a ti Marcos, el más esforzado, dedicado y abrasado de amor de Mis hijos.
Gracias por haber ofrecido una noche más de sufrimiento a Mi Sagrado Corazón y al Corazón de Mi Madre.
Sí, todo sufrimiento ofrecido con amor, vuelve a la tierra en forma de lluvia abundante de gracias.
La gracia, las bendiciones que pediste para tu padre espiritual Carlos Tadeo, serán dadas por medio de esos sufrimientos que has ofrecido por él.
Continúa, continúa hijo Mío a ofrecer, pues, el sufrimiento ofrecido es amor que sube al Cielo, que vuelve a la tierra como un orvallo dulce, como un orvallo regenerador que renueva, que restaura todas las cosas.
Yo te bendigo y bendigo a todos con amor: de DOZULÉ… de PARAY-LE-MONIAL… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ

“Queridos hijos, hoy ustedes conmemoran aquí un aniversario más de Mis Apariciones. Sí, un mes más se completa de Mi presencia aquí.
Mi presencia es una presencia de amor.
Mi presencia es una presencia de misericordia.
Mi presencia es una presencia de paz.
Mi presencia en medio de ustedes aquí es la mayor gracia y el mayor don del Altísimo para ustedes Mis hijos.
Mi presencia aquí es una señal de lo cuanto Yo les amo, pues, permaneciendo aquí por tantos y tantos años, muestro lo cuanto amo a todos Mis hijos y lo cuanto jamás desistí de luchar por la salvación de todos ellos.
Sí, Mi presencia aquí es una presencia de amor.
A todos Mis hijos he dado y ofrecido aquí Mi Amor sin límites. Doy Mi Amor a los afligidos, doy Mi Amor a los enfermos, doy Mi Amor a los pecadores, doy Mi Amor a los justos, doy Mi Amor a todos Mis hijos que aquí Me procuran con el corazón abierto.
Y a quién abre su corazón, verdaderamente a ese Yo doy, Yo derramo todas las gracias de Mi Corazón y transformo su vida ya en un pequeño Cielo en la tierra.
Sí, hoy, hace 24 años que Mi hijito Marcos Me pidió y a Mi Hijo Jesús, una gran señal que todos pudiesen ver y así creer. Nosotros prometimos la señal y tal como Nosotros prometimos, ella se realizó en el día 7 de septiembre de 1994. A pesar de eso, las dudas, las desconfianzas, la falta de fe, la dureza de corazón de las personas continuó.
Entonces, Yo prometí una nueva señal en el día 7 de noviembre de 1994, que una vez más aconteció conforme Yo había prometido. Pero envés de los corazones abrirse a la gracia, cambiar de vida y convertirse, los corazones se endurecieron cada vez más y Mis hijos se hundieron cada vez más en el lodo de las cosas mundanas.
¿Hasta cuándo Mi Hijo Jesús tendrá que soportar a ustedes?
¿Hasta cuándo Mi Hijo tendrá que soportar esa falta de fe, ese espíritu de rebelión, que consume y devora las almas de ustedes como un gusano infernal Mis hijos?
¡Conviértanse! ¡Cambien de vida! Porque la paciencia de Mi Hijo está cansada y si no hay conversión y oración, Él va a mandar el Gran Castigo al mundo, para purificarlo de tantos pecados.
Mis planes deben avanzar. En muchas partes del mundo Mi plan fue estragado por el egoísmo de Mis hijos que, pensando solamente en sí y en conservar su vida para sí mismos, no quisieron dar el ‘Sí’, el ‘Sí’ que Yo tanto pido y que podría haber abierto la puerta de la salvación y de tantas gracias para tantos de Mis hijos.
Por eso Yo vine aquí, para procurar en este lugar almas verdaderamente abrasadas, incendiadas de amor, que Me den su ‘Sí’ completo para que, a través de sus vidas, llenas de oración, de sacrificio y de servicio al Señor, Yo pueda finalmente hacer Mi Llama de Amor actuar en este mundo, para llevarlo al triunfo completo de Mi Inmaculado Corazón.
