Vistas a la página totales

viernes, 24 de abril de 2015

19 de Abril del 2015 - Mensaje de la Virgen María a través de su amado hijo Marcos Tadeu

Jacareí, 19 de Abril del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

MENSAJE DE MARÍA SANTÍSIMA
(Aparecieron juntamente con María Santísima el Arcángel San Miguel y un Ángel del Señor)


“Mis Amados Hijos, hoy nuevamente vengo a invitarles a la Paz del corazón. Los corazones de ustedes no tienen Paz, porque ustedes fueron alejándose de la Oración verdadera con el corazón y dejando entrar en ellos todo lo que es malo. Porque ustedes se descuidaron de la oración, de la meditación, de la intimidad con Dios, los sentimientos y movimientos de ira, de sensualidad, de vanidad, de maldad volvieron a entrar en los corazones de ustedes.

Despierten, despierten mientras todavía tienen tiempo. Satanás está metido en medio de estas cosas en los corazones de ustedes y si no lo colocaren para afuera de prisa con oración y penitencia, él acabará por reinar dentro de ustedes.

Muchas almas tienen dentro de sí al enemigo, porque no rezan y así fueron dejando entrar todo lo que es malo y Satanás encontró la casa arreglada para sí.

Es necesario colocarlo para afuera por medio de una decisión radical, por la oración, por la meditación, por la conversión que les lleva verdaderamente la unión con Dios. Sin la conversión es imposible la unión con Dios.

Hay muchos que pretenden la unión con Dios en el pecado, eso no puede ser. Ustedes tienen que renunciar al pecado que es una barrera, un bloqueo entre ustedes y Dios y no les deja unirse con Dios.
Recen el Rosario más y más hasta que tengan la fuerza interior de renunciar a todo pecado, solamente el Rosario puede dar esa fuerza a ustedes, por eso es que tanto Yo les pido para que recen el Rosario. Consagren más tiempo al Rosario, dedíquense más a la oración del Rosario con el corazón para que el Rosario les lleve a una profunda conversión a Dios, que les llevará a la unión con él.

Deseo que la vida interior de oración, silencio, meditación de ustedes sea profunda sin descuidar de sus familias, de sus trabajos, estudios y quehaceres de cada día, deseo que siempre ustedes tengan un tiempo para la oración. De modo que la vida de ustedes sea una continua oración, y deseo incluso que la oración sea una alegría para ustedes.

Por eso, recen con el corazón y sentirán la alegría y la felicidad de rezar y de estar en intimidad, en contacto con Dios y Conmigo. Una vez más también pido a ustedes: imiten a los Santos, imiten sus Virtudes, su vida de oración, su Amor abrazado a Dios, sobre todo, su Espíritu de abnegación, de olvido de ellos mismos, para pensar en Dios, para pensar en la salvación del mundo.

Y así Mis hijos, ustedes serán más agradables a Dios y queridos por Dios.
Dios aborrece a los egoístas, Dios aborrece a aquellos que se adoran y se aman más así mismos que a Él. Por eso, Yo les digo Mis hijos, aprendan Conmigo y con los Santos a amar más a Dios que a ustedes mismos. Entonces, Dios también hará cosas grandiosas en ustedes, como hizo en Mí y como hizo también en los Santos.

Quiero que cada uno de ustedes todos los días crezca siempre más y más en la conciencia de que ustedes fueron amados muchísimo por Dios y Dios les escogió para estar aquí en Mi Escuela de Santidad de entre billones y billones de hermanos suyos. No decepcionen a Dios que les dio los primeros lugares y también tomen cuenta de ustedes mismos, vigilen para que de primeros, ustedes no se tornen los últimos.

Cultiven el amor en sus corazones, día tras día, por la oración con el corazón y también por el esfuerzo siempre continuo de olvidarse de ustedes mismos para pensar sola y únicamente en Dios y en Mí. Así, el Amor crecerá en ustedes y nada que Satanás haga les podrá alejar de Dios y de Mí.

Yo les amo mucho, cuido de cada uno de ustedes y deseo que ustedes sepan hijitos: “Que yo les amé y les di los primeros lugares aquí en Mi Casa y en Mi Corazón, porque les amo mucho”. Pero, que pena tengo al decirles que Mi Amor sin embargo, muy bello, fue olvidado, despreciado y traicionado por muchos. Para que ustedes no hagan la misma cosa hedionda, quiero que todos los días se consagren a Mi Corazón Inmaculado y que vivan continuamente unidos a Mí por la oración con el corazón.

A todos en este momento Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ”

(Marcos Tadeu): “Hasta pronto Querida Madre del Cielo. Hasta pronto querido Miguel. Hasta pronto querido Ángel del Señor”

18 de Abril del 2015 - Mensaje de la Virgen María a través de su amado hijo Marcos Tadeu

 Jacareí, 18 de Abril del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

Mensaje y Aparición de Nuestra Madre en la Capillita particular de una familia 
en Salesópolis-San Pablo-Brasil



 (Marcos Tadeu): “Sí, por favor, Querida Madre, bendice a los dos que están aquí, alivia a todos aquellos que sufren, da la Paz a los afligidos. Y de modo especial pido, una bendición tuya para nuestro querido Paulo Doni, tu Hijo, que está pasando por un tratamiento difícil, derrama sobre él tus Gracias Maternales y por favor, dígnate a bendecir este rosario en especial para él.
Sí, diré sí Querida Madre. Diré sí Querida Madre.”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos Hijos Míos, hoy, estoy particularmente feliz por estar con ustedes aquí, en esta capillita hecha para Mí con tanto amor y cariño.

Esta capillita, edificada en alabanza y honor a Mi Aparición en Jacareí, como Reina y Mensajera de la Paz, a partir de hoy se torna una reliquia de Mis Apariciones porque sus paredes fueron tocadas por los rayos luminosos que salen de Mi Cuerpo Glorioso aquí presente. Y muchas Gracias serán concedidas a aquellos que rezaren aquí, con Amor, Fe y Confianza también.