Para que Mis planes avancen, es preciso que hagan más grupos de oración, más cenáculos por todas partes. Es preciso que empleen más tiempo en la divulgación de Mis Mensajes. Deben dedicar por lo menos 4 horas por semana a divulgar Mis Mensajes, de puerta en puerta, para que así, verdaderamente, más y más hijos conozcan Mis Mensajes de Amor.
Es preciso que Mis hijos se dediquen a tornar Mis Apariciones más conocidas y más amadas. Para tanto, hagan los cenáculos, hagan los grupos de oración por todas partes, no apenas para rezar Mi Rosario, pero también para estudiar Mis Mensajes, meditarlos y procurar quitar de ellos los frutos para alimentar las almas de ustedes.
Es preciso que Mis hijos se muevan rápidamente por todas partes, para tornar Mis Mensajes más conocidos. Vayan por todos los caminos, consagren tiempo a eso. Mi Hijo recompensará generosamente a aquellos que Me ayuden a salvar las almas de Mis hijos.
Continúen rezando Mi Rosario todos los días, procuren rezar más por Mis planes maternos, no recen tanto por aquello que ustedes quieren, pero por aquello que Yo quiero, para que se cumpla de verdad el plan de Mi Corazón Inmaculado y Satanás sea completamente derrotado.
En este mes de junio Yo quiero que ustedes se dediquen a tornar más conocidos Mis Mensajes dados en Pellevoisin.
Es preciso que Mis hijos conozcan más Pellevoisin. Es preciso que conozcan el Escapulario del Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesús. Es preciso que conozcan más los llamados de oración, de conversión que Yo hice en Pellevoisin. Es preciso que Mis hijos conozcan más Mi Amor.
Deseo que en este mes también tornen más conocida Mi Aparición en Beauraing, en Bélgica. Mis Mensajes están completamente olvidados y despreciados. Tornen Mis Mensajes conocidos por todos Mis hijos, sobre todo, aquel que allá di cuando dije: ‘¿Aman a Mi Hijo? ¿Me aman? Entonces, sacrifíquense por Mí.’
Enseñen a las almas que el amor y el sacrificio andan juntos, que el Amor Verdadero sacrifica todo por el ser amado, y que el amor que no se sacrifica, no es verdadero amor.
Enseñen a Mis hijos que aquél que ama verdaderamente, es aquél que renuncia a todo, a sus voluntades, a su querer completamente por Mí.
Aquél que ama verdaderamente a Mi Hijo Jesús, es el que renuncia completamente a su voluntad, a su querer y a sus planes, por causa de Mi Hijo Jesús.
Ni todo el que dice: ‘Señor, Señor’ y ‘Madre, Madre’ entrará en el Reino de los Cielos, pero aquél que hace Nuestra Voluntad, aquél que se sacrifica por Nosotros, aquél que está dispuesto a morir todos los días para sí mismo, para vivir sólo por Nosotros, sólo por Nuestro Amor.
De esa forma Mis hijos, morirán completamente para todo lo que es mundano, para su ‘Yo’ y vivirán únicamente para Mi Hijo Jesús y para Mí.
Es preciso que Mis soldados se levanten y vayan ahora por todas partes anunciando Mis Mensajes. Den el primer paso y los Santos Ángeles harán el resto, ayudando a ustedes a conquistar cada vez más almas para el Señor.
Den… 20, 20 de estos discos de Mis Mensajes en vídeo para Mis hijos, el número 14. Es preciso que Mis hijos conozcan esos Mensajes. Es preciso que sientan Mi Amor. Den también 10 Horas de la Paz 72 para Mis hijos.
Ellos precisan conocer Mis Mensajes, Mis Glorias, los Privilegios con los cuales la Santísima Trinidad Me ornó, para que así, Mis hijos conociendo Mi belleza, conociendo Mis Glorias, puedan anunciarlas para todo el mundo. Y así, Mis hijos viendo la belleza con la cual Me dotó la Santísima Trinidad, puedan entregarse completamente y confiadamente a Mí, para que Yo pueda conducirlos al Señor.
A todos en este momento bendigo con amor: de FÁTIMA… de PELLEVOISIN… y de JACAREÍ.”

EN BREVE EL MENSAJE PRIVADO.

miércoles, 27 de junio de 2018

03 de Junio de 2018 - Mensaje de la Virgen Maria y de Santa Lea a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 03 de Junio de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

www.apparitionstv.com




(Vidente Marcos): “Para siempre sean alabados. Sí… Sí, haré sí. Haré sí. Haré como quieras Señora. Sí, haré. Cuántos quieras Señora. Sí… ofrecí sí. Sí… Sí, continuaré. Qué bueno que por lo menos eso disminuyó, sí. Qué bueno. ¿Ya estás más aliviada? Qué bueno. Eso es todo lo que yo quiero… todo. No me gusta verte así Señora. Me gusta hacer todo lo que pueda para ayudarte y para verte siempre feliz Señora, siempre feliz… siempre. Siempre.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)

MENSAJE DE MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ

“Queridos hijos, hoy invito a ustedes nuevamente a vivir los Mensajes que di en La Codosera.
Más amor a la Pasión de Jesús que está tan olvidada. Recen el Vía Crucis todos los viernes.
También, conviértanse, arrepiéntanse de sus pecados. Recen el Rosario todos los días. Recen la Coronilla de Mis Siete Dolores y procuren ustedes ofrecerse como almas intercesoras por la humanidad, como Yo pedí a Mis hijitas a quien aparecí.
Para que entonces, ustedes ofreciendo sus vidas a Dios como intercesores por la humanidad, puedan con sus oraciones, sacrificios y los sufrimientos de cada día, aceptos y ofrecidos con amor, detener la onda de pecado que todo arrastra y sumerge.
También, detener los rayos de la Ira de Dios que, cada vez más, quieren bajar a la tierra y fulminar Naciones enteras por los crímenes hediondos que cometen todos los días. Y para alcanzar de Dios todavía una vez, el milagro de Su Divina Misericordia, para este mundo que ya tocó el hondo de su corrupción y de su maldad.
Solamente cuando haya una numerosa corte de almas intercesoras, de almas sacrificantes, que se ofrecen Conmigo al Padre para alcanzar Misericordia, solamente así, los planes del infierno serán trabados y finalmente Satanás será aniquilado.
Yo vine aquí como en La Codosera para procurar esas almas.
Sean, por tanto, las rosas místicas rojas de sacrificio, de amor sacrificial, que se ofrecen todos los días Conmigo al Padre para alcanzar la gracia de la salvación para tantas almas que, por que han caído tan hondo en el abismo del pecado, no pueden más levantarse sin el auxilio de un gran milagro de Dios, obtenido e impetrado por las oraciones y sacrificios de las almas buenas, de las almas generosas, que saben amar, sufrir, reparar y ofrecer Conmigo gran fuerza de intercesión por tantas almas que precisan.
Sean Mis hijos, las rosas rojas que, con sus lágrimas de cada día, con sus pequeños dolores de cada día y los sacrificios espontáneos, Me ofrecen todos los días una gran guirnalda mística de rosas místicas de sacrificio, para que Yo pueda ofrecer a la Santísima Trinidad. Y cada una de esas rosas místicas de sacrificio y oración, se transformen en nuevas almas tocadas por la gracia y convertidas al Amor del Señor.
Recen Mi Rosario todos los días, porque el alma que reza Mi Rosario, siente la necesidad de amar y reparar, de sacrificarse y de donarse Conmigo por la salvación de este mundo que ya tocó el hondo del precipicio, de la inmoralidad y del pecado.
Las almas que rezan Conmigo Mi Rosario, tienen su corazón incendiado de amor y ese amor lleva a esas almas a hacer, sufrir y ofrecer todo por la salvación de la humanidad.
Sean esas rosas místicas, den el ‘Sí’ de ustedes a Dios, conviértanse mientras aún es tiempo.
Mi hijito Marcos dijo muy bien: ‘El tiempo de la enseñanza está para acabar y en breve cada uno recibirá su nota de aprobación o reprobación.’ Aprendan mientras todavía estoy aquí como Maestra de vida, de amor y de sabiduría, para enseñar a todos, aquello que agrada a Dios.