Amo a cada uno de ustedes, miro a cada uno de ustedes con amor y les pido: ¡Recen más! Aquellos que rezan un rosario, recen dos. Aquellos que rezan dos, recen tres. Recen el Rosario Meditado que Mi Hijito Marcos grabó para ustedes, porque a través de este Rosario, los corazones de ustedes serán repletos de los Dones del Espíritu Santo, de Mi Llama de Amor y Yo realizaré grandiosas cosas en la vida de ustedes.

Yo conozco los sufrimientos de cada uno de ustedes, y Yo daré a cada uno de ustedes la Gracia que piden en el momento oportuno. ¿Puede una Madre dejar a su hijo morir de hambre, si él le pide pan? ¿Puede una Madre dar una serpiente a su hijo que le pide pescado? ¡Oh no! Si una madre de la tierra no hace eso con su hijo, mucho menos Yo, que Soy Su Madre del Cielo.

A cada uno Yo daré la Gracia cierta en la hora cierta. De cada uno de ustedes Yo pido: “Fe, Oración.” ¡Recen, confíen, esperen!¡Reza, confía y espera en Dios! Porque todos que esperan en Dios: Moisés, Abraham, Job, los Apóstoles, los Santos, todos los que esperaron en Dios, no fueron decepcionados.

Por eso Mis Hijos, muestren la Fe de ustedes rezando y aguantando firmes el peso de la cruz, porque ninguna cruz es para siempre. Y muy pronto los sufrimientos de ustedes se convertirán en una Victoriosa Gloria, en una Resurrección Victoriosa. Yo, la Madre de ustedes, bajé del Cielo para en esta noche pedir a ustedes que recen más, renuncien a las tentaciones del diablo. Recen con el corazón, porque solamente la Oración con el corazón, puede darles la fuerza para ustedes renunciaren al pecado y mantenerse en la Amistad y en la Gracia de Dios.

¡Ustedes desean muchas Gracias, pero todavía rezan muy pocos Mis Hijos! Y ciertas Gracias solo pueden ser alcanzadas con mucha Oración. Por eso, Yo digo a ustedes: “Hagan los Grupos de Oración por todas partes, también aquí en esta Ciudad, para que rezando bastante el Rosario Meditado, la Coronilla de Mis Lágrimas, la Hora de la Paz y todas las Oraciones que Yo les enseñé, ustedes puedan estar preparados y se tornen dignos de recibir más Gracias de Dios.

Esta Ciudad Me pertenece, esta Ciudad es Mía, y Yo la amo con un amor particular. Quiero realizar Grandes Gracias para Mis Hijos de este Municipio. Por eso, pido a ustedes Mis Hijos: “Recen, recen bastante, hagan Mis Grupos de Oración por todas partes, porque a través de ellos, derramaré sobre todos ustedes muchas y copiosas Gracias.

Recen por la conversión del mundo, el mundo no tiene Paz, porque se alejó de Dios, perdió la Fe y ya no reza. Hagan los Grupos de Oración por todas partes, hagan con que todos recen. Y entonces, Dios mandará al Ángel de la Paz para dar la Paz al mundo.

Yo vine a Jacareí para dar Mi Paz a ustedes, acepten Mi Paz, vivan Mi Paz y propaguen Mi Paz, haciendo Mis Grupos de Oración por todas partes y divulgando Mis Mensajes.

Así, Satanás será vencido, así Mi Corazón Inmaculado triunfará.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a la familia de esta casa, que Me recibió, que recibió Mi Imagen Peregrina con tanto amor y cariño, y que levantaron para Mi esta capillita Mía.

Sobre todos ustedes desciende ahora Mi Bendición Materna: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

(Marcos Tadeu): “Hasta pronto Mi Querida Madre…”

12 de Abril del 2015 - Mensajes de Jesús y María a través del Vidente Marcos Tadeu

 Jacareí, 12 de Abril del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA



MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

“Mis Amados hijos, Yo, Jesús, Su Señor y Su Maestro, Me alegro hoy por venir a ustedes en el día de Mi Misericordia.

Doy la “Indulgencia Plenaria” a todos aquellos que rezan Mi Coronilla de la Misericordia todos los días, que propagan Mi Imagen como Misericordioso, que propagan la devoción a Mí como Redentor Misericordioso, esparciendo los Mensajes que Yo di a Mi Hijita Faustina al mundo entero.

Sobre estos Mis hijos Amados, Verdaderos Apóstoles de Mi Misericordia desciende ahora los rayos de Mi Gracia y de Mi Amor perdonando todas las penas debidas a sus pecados y dándoles el completo perdón, remisión de todas las penas de sus culpas.

Yo Soy el Salvador Misericordioso, Yo vine a la tierra hace 2000 años atrás para salvarles, para salvar el mundo entero, pero como Mi Amor por los hombres no puede ser medido, ni incluso limitado, no Me limité únicamente a lo que Yo dije y a lo que Yo hice en el tiempo de Mis Apóstoles.
Yo volví continuamente a la tierra para cumplir aquello mismo que Yo había dicho a Mis Apóstoles: “Muchas cosas Yo tengo para decirles, pero no las pueden soportar, comprender ahora.” Por eso, Yo vendré, Yo mandaré al Consolador y Él les enseñará todas las cosas.

Sí, el Consolador es el Espíritu Santo y Soy Yo mismo que con Él, actúa en la vida de Mis Santos y Videntes para explicarles muchas cosas que no comprenden y que en la época de Mi Primera Venida, el mundo no podría soportar.

¡Vengo por Misericordia, vengo para mostrarles lo cuanto les amo! Vengo para arrancarles de las tinieblas de los errores que Satanás les enseñó y para reconducirles por el camino de la Rectitud, de la Justicia y de la Santidad.