Mortifiquen los ojos, no miren para aquello que lleva al pecado, no miren para aquello que lleva a ustedes a tener malos pensamientos y deseos. No miren para aquello que el mundo les ofrece. Mantengan los ojos, tanto del cuerpo cuanto del alma, puros, procurando sólo y únicamente ver aquello que edifica sus almas, aquello que hace bien a sus almas, aquello que les inspira el deseo del Cielo, de la Santidad, de Dios.
Mortifiquen sus oídos, no oyendo nada de aquello que lleva a ustedes al mal. Sobre todo, no oyendo tantas voces diabólicas de Mi enemigo, que aún hoy, convidan a ustedes a abandonar a Mi Hijo Jesús, a la oración, a la práctica de Mis Mensajes para procurar sólo y únicamente la vida de los placeres.
Por fin, renuncien al paladar, haciendo el sacrificio de no comer aquello que les gusta y de muchas veces comer lo que no les gusta y ofreciendo los pequeños sacrificios diarios a Dios por la conversión de la humanidad.
Mortifiquen en todo y de todo lo que puedan los sentidos de ustedes, para que así, teniendo el cuerpo resguardado del mal, el alma también pueda ser preservada y cada día pueda crecer más bella a los ojos de la Santísima Trinidad, más llena de luz, de gracia y de santidad.
Vivan una vida de mucha austeridad. No acepten los placeres del mundo, huyan de ellos. Pues la guerra contra el pecado, contra la tentación, sólo se vence huyendo de ella y refugiándose en Mi Inmaculado Corazón por medio del Rosario, de la Meditación, del Silencio y de la Oración Mental.
A todos Yo agradezco por haber venido. A todos agradezco por el amor que Me tienen, por todo lo que hacen por Mí. A todos Yo agradezco por los esfuerzos en ayudarme a salvar a Mis hijos y tornar cada vez más Mis Mensajes de Amor conocidos y obedecidos por todos.
Muchas gracias hijitos. Continúen, no paren, porque incluso que ustedes sean pequeñas luces como la llama de una vela en el mundo, si ustedes fueren muchas llamas, si las llamas se multiplicaren, un día una gran luz brillará. Y entonces, finalmente, disiparé las tinieblas de Satanás por un milagro y por la victoria de Mi Llama de Amor.
Agradezco a todos. Sigan el ejemplo de Mi hijito Marcos que, esta semana ofreció tanto los fortísimos dolores de cabeza que le permito tener a la noche, por algunas intenciones, para ofrecer por algunas almas, por Mis Planes Maternos y por la conversión de los pecadores, atormentado de noche con ese dolor y de día atormentado con un otro dolor que permití que él tuviese en su cuerpo, e incluso así no reclamó y todo el tiempo únicamente ofreció, sigan ese ejemplo: ofrezcan todo aquello que el Señor permite que ustedes sufran, porque esos sufrimientos ofrecidos a Mí con las oraciones de ustedes, tendrán un gran poder místico para salvar a muchas almas, inclusive de familiares de ustedes que tanto pecan y sin estos sacrificios, estarán perdidos para siempre.
La oración, el sacrificio, es amor que sube al Cielo, y en respuesta, del Cielo baja el milagro de la conversión, de la salvación y de la primavera espiritual para tantas almas.
A ti Mi amadísimo hijito Marcos, por todo lo que sufres y ofreces a Mí, por todo lo que has hecho, agradezco.
A todos los que trabajan en Mi Santuario, también agradezco.
Y a ti Mi hijito Carlos Tadeo, por todo que has hecho, por los cenáculos tan bellos, tan intensos y llenos de amor que haces por Mí. A ti hijito también agradezco y de nuevo digo: ‘Continúa haciendo, continúa consolando Mi Corazón, continúa salvando almas, continúa dando gloria al Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesús. Mamá está contigo, te ama y te bendice.’
A todos bendigo ahora: de MONTICHIARI… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”