Un padre hace todo por sus hijos, un padre que verdaderamente tiene amor a sus hijos que son carne de su carne y sangre de su sangre, un padre hace todo por sus hijos. E incluso cuando ellos lo desprecian, lo maltratan, no lo quieren, él insiste en amarlos y todo hace para ayudarlos.

¡Ustedes son Míos, son Mis Hijos! Sí, Yo y el Padre somos UNO, y quien es Hijo del Padre, también de cierta forma es Mío. Son Mi Semilla, ustedes vinieron de Mí y hago todo por la salvación de ustedes e incluso cuando ustedes Me desprecian Mis Hijos, incluso cuando pagan Mi Amor y todos los dolores que sufrí por ustedes, especialmente de Mi Pasión con la ingratitud de ustedes.

Yo continúo amándoles y este amor que olvida los dolores e ingratitudes que Me causan, y continúa viniendo hasta a ustedes para amarles, salvarles. Este Amor les ama: ¡Misericordia! por eso, Yo soy Él Señor Misericordioso dispuesto a perdonarles Mil veces, si estuvieren verdaderamente arrepentidos de sus pecados y deseosos de ser Santos, de no vivir, de no caminar más con Mi enemigo, el Demonio, pero si, de caminar Conmigo y con Mi Madre.

Por eso les digo: “Renuncien hoy al pecado, coloquen para afuera de sus corazones esa serpiente venenosa, antes que ella termine de envenenar y matar sus almas”.
Renuncien al pecado y denme sus corazones, denme ahora el “Sí” de ustedes  y Yo entraré en sus corazones con tantas Gracias y con una fuerza  tan avasalladora de Mi Espíritu Santo, que ustedes nunca más, serán los mismos.

Vengan a Mí todos ustedes que están cansados y abatidos,  y Yo les aliviaré del peso de sus pecados, les aliviaré también de la cruz generada por sus propios errores y pecados.

Vengan a Mí todos ustedes que tienen hambre porque serán saciados, ustedes que tienen hambre de la verdad, hambre de Amor, hambre de Paz y hambre de Verdad. Vengan a Mí que Yo les saciaré.

Vengan a Mí ustedes que tienen hambre y sed de justicia, de Santidad, de Perfección, de Inocencia, de Fortaleza, de Templanza, de Sabiduría, de Piedad, de Temor de Dios, del Consejo, de la Ciencia, de Bondad y de Amor, porque serán saciados. Porque Yo Soy todo eso y aquel que está unido a Mí posee todas esas Virtudes que Yo doy largamente, abundantemente a quien Me pide.

Yo dije y repito: “el vaso para coger esas Mis Gracias es la Confianza. Cuanto mayor fuere su vaso, cuanto mayor fuere su Fe, su Confianza en Mí tanto más recibirán”. El motivo porque Yo no puedo dar muchas Gracias a ciertas almas es porque ellas no confían en mí, no Me dan sus corazones. Mantiene en una parte secreta de su corazón, escondidas sus pasiones, sus  malos deseos, su apego al mundo.

Y es por eso que Yo no puedo derramar en esas almas Mis Gracias. Y mientras no confiaren en Mí y no se entregaren a Mí completamente dándome todo, dándome un “Sí” completo de sí mismas, no puedo derramar en ellas Mis Gracias.

Denme por lo tanto su “Sí”, para que Yo pueda verdaderamente, llenarles de Mis Gracias, porque cuando Nosotros les creamos, les creamos con la libertad. Y es por eso que Yo, su Dios, respeto cuando un hombre quiere ir para el Infierno a pesar de todas Mis Gracias.

Si él quiere el pecado, si él quiere la condenación, Yo agoto todas Mis Gracias para intentar salvarlo. Voy dando continuas señales a él para que se arrepienta, en los rayos, en las tempestades, en los mal logros y disgustos de la vida, en los fracasos, en las enfermedades, en los dolores, para ver si él mira para Mí y vea que sin Mí, no es nada, no puede nada.

Pero incluso después de tantas Gracias, ciertas almas persisten en el pecado y prefieren la condenación. Voy haciendo Gracias para esas Almas hasta agotar Mi Misericordia y Mi Poder. Cuando ellas decididamente no Me quieren más, no tengo otra alternativa, sino abandonarlas y que se pierdan eternamente.

“No sean del número de estas Almas desgraciadas Mis hijos”. Denme hoy su “Sí” para que Yo pueda verdaderamente colmarles de Mi Gracia e enriquecerlos con los tesoros de Mi Sagrado Corazón.

“Yo les Amo Tanto”. Les escogí y les llame aquí para conocer Mi Bondad y Mi Amor a través de Mi Madre que Yo envíe primero que Yo. Ustedes fueron profundamente amados por Mí, al mandarles aquí a Mi Madre para llamarles, para atraerles y traer hasta Mí, Yo les hice la Mayor Gracia que Yo podía hacer.

Yo les di la mayor prueba de Mi Amor después de la Cruz, Yo les di el Mayor Tesoro que Yo poseo después de Mi propia Gloria, de Mi propio Poder que es Mi Madre. En el Amor de Ella pueden sentir el Mío, en el cariño de Ella pueden sentir el Mío, en el mirar de Ella pueden ver el Mío, en la belleza de Ella pueden ver la Mía, en la Misericordia y en la ternura de Ella pueden sentir Mi Misericordia y Mi ternura por ustedes.

Sí, vengan a Mí por Ella que es el camino seguro que conduce a Mí, que es el camino seguro de salvación. Los Santos comprendieron este secreto maravilloso que Yo les manifesté. Quien viene a Mí por Mi Madre jamás se perderá, porque Mi Madre fue el camino por el cual Yo vine a la tierra, porque Mi Madre fue el camino por el cual Yo vine a la tierra a los hombres y es el camino por el cual quiero que los hombres vengan a Mí.

¡Oh, Felices y Bienaventuradas las almas que comprenden este secreto! Que comprenden que Yo y Mi Madre somos dos Corazones Unidos inseparables y que aquél que ama el Corazón de Mi Madre ama el Mío. Y aquél que está unido al Corazón de Mi Madre está unido al Mío, quien alaba y bendice el Nombre de Mi Madre, bendice y exalta el Mío, porque Yo Soy Fruto Bendito del vientre de Ella.
Benditas y Bienaventuradas, Felices las almas que rezan el Rosario de Mi Madre, porque alaban a Mi Madre en el Ave María diciendo: ¡Ave María llena de Gracia! y Me alaban cuando dicen: ¡Y bendito es el Fruto de tu Vientre, Jesús!Esta lección que Mi Predilectísimo Marcos les enseñó hace tantos años es la más Pura Verdad.

Quien reza el Rosario de Mi Madre alaba a Ella y Me alaba, y Yo concedo todo a aquellos que Me alaban a través de Mi Madre.

Vengan a Mi Corazón, que hoy quiere darles tesoros inmensos. Y conviértanse deprisa Mis Hijos, porque Mi Misericordia no esperará para siempre el regreso de ustedes, la respuesta de ustedes. Yo Soy el mismo Jesús que perdonaba a los pecadores, ala pecadora arrepentida…. Zaqueo…  el Buen Ladrón. Y aquél que hizo un chicote de cuerdas y golpeó a los vendedores en el Templo y maldijo a los Fariseos.

Sí, Yo Soy el mismo Jesús y en Mí hay tanta Misericordia cuanto la Ira. Misericordia para los pecadores arrepentidos, Ira para los que yerran como los Fariseos, sepulcros “callados” bellos por fuera, podridos de pecados por dentro, empedernidos en sus errores, en su rebelión contra Mí, no podré perdonar a aquél que se obstina en el pecado. Por eso les digo: “Conviértanse sin demora para que Mi Misericordia triunfe en la vida de ustedes y no caigan en las manos de Mi Justicia”. Quien no quisiera pasar por el Puente de Mi Misericordia que ahora es Mi Madre enviada a ustedes aquí con Sus Mensajes, tendrá que pasar por el Puente, por la Puerta de Mi Justicia.

¡Ay de aquellos que ahora desprecian a Mi Madre con Sus Mensajes, Ay de aquellos que lastiman el Corazón de Mi Madre con la negación de los Mensajes de Ella, con la desobediencia a los Mensajes de Ella, con la persecución a Ella y a Sus Videntes Electos.

Porque cuando venga el Día del Gran Castigo, verán la Verdad, arrancarán los cabellos de sus cabezas, golpearán la cabeza en los muros llamando a la muerte y la muerte vendrá, pero será solo el comienzo de su tormento.  Porque serán precipitados rápidamente en las llamas eternas, porque se recusaron a escuchar a la Mensajera de Dios, a la propia Madre de Dios que vino a ofrecer: Su Amistad, Su Protección, Su Palabra llena de Verdad, Sabiduría y Amor. Despreciaron la Misericordia Celeste que es María.

Ustedes Mis Hijos, no sean del número de esos locos, permanezcan con Mi Madre, porque aquél que permanece con Ella, a ese Yo reconoceré como Mi Hermano, Hijo de Mi Madre y Yo le llevaré para gozar las Delicias de la Vida Eterna a Mi lado.

Continúen rezando la Coronilla, Mi Coronilla de la Misericordia todos días y todas las Oraciones que Nosotros les dimos aquí, porque ellas todos los días acrecientan más y más méritos a sus almas. Les embellece, les purifica, les llena del Fuego del Espíritu Santo y cada vez más alejan de ustedes los demonios y sus tentaciones y trampas.

Yo estoy mirando para cada uno de ustedes ahora y en Mi mirada, les doy Mi Paz, Mi Amor, Mi Misericordia y Mi Ternura. No pueden imaginar cuanto les amo, cuanto les quiero salvar. Vengan a Mí Mis Hijos, Yo que les di este lugar que es camino seguro de salvación.

Vivan las lecciones que Nosotros les dimos aquí, renuncien al pecado, vivan en Mi Gracia, en Mi Amor, en Mi Amistad. Hagan Oraciones con el corazón, Oraciones vivas que verdaderamente Yo pueda vivir en ustedes y actuar en ustedes con toda la Potencia de Mi Espíritu Santo, iluminando sus almas y encaminándoles a la Perfección. Y siempre permanezcan en Mí y Yo permaneceré siempre en ustedes.

A todos ahora les bendigo: de PLOCK… de CRAKOVIA… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Amados Hijos, Yo Soy la Madre de la Misericordia. Soy la Madre de Jesús Misericordioso. Soy la Madre que a todos ustedes ama, bendice, protege, perdona y reconcilia con Dios.

Soy la Madre de la Misericordia, sobretodo, para los pecadores, intentando por todos los modos tocar el corazón de ellos, convertirlos, llamarlos de regreso al buen camino que conduce a Dios.

Soy la Madre de Misericordia, para ellos ofreciendo Mis Lágrimas, Mis Dolores, el Mérito de todo esto, para alcanzar de Mi Hijo, para ellos, nuevas Gracias de conversión y de salvación.

Soy la Madre de Misericordia, que incluso siendo rechazada por Sus Hijos, incluso siendo lastimada en Mi alma por los Hijos que Me desprecian, continúo luchando por su salvación, continúo llamando a ellos a regresar a Dios, continúo enviando continuas señales de Mi Amor para que se conviertan.

Soy la Madre de Misericordia para los enfermos que en Mí encuentran alivio, bienestar, Amor y Paz.

Soy la Madre de la Misericordia para esta juventud perdida en estos tiempos malos en que viven. Esta juventud que se alejó tanto de Dios: la Violencia, la Destrucción de las familias, la Desorientación, las Drogas, las Guerras y tantos males que victiman a la juventud.

En Mí, los jóvenes encuentran bienestar, amor, cariño, protección, comprensión, ternura. Y para todos ellos Me manifiesto, Me muestro como Madre Amorosa, Madre Misericordiosa que a todos quiere salvar, que a todos quiere proteger, que a todos quiere llevar hasta el Cielo.