(Vidente Marcos): “Para siempre sea alabado.”

MENSAJE DE SANTA LEA DE ROMA

“Amados hermanos Míos, Yo, Lea, sierva del Señor y de la Madre de Dios, estoy feliz por venir a dar Mi primer mensaje aquí en este lugar, que es piedra preciosa de Mi Amor y de Mi Corazón. Para dar Mi primer mensaje a este Mi amadísimo hermano, Marcos Tadeo, que Yo tanto amo y que siempre protejo, defiendo y guardo de todo mal.
Yo, Lea, les llamo a todos: ‘Amen a la Madre del Amor, la Madre del Amor Eterno que no es amada.’
Ah, cuando Yo estaba en la tierra, Yo la amé tanto, Yo amé tanto a Dios, Yo lloraba y decía: ‘La Madre del Amor no es amada, el Amor no es amado y la Madre del Amor es despreciada.’
Cómo Yo quería tener lágrimas mucha más abundantes que las aguas de todos los mares, para con Mis lágrimas llenarlos hasta hacerlos transbordar, para que los hombres pudiesen entonces entender cuanto Yo sufría por ver que la Madre del Eterno Amor no es amada.
Ah, cómo Yo quería tener una voz potentísima para hacer con que todo el mundo pudiese oír Mi voz, llamándolos al Amor de Nuestra Señora, de la Santísima Virgen María.
Ah, Mi Corazón se consumía día y noche de un dolor mortal, por ver que no sólo el Amor no era amado, pero la Madre del Amor también no era amada.
Oh, Mis ojos se derramaban, transbordaban en lágrimas día y noche, y ellas eran continuamente Mi pan.
Yo hablaba a todos cuanto podía, que amasen al Amor, que amasen a la Madre del Eterno y del Bello Amor, pero Mi voz caía en un inmenso desierto.
Sí, decidí ofrecer Mi vida al Señor y a Su Madre, para que Mi vida como un perfecto sacrificio de amor, pudiese alcanzar para todas las almas de la tierra la gracia del conocimiento de la Verdad Eterna, la gracia del conocimiento del Eterno Amor, del conocimiento de la existencia de la Madre del Divino Amor, y que toda la humanidad pudiese corresponder a ese Amor, a ese Amor Materno que nos trajo la salvación, que salvó el mundo con Su ‘Sí’ y que con Su Obediencia deshizo el abismo que Nuestra Madre Eva y Nuestro Padre Adán habían abierto entre Nosotros y el Creador.
Sí, Yo lloraba de éxtasis y de alegría, meditando en cómo con un ‘No’, con un acto de desobediencia y soberbia, Nuestra Madre Eva abrió el infierno para Nosotros. Y cómo María Santísima, la Madre del Eterno Amor, con un acto de amor, de humildad, de obediencia a Dios, abrió para Nosotros el Paraíso, el Cielo.
Ah, eso Me llevaba a las lágrimas profundas de amor, al éxtasis más profundo y abrasado de amor. Y Yo quería que todos los hombres conociesen ese Amor, sintiesen ese Amor y fuesen abrasados por ese Amor.
Por eso vine aquí, vine para decir a ustedes: ‘Abran sus corazones para conocer ese Amor.’ Pídanme la gracia de conocer ese Amor, de sentir ese Amor, de tener esa Llama de Amor, que Yo alcanzaré esa gracia para ustedes con Mis Méritos.
Quiero tanto abrasar a todos los hombres con esta Llama Ardiente de Amor. Pídanme esa Llama y Yo daré a todo aquél que la pide, daré y daré con largueza, con abundancia.
Recen el Rosario todos los días, porque con el Rosario, podré siempre más abrasar los corazones de ustedes con esa Llama Divina de Amor.
Huyan de todas las cosas mundanas que resecan sus corazones y sus almas y los transforman en desiertos, donde todo lo bueno muere.
Recen, mediten, procuren tener una vida de profundo amor e intimidad con el Señor.
Yo bendigo a todos, a todos amo y a todos protejo de todo mal.
Te amo mucho amadísimo hermano Marcos, estoy cerquita de ti, Soy una de las Santas que te protege y guarda siempre.
Y te bendigo también amadísimo hermano Carlos Tadeo, no puedes imaginar cuanto Yo te amo.
Oh, sí. Quisiera Yo poder volver a la tierra y sufrir todo lo que sufrí nuevamente para poder ofrecerte, para alcanzar para ti todo bien y toda gracia del Señor. Pero el Señor Me dijo que lo que sufrí en Mi vida… y ofrecí por ti y por Nuestro amadísimo Marcos, los cuales también conocí por revelación divina, que existirían en el futuro y a los cuales sería confiada una gran misión, y que serías juntado a esa alma privilegiada para con ella terminar el último plan de salvación de la humanidad hecho por el Señor y por Su Madre.
Sí, ofrecí entonces los sufrimientos de Mi vida entera por ti, para que ahora pudieses recibir todo bien, toda gracia del Cielo. Sí, te amo, hace siglos te conozco en Dios y te amé en Dios también.
Por eso, no tengas miedo de nada, estoy siempre junto a ti, siempre junto para defenderte, guardarte y ampararte. Extiendo ahora sobre ti Mi Manto de Luz para guardarte y para librarte de todos los lazos del mal, del enemigo.
Sí, no debes temer nada nunca, porque a tu lado hay una hermana que hace siglos te ama, que ruega por ti todos los días, especialmente a la una de la tarde. En esa hora, Me postro delante del Trono de la Santísima Trinidad, de la Santísima Virgen y hago ardientísima y especialísima oración particular por ti.
En esa hora, derramaré sobre ti gracias y bendiciones especiales y también derramaré sobre este lugar, sobre Mi amadísimo Marcos y sobre esta obra de salvación. En aquella hora, cuando sea la una de la tarde, eleva tu pensamiento a Mí. Pide Mi bendición y en aquel momento Yo te daré esa bendición con largueza.
Te amo, tu nombre está escrito aquí en Mi Manto, bien donde se juntan Mis manos y donde te aprieto a Mi Corazón.
A todos Yo bendigo con amor ahora y sobre todos derramo Mis Gracias de Amor y Paz.”

Después de tocar y bendecir los sacramentales:
(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Donde quiera que unos de estos rosarios, cuadros lleguen, allí Yo estaré viva y Conmigo también Mi hija Lea, llevando grandes gracias del Señor.’
A todos bendecimos ahora y nuevamente damos Nuestra Paz.”

martes, 5 de junio de 2018

27 de Mayo de 2018 - Mensaje de la Virgen María y de Santa Rita a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 27 de Mayo de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:




FIESTA DE LA APARICIÓN EN CARAVAGGIO (ITALIA-1432)
(Vidente Marcos): “Sí… sí, haré. Sí, haré Madrecita. Haré eso, sí. Colocaré, sí… sí. Prometo, sí. Haré dos… sí. Sí, sí… haré sí.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)
*Observación: También apareció junto a María Santísima y Santa Rita, Gianetta Vacchi, Vidente de Caravaggio, pero no dio mensaje. 