Soy la Madre de la Misericordia para las criaturas, víctimas de esta sociedad alejada de Dios, de esta sociedad dominada por Satanás y por las fuerzas de las tinieblas. La infancia y las criaturas que ahora son inducidas al pecado, a las experiencias del mal ya en tierna edad.

Esas criaturas también que son víctimas de los pecados de sus padres padeciendo la separación de los padres, padeciendo el abandono de los padres, a la incomprensión de los padres y una profunda falta de amor.

Para esas criaturas Me manifiesto como Madre Misericordiosa y Amorosa que las ama, que las protege, que cuida de ellas, que quiere dar a sus corazoncitos, la Paz y la protección de la cual ellas tienen hambre y sed. Para todas ellas Yo Soy el amparo y cuido de ellas con desvelo y celo inmenso de Madre amorosa.

Soy la Madre de Misericordia para todos los hijos que Me buscan, para todos aquellos que Me procuran, para todos aquellos que procuran Mi Amor, que procuran la Paz que solamente Yo puedo dar, porque sólo Yo Soy la Reina de la Paz.

Y a esos hijos Yo Me manifiesto como Madre Amorosa, enviando muchas invitaciones, muchos llamados a través de acontecimientos y personas para conocerme, conocer Mis Mensajes, probar Mi Amor, sentir Mi Cariño de Madre.

Para esos hijos como nunca, manifiesto Mi Belleza, manifiesto Mi Gloria, manifiesto Mi Perfección. Y, sobretodo manifiesto Mi Bondad, hiriendo los corazones de ellos de amor por Mí. Y a través del Amor, a través del Cariño que ellos tienen por Mí, los hago a todos enamorarse por Mi Hijo Jesús.
Soy la Madre de Misericordia, para la humanidad que se alejó de Dios, que se rebeló contra Su Amor y ahora coge los frutos de su alejamiento y rebelión: las guerras, la violencia, la destrucción de las familias, el desorden en la sociedad y en el medio de los hombres conduciendo todo al caos que culminará en la autodestrucción de toda la humanidad en una Tercera Guerra Mundial sin precedentes.
Para esta humanidad perdida Me manifiesto como Reina de la Paz, como la Madre de la humanidad y a todos doy Mi Amor, doy Mi Gracia, doy Mi ternura, Me manifiesto en tantos lugares de la Tierra especialmente aquí para mostrar a esta humanidad ciega en el pecado, el camino que debe seguir para encontrar su salvación definitiva y su Paz. ¡Esta Salvación y esta Paz es Dios!

Por eso, hijitos, hoy, en la Fiesta de la Misericordia Divina, Yo vengo a ustedes manifestándome como la Madre de la Misericordia y Mensajera de la Paz, para decirles que la Misericordia Divina ultrapasó, extrapoló (excedió) todos los límites de Su Amor mandándome aquí hace casi 25 años para salvarles.

En verdad, después que el Verbo se hizo carne nunca la Misericordia Divina fue tan generosa, concedió tanto al mundo como Me envió aquí en Jacareí y aquí Me ordenó que permaneciese por 25 años hasta ahora para decirles que Nosotros les amamos y queremos la salvación de ustedes cueste lo que cueste.

Déjense amar por Mí, Madre de la Misericordia y les daré todo Mi Amor, toda Mi ternura. Déjense conducir por Mí y derramaré sobre ustedes la abundancia de Mis Gracias, de Mi Misericordia Maternal. Hagan los grupos de oración que Yo mandé por todas partes, hagan las oraciones que Yo les pedí todos los días, porque a través de ellas cada vez más derramo sobre ustedes Mi Misericordia Materna y les hago sentir Mi Amor, Mi Bondad, Mi Cariño y Mi protección siempre constantes.

Y ustedes entonces, pueden constatar y testimoniar a todos que verdaderamente Yo Soy la Madre de la Misericordia.

A todos hoy bendigo con Amor: de FÁTIMA… de CHZESTOCHOWA… y de JACAREÍ.

Adiós, hasta pronto Mis hijos. La Paz a ustedes, la Paz a ti Marcos, el más amado de Mis hijos.
Mañana nos veremos nuevamente.”

miércoles, 15 de abril de 2015

11 de Abril del 2015 - Mensaje Santa Lucía de Siracusa al Vidente Marcos Tadeu

 Jacareí, 11 de Abril del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 


MENSAJE DE SANTA LUCÍA



“Mis Amados Hermanos, Yo, Lucía, Lucía de Siracusa, Me alegro nuevamente por estar con ustedes, y decir a cada uno de ustedes: “Grande, grande es el Amor del Altísimo por cada uno de ustedes.”

Ustedes fueron llamados por el Señor aquí, para conocer Su Faz, Su Amor, Su Gloria.

Y este tiempo de Misericordia que viven, que es el tiempo de las Apariciones de la Madre de Dios aquí, es el tiempo donde Dios se revela a ustedes con todo Su Amor. Y Él les trajo aquí, Se reveló para ustedes, reveló Su Faz para ustedes, para mostrarles lo cuanto Él les ama, lo cuanto son especialmente amados por Él.

Aprovechen por lo tanto, este gran tiempo de Gracias que se les fue dado y recen más.

Correspondan a este Inmenso Amor de Dios que les escogió y les trajo aquí con más Oración.

Recen, recen hasta comprender la belleza de la Oración, hasta sentir la alegría de la Oración, hasta sentir la Paz de la Oración, hasta saborear las delicias celestiales que solo se puede sentir en la Oración Profunda.  

Aprendan a orar con el corazón, aprendan a rezar con amor, aprendan a rezar con toda su alma. Sumérjanse profundamente en la Oración, olvidando los intereses humanos y buscando únicamente conocer, sentir y comprender la Voluntad del Señor.