MENSAJE DE MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ

“Queridos hijos, hoy cuando celebran aquí el aniversario de Mi Aparición a Mi hijita Gianetta Vacchi en el día 26 de mayo, vengo nuevamente para decir a ustedes: ‘Soy la Señora de la Consolación.’
Así como consolé a Mi hijita Gianetta, que sufría tanto con su malvado marido, así también consuelo a todos Mis hijos que sufren en este mundo.
Estoy al lado de los enfermos, de los afligidos, de los abandonados, de los olvidados y dejados para atrás por esta humanidad egoísta, mala, donde la caridad y el amor desapareció por completo.
Estoy al lado de Mis hijas que sufren con los malos casamientos, con sus hijos en las drogas, en los vicios, en la violencia, en la prostitución.
Conozco el dolor de cada uno de Mis hijos.
Conozco el dolor de los padres que sufren al ver a sus hijos yéndose por el camino de las drogas, de los vicios que no tienen vuelta, salvo por un milagro estruendoso de la Gracia de Dios.
Veo su gran sufrir y estoy al lado de cada uno de Mis hijos. Para todos Soy Madre cariñosa, que a todos conforta, consuela, ama y ayuda, como hice con Mi hijita Gianetta.
Nadie desanime, nadie se desespere, porque al lado de cada uno está la Madre del Cielo, que a todos cuida, por todos reza y a todos cubre con Su Manto de Luz.
Recen el Rosario, porque a través del Rosario, Yo puedo actuar en la vida de ustedes y puedo realizar milagros en la existencia de ustedes.
Solamente por medio del Rosario se pueden hacer milagros hoy en día Mis hijos, en este mundo que terminó de alejarse completamente de Dios, de levantarse inclusive contra Dios, para luchar contra Él e instaurar sobre la faz de la tierra el reino de Satanás: de vicios, de violencia, de anarquía, de desorden, de guerra, de apostasía y muerte.
Solamente por el Rosario podemos hacer un milagro en el mundo. Por eso, récenlo, para que verdaderamente Yo pueda actuar en la vida de ustedes y verdaderamente pueda cambiar a todos los corazones alrededor de ustedes.
No pierdan tiempo lamentándose ni discutiendo, recen Mi Rosario, pues, solamente así ustedes podrán alcanzar el milagro del cambio de los sentimientos de los corazones. Y entonces, las personas espontáneamente darán su ‘Sí’, su voluntad y su libertad al Señor y a Mí. Y entonces, los corazones de ellas se tornarán Nuestros, Míos para siempre y finalmente podré reinar en esos corazones, liberándolos de todo mal.
Recen, recen, recen. Confíen en Mi Amor Maternal como Gianetta confió. Obedezcan Mi Voluntad, hagan aquello que Yo les digo Mis hijos y después ustedes verán Mis Gracias en sus vidas. Y así como Yo recompensé a Gianetta, que dejó todo para obedecerme, para servirme, llevando Mi Mensaje a todos los lugares, así como Yo la recompensé tocando el corazón del marido de ella, tratándola mejor y con más respeto después de la Aparición, así también Yo recompensaré la obediencia de ustedes a Mis Mensajes, convirtiendo y cambiando los corazones de aquellas personas por las cuales ustedes Me piden.
Hagan los cenáculos y los grupos de oración que Yo pedí por todas partes. Obedezcan Mi Voluntad y por fin Yo tocaré a los corazones duros por los cuales ustedes rezan y los cambiaré, no en el tiempo y en el modo de ustedes, pero en el tiempo del Señor.
Recen, hagan el ayuno en los viernes que es tan poderoso para trabar castigos que el mundo merece por sus pecados y para alcanzar misericordia, no sólo para el mundo, pero para ustedes mismos y para los familiares de ustedes que tanto pecan y merecen el infierno por sus pecados.
Consagren la tarde del sábado a Mi Corazón Inmaculado como pedí en Caravaggio y Yo prometo que lanzaré Mi bendición sobre todos ustedes, y sobre toda la tierra haré caer una lluvia abundante de gracias de Mi Inmaculado Corazón.
Recen el Rosario Mis hijos, porque, cuando ustedes rezan el Rosario, los Ángeles y los Santos se mueven en el Cielo, la propia Trinidad Santa refulge con mayor brillo, con mayor fulgor, con mayor gloria y derrama sobre ustedes y sobre toda la tierra, una grandiosa lluvia de gracias.
Cuando ustedes rezan el Rosario, una luz tan fuerte ilumina el mundo entero, que los demonios no consiguen ni incluso ver a las personas para poder tentarlas. Por eso, recen el Rosario sin cesar.
Cuando ustedes rezan el Rosario, todo el infierno queda paralizado de miedo y el Cielo derrama sobre toda la tierra gracias sin fin, y las almas son convertidas y tocadas por la gracia en gran número.
Conviértanse sin demora, porque el Aviso está muy próximo Mis hijos y cuando venga el Aviso, muchos, muchos se sentirán ardiendo en un fuego diferente y desconocido de la tierra, el fuego de la Justicia de Dios de la cual nadie podrá escapar.
Muchos sentirán inclusive sus cuerpos arder, no apenas en el alma y esa gran sensación les causará un miedo tan terrible, que muchos no resistirán.
Conviértanse Mis hijos, conviértanse. Anuncien por todas partes Mi Mensaje: Más oración, más penitencia.
Sean Mis nuevas Gianettas que Me obedecen, que Me aman y que llevan por todas partes Mi Mensaje de Amor.
A todos pido: ‘Tornen Mi Aparición en Caravaggio conocida por todos, dando la película de Mi Aparición para 15 hijos Míos que aún no conocen Mi Mensaje de Caravaggio.’
Una gran espada de dolor está clavada en Mi Corazón hace siglos, porque Mi Mensaje de Caravaggio o, no es conocido, o entonces, no es anunciado directo por aquellos que tienen el deber de anunciar. Muchos inclusive distorsionan y cambian Mi Mensaje de Caravaggio para agradar a las personas y para adecuarlo a los tiempos modernos, deformando Mi Mensaje y haciendo con que Mis hijos así permanezcan en la misma, en la misma vida tibia, en la misma vida árida y en pecado en que viven.
Lleven Mi Mensaje a todos. Solamente así, Mi Corazón Inmaculado triunfará y Mi Hijo Jesús finalmente instaurará Su Reino de Amor sobre la tierra.
A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, Mi ardiente apóstol de Caravaggio.
Sí, tú continúas la misión de Gianetta, anunciando al mundo entero Mi Mensaje. Oh, cuántos hijos Míos que no conocían la belleza de Mi Mensaje y de Mi Aparición en Caravaggio y que después de la película que has hecho y de todo lo que siempre emprendiste para tornarla conocida, conocieron Caravaggio, se enamoraron por Caravaggio, y lo mejor, pusieron en práctica en sus vidas Mi Mensaje de Caravaggio. Sí, porque son esos los que ponen en práctica, que entrarán en el Reino de los Cielos.
Sí, gracias hijito, sobre ti, sobre Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, al cual tanto amo y al cual pido que durante todo el mes de junio hable sobre Caravaggio, divulgue Caravaggio y dé 72 películas de Mi Aparición de Caravaggio para 72 hijos Míos que no la tienen, a su elección.
Para que así, Mis hijos puedan conocerme, vivir Mi Mensaje y en el modo como traté y conforté a Mi hijita Gianetta, en el modo como la ayudé, Mis hijos puedan conocer Mi Amor y entregarse dócilmente y confiadamente en Mis brazos maternos, para que Yo cuide de ellos y pueda llevarlos hasta Dios.
Sean Mis fuentes místicas que como Mi fuente milagrosa de Caravaggio, llevan la vida, la vida eterna, la salud del cuerpo y del alma a todos los lugares del mundo.
Sean Mi fuente de gracias, viviendo en la santidad y transmitiendo a todos: Mi Amor, Mi Paz y Mi Gracia Materna.
A todos y especialmente a ti Marcos, apóstol de Caravaggio y a Mi hijito amadísimo Carlos Tadeo, a quién amo y guardo con celos en Mi Corazón Inmaculado, bendigo con amor ahora: de CARAVAGGIO… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.
Aquí terminaré aquello que comencé con Gianetta en Caravaggio. Aquí es Mi nueva Caravaggio. Aquí Mi Corazón Inmaculado brillará con tal fulgor y hará tantas gracias que como en Caravaggio, este lugar será célebre para siempre.”