Entonces, se abrirá para ustedes la Voluntad Maravillosa de Dios y ustedes encantados con ésta Voluntad, estremecerán de alegría y sus vidas serán completamente transformadas en un Cielo de Gracia y de Amor. Porque comprenderán la Voluntad del Altísimo, sus corazones comprenderán porque fueron creados. Entonces, sus vidas ya no será más sin sentido. Pero, tendrá la verdadera razón: “Dios y Su Voluntad.”

Comprendan que sin la Oración Profunda con el corazón, Dios no puede aproximarse de ustedes, ni mostrarles Su Voluntad. Por eso, recen, recen, recen con el corazón.

Apresuren su conversión, los tiempos son malos y el número de aquellos que están perdiéndose es cada día mayor. Vigilen por ustedes mismos y vigilen por sus hermanos, rezando por ustedes y rezando por ellos también, alejándose de las ocasiones de pecado y buscando encima de todo, mantenerse en Dios, o sea, mantenerse debajo de la mirada de Dios por la Oración.

Mediten más y divulguen más los Mensajes que escucharon aquí en la Semana Santa, pocos fueron aquellos que los meditaron de nuevo. Medítenlos y busquen colocarlos en práctica, pues, el Padre Eterno no vino aquí para jugar, pero verdaderamente, para hacerles Santos. Y lo que Él espera de ustedes, el Fruto que Él desea coger de ustedes es la “Santidad”. Por eso, mediten en aquellos Mensajes y colóquenlos en práctica en sus vidas, para que puedan dar los Frutos de Amor que el Padre Eterno desea de ustedes.

Él les ama tanto, Él les amó tanto cuando les creó, durante todos los años de sus vidas en que conservó la misma vida de ustedes. Él les amó tanto cuando abrió mano* de la compañía de Su Hijo Único, permitiendo que Él muriese por ustedes, para la salvación de ustedes. Por eso, amen a este Padre, que tanto les ama y correspondan a Su Amor, con más Amor, Gratitud y Piedad filial de sus corazones.

Continúen rezando todas las Oraciones que Yo les di aquí, en sus dificultades y aflicciones, no pierdan la esperanza, porque Yo estoy con ustedes, rezando por cada uno de ustedes y ayudando a cada uno de ustedes.

A todos bendigo con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”

OBS: abrió mano* (Se refiere a que Dios Padre se desprendió, se desapegó de su Único Hijo para enviarle a la tierra a morir por nuestro pecados)

viernes, 10 de abril de 2015

05 de Abril del 2015 - Mensaje de Jesucristo y de la Virgen María al Vidente Marcos Tadeu

 Jacareí, 05 de Abril del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 




MENSAJE DEL SEÑOR JESÚS



“Mis Amados Hijos, Yo, Su Dios, Jesús, el Cordero Inmolado, el Cordero Pascual, el Hijo de la Virgen María, el Hijo del Padre Eterno, estoy feliz por venir al encuentro de ustedes, para bendecirles con la abundancia de las Gracias de Mi Resurrección y de Mi Copiosa Redención.

¡Soy Su Rey Victorioso! En la madrugada de este mismo día, Yo salí del sepulcro victorioso sobre Satanás, sobre el mundo y sobre el pecado. La maldición del pecado de sus primeros padres, Adán y Eva, fue finalmente destruida por el Poder de Mi Sangre, de Mi Pasión.

Ustedes son libres, y a partir de aquel momento, Satanás no tenía más la última palabra sobre el género humano. El pecado no era más la ley indestructible que desgraciaba a todos los hombres y separaba para siempre de Dios. Con el Poder Infinito de Mi Sangre Divino, les libré a todos de la Esclavitud del Pecado y de Satanás, y les di la posibilidad de un día, habitar las Moradas del Cielo que Mi Padre y Yo preparamos para ustedes.

¡Soy Su Rey Victorioso! El Rey que en este mismo día destruyó el Imperio Infernal, derribándolo por tierra. Los Demonios ya no tienen más poder sobre las almas redimidas y salvas por Mi Sangre Preciosísima y es por eso que, todo aquel que Me invoca será salvo.

Aquel que cree en Mí, no perecerá y aquel que verdaderamente fuera fiel a Mi Ley, y aprovechar los Frutos de Mi Copiosa Redención, tendrá en su vida todo el influjo de Mis Gracias, todos los Tesoros de Mi Gran Misericordia y este no caminará en las tinieblas, pero en la luz. Porque aquel que cree en Mí, vivirá en Mí y Yo en él, y este vivirá en Mí que Soy Luz. Y por eso, sus ojos tendrán siempre luz y el alma tendrá siempre la luz e irradiará Mi Luz para el mundo entero.

¡Yo Soy Su Rey Victorioso! Que hoy, en este mismo día, abrió para ustedes una fuente inagotable de Gracias. Mi Muerte en la cruz y Mi Resurrección, abrieron para ustedes un manantial que jamás acabará. Feliz el alma que aprovecha de este manantial de Gracias, que beba de estas Gracias, que continuamente vive en la orilla de estas aguas de Gracias como aquel río de vida que está en la Sagrada Escritura que daba la vida por donde quiera que pasase.

Sí. El alma que vive siempre en las márgenes de este Mi río de Gracia, no padecerá sed, ni incluso perecerá. Porque aunque su alma este como un desierto, helado, frío, seco, sin amor y repleto de pecado, si bebe de las aguas de Mi Gracia, volverá a la vida.

¡Yo Soy el río de la vida, Yo Soy la fuente de vida, Yo Soy el agua de la Vida Eterna!

Aquel que cree en Mí. Aquel que sigue Mis Pasos, que cumple Mis Mandamientos, vivirá en Mí y Yo en él. Y cuando Yo viva en él, también en él vivirá el Padre, Mi Espíritu Santo y Mi Madre, pues, donde uno de Nosotros está, todos los otros también están. Felices de las almas que nos abren las puertas de sus corazones y nos reciben en ellos, cenaremos con ellos y quedaremos con ellos eternamente. Vengan a Mí Mis Hijos, que estoy aquí hace tantos años, llamándoles a Mi Amor, llamándoles a la salvación que a todos ofrezco generosamente y que conquisté para ustedes en la cruz.