MENSAJE DE SANTA RITA DE CASIA

“Amados hermanos Míos, Yo, Rita de Casia, sierva del Señor y de la Madre de Dios, vengo hoy una vez más para decir a ustedes: ‘Sean verdaderamente sacrificios de amor a Dios, donando la vida de ustedes al Señor, para servirlo, amarlo, consolarlo, por tantos que no lo aman, por tantos que no lo sirven, por tantos que no lo obedecen y por tantos que sólo lo hacen sufrir, despreciando el Amor del Señor.’
Con el perfume de sus vidas, de sus almas, repletas de oración, consuelen al Señor, con el amor de vuestros corazones, de sus corazones. Y así, el Corazón de Jesús consolado por ustedes, derramará un gran torrente de gracias sobre el mundo entero, transformándolo, renovándolo y tornándolo verdaderamente Su Reino de Amor.
Sean sacrificios de amor al Señor, dando a Él todos los días el ‘Sí’ de ustedes como Yo di, aceptando con amor las cruces de cada día que Él permite: las enfermedades, las dolencias, los problemas, las injusticias talvez, y ofreciendo todo al Señor por la salvación de esta humanidad que, aparte de haberse alejado del Señor, todavía se levanta contra Él, queriendo sacudir el yugo suave del Señor, queriendo instaurar en el mundo el reino de Satanás: de anarquía, violencia, maldad, paganismo, vicios de toda suerte, transformando así la tierra en una verdadera imagen del infierno.
Ayuden a la Madre de Dios a salvar esta pobre humanidad perdida, ofreciendo las vidas de ustedes como un sacrificio de amor al Señor, haciendo todo lo que Ella pide en Sus Mensajes, viviendo en una total obediencia y esclavitud de amor a Ella. Para que entonces así, las vidas de ustedes, perfumadas de amor puro y obediencia pura al Señor, puedan alcanzar con Ella, con la Madre de Dios, el milagro de la salvación de esta humanidad que cayó tan bajo, que solamente un gran milagro de la Misericordia Divina puede levantarla del abismo en que cayó.
Las vidas de ustedes pueden apresurar la hora de ese milagro. La santidad y el amor de la vida de ustedes pueden atraer ese gran milagro al mundo. Por eso, sean amor, sean sacrificios de amor, para que verdaderamente, el mundo sea salvo una vez más por la fuerza del amor, en el amor, por el amor.
Sean almas esposas, esposas de Jesús Crucificado, amándolo y aceptando todos los sufrimientos que Él les permite, para que así, uniendo los sufrimientos de ustedes al sufrimiento redentor del Señor, un gran poder místico suba al Cielo todos los días para alcanzar del Eterno Padre la gracia de la misericordia y del perdón para tantas almas que necesitan.
Sean esposas de Jesús Crucificado, verdaderamente dando a Jesús el ‘Sí’ de sus corazones, para vivir en Su Gracia, en Su Amor todos los días de ustedes. Y así, ser como Yo: verdaderas esposas de sangre de Jesús Crucificado, esposas que se bañan en Su Sangre Redentor, que son lavadas en Su Sangre Redentor, uniendo sus sufrimientos a los de Él, para alcanzar aún hoy el perdón para tantas almas, completando lo que falta a la Pasión del Señor.
Así el mundo conocerá la nueva aurora de la gracia, de la santidad y de su mayor salvación en esta hora en que la Justicia Divina pesa sobre el mundo y este se aproxima de su ruina definitiva. Entonces, conseguiremos el gran milagro de la salvación del mundo en el amor y por el amor.
Mis amados hermanos, a todos amo y a todos digo: ‘En las tribulaciones, no se desesperen, estoy con ustedes. Ni siempre respondo ‘Sí’ a sus oraciones, porque ni siempre lo que Me piden es bueno para sus almas. Pero siempre oigo todos los pedidos de ustedes y todo aquello que fuere conforme a la Voluntad del Señor, Yo haré en las vidas de ustedes.’
Tengan por cierto que, así como todos los propósitos del Señor se cumplieron en Mi vida, a pesar de las apariencias contrarias y de todas las cosas conspiraren contra, en la vida de ustedes, todos los propósitos divinos también se cumplirán ciertamente, porque al justo que teme y ama al Señor, nada, nada puede impedirlo de alcanzar el premio y la vida altísima que el Señor preparó para aquellos que lo aman y lo temen, desde toda la eternidad.
Recen el Rosario, porque con el Rosario, todos los propósitos del Señor se tornarán posibles en las vidas de ustedes y todos los obstáculos que se levanten contra eso caerán por tierra, uno por uno, y será hecha la Divina Voluntad del Señor en sus vidas y también en la humanidad.
Yo amo a todos, bendigo a todos, especialmente sobre ti Marcos, Mi gran apóstol, amigo, hermano, que Me tornó amada y conocida por tantos de Mis hermanos.
También a tu padre espiritual que tanto amo y sobre el cual estoy continuamente inclinada, protegiéndolo, guardándolo siempre debajo de Mi Manto.
A él a quién tanto amo con celo y amor, amor profundo, amor celestial, y a todos los que también junto contigo Me tornan más conocida y amada, y a todos los que traen Mi nombre, Yo bendigo generosamente ahora: de ROCCAPORENA… de CASIA… y de JACAREÍ.
La paz. Queden en la paz del Señor.
A todos amo, a todos quiero bien, de todos cuido con amor, especialmente de todos los que traen Mi nombre en su nombre, particularmente a ti Mi querida Rita de Casia, Mi pequeña flor, del cual cuido y velo siempre más con amor.
A todos la paz.”