No tengan miedo de Mí, aunque sus pecados sean más intensos que la escarlata, si Yo veo en sus corazones, un deseo sincero de amarme y de cambiar de vida, les perdonaré, les abrazaré, les daré una Nueva Vestidura de Gracia. Colocaré el anillo de Mi Amistad en sus dedos, les colocaré el calzado de Mi Paz y verdaderamente les haré felices, les haré vivir y participar de todos los tesoros que Yo conquisté para ustedes, con Mis Méritos de Mi Vida, Pasión, Muerte y también de Mi cruz.

Mi Sagrado Corazón busca en ustedes amor, únicamente amor en esta Pascua. Mi Corazón está sediento de amor. Porque incluso después de 2000 años de Mi Pasión y de Mi Resurrección, cuantas son las almas que hasta hoy son sepulcros que Me mantienen muerto en sus corazones. Almas en las cuales no puedo irradiar Mi Luz, no puedo manifestar Mi Gloria, no puedo hacer ninguna de las operaciones santas de Mi Gracia. Porque estas almas están muertas y muertas quieren permanecer.

¡Oh, Hijos Míos! Cuantas almas son sepulcros fríos y gélidos en las cuales no puedo aproximarme porque exhalan el mal olor del pecado y de la rebelión contra Mí y Mis Mandamientos. Recen por la resurrección de esas almas y si ustedes son del número de esas almas infelices, abran ahora sus corazones a los rayos del sol de Mi Amor y Yo inmediatamente, transformaré la tumba oscura de sus almas en un día brillante de Amor, Santidad, Virtud, Gracia y Paz.

Ustedes que están aquí son Mis Hijos más Amados y más Queridos, aquellos en los cuales reposa Mi Predilección. No pierdan este Gran Don que les di, despreciando Mi Amor, Mis Vías, Mis Leyes, Mis Mensajes y prefiriendo el pecado. Porque si lo hacen Mis Hijos, si se obstinan en el mal, seré forzado a dejarles ir para el Fuego Eterno a padecer en la compañía de los Demonios que allí les torturarán por los siglos de los siglos.

Estoy dando todas las oportunidades de salvación. Estoy dando todas las oportunidades ahora. Estoy dando todas las Gracias. Abrácenlas y no dejen que la hora de la Gracia pase por ustedes sin abrazar la Gracia.

Sean fieles en su modo de hablar, en su modo de actuar, en sus negocios, trabajos, estudios, porque quien no es fiel en las pequeñas cosas, también no será en las cosas espirituales que son mayores. Sean honestos, sinceros, puros y justos en todo. Huyan del pecado como se huye de una serpiente, de lo contrario, él les morderá y morirán. No sean como Adán y Eva que en el Paraíso se aproximaban de la serpiente y bebieron su veneno mortal que los desgració. Aléjense del mal y vencerán el mal. Huyan del mal y el mal también se distanciará de ustedes.

Busquen cada vez más la Oración, sobretodo, del Rosario de Mi Madre Santísima que es la mayor arma de salvación que Yo dejé en el mundo. El alma que reza el Rosario que contiene los misterios de Mi Vida, de la Vida de Mi Madre y también contiene las Virtudes de Nuestros Méritos, esa alma no perecerá, no morirá de mala muerte y eterna, y Yo la conduciré a las Moradas que Mi Padre y Yo les preparamos en el Cielo.

¡Conviértanse Mis Hijos! Porque ya está llegando la hora en que de un momento para otro, rasgaré el Cielo Azul y entonces, apareceré con millones de Ángeles que rojearán el Cielo y la Tierra con sus espadas flameantes. Daré orden para que todos Mis Enemigos, los Enemigos de Mi Madre y de Mi Santa Doctrina Católica, sean todos exterminados de un solo golpe, sin temor de nada ni de nadie. En menos de 2 minutos reduciré sus ciudades a un montón de ruinas, haciendo la tierra temblar debajo de sus pies, con una fuerza mucho mayor de que cien terremotos juntos.

Y entonces, verán Mis Hijos, cómo las obras de soberbia, orgullo, vanidad de ustedes, todas ellas desaparecerán de un solo golpe. Y todos reconocerán que sin Mí, no son “Nada” y que todo el tiempo la fuerza de sus brazos vino de Mí. Pero, no quisieron darme Gloria, no quisieron Honrarme, no quisieron vivir para Mí, para agradecerme tantos Beneficios y Gracias que les di. Por eso, de un momento para otro, les quitaré “Todo” e incluso les quitaré la vida, para enseñarles que sin Mí, son “Polvo” y al “Polvo” habrán de volver.

Solamente Mis Verdaderos Hijos, aquellos Hijos más Amorosos para Conmigo, para con Mi Madre, aquellos que Me amaron, que Me honraron, que Me prefirieron a todas las otras cosas, solamente a esos daré la Corona de la Vida Eterna, daré la Corona de la Suprema Gloria, de la Suprema Alegría.
Sean del número de esos Mis Hijos y atiendan a lo que Mi Madre les dice, porque muy pronto, ustedes verán una Luz muy grande en los Cielos y en esa Luz verán la Verdad y entonces, tendrán que decidir por la “Luz” o por las “Tinieblas”, por la “Verdad” o por la “Mentira”, por el “Bien” o por el “Mal”. Lo que escojan les será dado.

Por eso Mis Hijos, ahora que es tiempo de Misericordia, atiendan Mi Pedido, vengan a Mi Corazón, vengan a Mí por el Corazón de Mi Madre que es la “Puerta del Cielo”, que es el camino del Cielo que les trae a Mí. Mientras ésta Puerta está abierta, les doy Mis Gracias, recíbanlas porque mucho quiero salvarles. Y continúen viniendo aquí para que Yo prosiga la conversión de ustedes.

Sigan rezando la Coronilla de la Misericordia y todos los otros que les pedí. Porque a través de ellos, siempre derramaré más en ustedes las Copiosas Gracias de Mi Redención, de Mi Resurrección y de Mi Amor.

A todos bendigo con amor ahora: de NAZARET… de JERUSALÉN… de EL ESCORIAL… y de JACAREÍ.”




MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“¡Yo Soy la Madre Triunfante de la Resurrección! Soy la Madre que hoy triunfó sobre todo el Infierno, el Pecado y el Mundo, juntamente con Mi Hijo Jesucristo.

En la alborada de este domingo de Pascua, Mi Hijo Jesús Me apareció en Mi aposento, más brillante que el sol. Secó Mis Lágrimas, consoló Mi Corazón, uniéndome a Su Gloriosa Divinidad y Humanidad. Y juntos, transcendentalmente unidos, fuimos fundidos en una sola Llama de Amor Ardiente.

Participen Hijitos Míos hoy, de Mi Gran Alegría por la Resurrección de Mi Hijo y por Su Victoria sobre el Pecado y sobre el Mundo. La antigua maldición del pecado, ya no tiene más la última palabra sobre ustedes. La antigua maldición del pecado original, ya no puede más separarles eternamente de Dios. La antigua maldición del pecado original, no puede más cerrar las Puertas del Paraíso, que hoy en la Pasión, Muerte y Resurrección de Mi Hijo, fueron abiertas para siempre a ustedes.

Participen de Mi Alegría, porque hoy, Yo, la Madre Triunfante les digo: “Muy pronto, Jesús triunfará definitivamente sobre el Demonio, sobre el Pecado y sobre el último enemigo a ser vencido: la Muerte.” Porque Jesús, que en este día, Resucitó Glorioso, destruyendo la maldición del pecado original, destruyendo el imperio infernal sobre los hombres, es para ustedes la señal segura de que muy pronto, Su Sagrado Corazón triunfará y traerá para ustedes los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra, finalmente librados definitivamente de toda acción de Satanás, de toda tiniebla del pecado, de toda guerra, de toda violencia, impureza y maldad.

Jesús muy pronto triunfará y ustedes lo verán sobre las nubes del Cielo con los Ángeles, Glorioso, trayéndoles un Nuevo Tiempo de Paz, que todos los días, Él y Yo preparamos con cariño para ustedes. Jesús triunfará y toda lágrima de sus ojos será secada, su llanto cesará. Y entonces, cantarán Himnos de Alegría y de Amor para siempre porque las cosas antiguas habrán pasado. El tiempo del sufrimiento y el valle de lágrimas ya no se verán más. Y entonces, sonará para ustedes, el Nuevo Día de la Gloria y del Triunfo de Dios.

Jesús triunfará y las naciones finalmente conocerán a Su Verdadero Dios, Su Verdadero Rey que lo salvó, derramando Su Sangre en la cruz. Y entonces, toda lengua, todo corazón, toda alma confesará que solo Jesucristo es el Señor del Mundo y de la Historia. Y finalmente, sus corazones conocerán una bienaventuranza que nunca el ser humano conoció después de la caída de Nuestros Primeros Padres. Y ustedes comprenderán lo que Yo tanto les digo: ¡Que Mi Corazón Inmaculado Triunfará! Jesús y Yo, seremos todo en todos y para todos.

Y ustedes Hijitos Míos, serán los Príncipes del Cielo y entonces, heredarán aquellas Moradas Bellísimas que el Padre del Cielo tiene preparado para ustedes. Cuiden de no perderlas con sus pecados. Vivan en la Gracia de Dios, vivan en el Amor de Dios, huyan del mal, renuncien al mal y vencerán el mal. Dominen su carne a través de la Oración, a través de la Meditación, de los sacrificios pequeños que les he pedido. Para que así, viviendo una verdadera vida ascética, sobrenatural, puedan, día tras día, tornarles cada vez más Inmaculados y Dignos de las Moradas Celestes y de la Corona de Gloria que Yo preparo para ustedes.

Solamente lo sobrenatural, lo místico, puede salvar esta humanidad cética y completamente alejada del Señor, dominada por los espíritus malignos y esclavizada debajo de un tan pesado y satánico yugo: de Apostasía, de Doctrinas contrarias a la Verdadera Fe, de Violencia, Impureza y Pecado.

Solamente cuando todos ustedes vivan una vida mística, más angélica que terrenal, el mundo encontrará Paz, por eso, Yo aparezco tanto, por eso, Me manifiesto en tantos lugares. Para a través de lo sobrenatural, de Mis Apariciones y de la vía mística que Yo les enseño en Mis Mensajes, podamos juntos destruir las obras malignas de Satanás que llevaron al hombre a una profunda falta de Fe, y una tan profunda rebelión a Dios, cayendo en el abismo de los pecados, de los vicios más bajos y más oscuros.

¡Vengan Hijitos Míos! Júntense a Mí en la Oración, hagan por todas partes los Grupos de Oración que les he pedido, pues, solamente así, podremos salvar al mundo y reconducir al mundo al camino de la salvación. Continúen rezando Mi Sacratísimo Rosario y todas las Oraciones que les di aquí. Porque por medio de ellas, cada día más, les purificaré, embelleceré, elevaré y santificaré.

Vengan. Levanten sus ojos para Mí, Su Madre Revestida de Sol, que brilla para ustedes todos los días como señal de victoria y esperanza. Y alégrense Conmigo, porque la vuelta de Jesús está próxima y con Él, la victoria definitiva de ustedes se aproxima.

A todos bendigo: de LA CODOSERA… de EZQUIOGA… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados y tan Queridos. Les agradezco por estos días que pasaron aquí consolando Mi Corazón y el Corazón de Jesús, y dándonos su cariño y su amor. Sobre ustedes ahora desciende una Lluvia Copiosa de Bendiciones. Y sobretodo, sobre ti Marcos, el más esforzado y dedicado de Mis Hijos.”