Vistas a la página totales

Vicenza (Italia 1426 y 1428)

LAS APARICIONES DE VICENZA
“Nuestra Señora de Monte Bérico”
“Madre de Misericordia”


Italia (1426 y 1428)



También en el Santuario de las Apariciones de Jacareí, es divulgada la Aparición de Nuestra Madre Santísima en el Monte Bérico, en Vicenza-Italia, donde Ella se apareció para librar al pueblo de aquella región de una terrible peste.
El vidente Marcos Tadeo, en obediencia a la Madre de Dios ha hecho una película “VOCES DEL CIELO Nº 9” que narra los hechos. Esta Aparición es totalmente desconocida por la humanidad y sin embargo es muy importante para el Plan de Salvación que Nuestra Madre Celestial prepara para todos sus hijos, por eso es nuestro deber hacerlo conocido.



He aquí un Mensaje dado en Jacareí en la fecha 07 de Marzo del 2015, donde Nuestra Madre nos explicó la importancia de Su Manifestación en aquella región de Italia en el año 1426 y 1428:

“Mis Amados Hijos, hoy, ustedes conmemoran aquí más un aniversario mensual de Mis Apariciones. También conmemoran el aniversario de Mi Aparición en Vicenza, en el Monte Bérico, donde Yo realicé maravillas, librando aquella región de la peste a través de Mi Aparición que levantó una Gran Onda de Oración y Conversión. Haciendo con que Mis Hijos fuesen librados del gran mal que les asolaba.

Mi Aparición aquí, como Mi Aparición en Vicenza, es una Gran Gracia y el Gran Don de Mi Corazón para ustedes Mis Hijos. Pero porque ustedes rezan tan poco, ustedes no saben comprender el valor de Mi Presencia.

Tiempo vendrá en que Mis Apariciones serán retiradas de ustedes y ustedes llorarán y lamentarán por haber dado tan poco valor a esta Gracia tan extraordinaria de Dios.

Si no quieren ser aplastados por la desesperación, por el arrepentimiento y por el remordimiento del futuro, abran hoy mismo sus corazones para Mí, abran sus corazones para comprender el valor de Mi Presencia aquí.

Coloquen Mis Apariciones en primer lugar en sus vidas. Coloquen Mi Presencia en primer lugar en sus vidas, para que verdaderamente Yo pueda inundar sus vidas con las Gracias y la Luz que Yo traigo del Reino de los Cielos. Y así Mis Hijos, sus vidas serán Pura Luz para disipar las tinieblas del pecado y de Satanás, de este mundo que ya terminó de hundirse en el abismo de la perdición y de las tinieblas de la negación de Dios.

Yo continúo caminando con cada uno de ustedes y continúo intercediendo delante de Mi Hijo por cada uno de ustedes.

Yo les cubro con Mi Manto y ahora les bendigo: de FÁTIMA… de VICENZA… y de JACAREÍ.”


EL LUGAR DE LAS DOS APARICIONES



Los Montes Béricos son un grupo de colinas, sobre las que se alza Vicenza, ciudad capital de la provincia homónima ubicada en la región del Véneto, al norte de Italia. Allí se encuentra el Santuario donde Nuestra Señora se apareció dos veces, para consolar y proveer ayuda a la ciudad durante los difíciles tiempos de la peste.

HISTORIA DE LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA DE MONTE BÉRICO



Según los manuscritos de la época, desde el año 1404 hasta después del año 1428 el territorio fue sacudido y atormentado por la pestilencia y la enfermedad, tanto que la población declinó dramáticamente, ya fuera por las muchas muertes, ya por la huida de quienes buscaban un lugar más seguro.

En aquellos años de prueba, una mujer de setenta años de Vicenza, de nombre Vincenza Pasini, subía la colina cada mañana para llevar comida a su esposo Francesco di Giovanni da Montemezzo que trabajaba en su pequeña viña. El esposo era carpintero también.

Documentos revelan que Vincenza llevaba una vida simple y honesta, estaba dedicada a su fe y especialmente nutrida por la devoción cordial a la Madre de Dios. Ella acudía a Misa regularmente y era consciente de los pobres. Sus días estaban llenos de mucha oración y obras de bien, y su asistencia a la iglesia y a las funciones litúrgicas, y especialmente su caridad por todos, hacían de ella una auténtica cristiana.

07 de Marzo de 1426 - Primera Aparición



A las nueve de la mañana del 07 de marzo de 1426, Vincenza estaba subiendo la colina, en donde había una Cruz simple y donde ella acostumbraba a rezar pues se encontraba justo en el camino por donde ella pasaba, cuando súbitamente vio en frente suyo a una Mujer que, según los documentos, “se veía como la más hermosa Reina, con vestidos más resplandecientes que el sol, envuelta en una fragancia de mil aromas”. Vincenza estaba tan impresionada por la belleza de la visión que se desmayó y cayó a la tierra.

Cuando se recuperó, la Santísima Virgen se identificó:
“Soy la Virgen María, la Madre de Cristo, quien murió en la Cruz por la salvación de los hombres. Te ruego que vayas y digas en Mi Nombre al pueblo de Vicenza que deben construir en este lugar una iglesia en Mi honor si quieren recuperar su salud, o de otra manera la plaga no cesará.”

Llorando de alegría y de rodillas ante la Santísima, Vincenza preguntó: “Pero la gente no me creerá. Y ¿dónde, oh gloriosa Madre, encontraremos el dinero para hacer estas cosas?”.

La Santísima Virgen respondió:
“Insistirás para que el pueblo siga Mi deseo, de lo contrario nunca será liberado de la peste, y mientras no obedezcan verán a Mi hijo enojado con ellos”

Luego siguió diciendo:
“Como prueba de lo que digo, que excaven aquí, y de la árida roca brotará agua viva y, tan pronto como comience la construcción, no faltará el dinero.”

Después de decir esto, la Santísima Virgen María, con un grácil movimiento recogió una ramita, trazó la señal de la cruz en el suelo e incluso dibujó la forma de la iglesia a construir. Entonces plantó la ramita en la tierra donde ahora se erige el altar mayor del Santuario.

La Señora añadió:

“Todos aquellos que visiten esta iglesia con devoción en Mis días festivos y en cada Primer Domingo del mes, recibirán una abundancia de la Gracia y la Misericordia de Dios, y la bendición de Mis Manos maternales”.

Vincenza inmediatamente obedeció a la visión y comenzó a contarla a todos los que encontraba, pero pronto comprendió que nadie le creía. La plaga había forzado a la gente a pensar en otras cosas. Ella entonces fue a ver al Obispo Pietro Emiliani, que también le dio poco valor a lo que ella relataba. Mientras tanto, la plaga causaba estragos. Vincenza retomó su trabajo y sus actos de caridad y en los días de fiesta, subía a la colina para rezar en el punto donde la Virgen María se había parado.

01 de Agosto de 1428 - Segunda Aparición



De acuerdo con otros documentos, la Virgen apareció una vez más a Vincenza, esta vez el 01 de Agosto de 1428. La Señora repitió Su advertencia previa y Su recomendación por la salud del pueblo. Debido a las horribles condiciones de la plaga, la gente entonces lo creyó y tuvo un cambio de corazón. La severidad de la plaga les había inducido a buscar la ayuda de la Virgen María. El consejo y la Sala de Gobierno decidieron construir la iglesia en el Monte Bérico y comenzaron a trabajar sólo veinticuatro días después de la última Aparición. Tan pronto como la iglesia estuvo completa, la plaga desapareció y desde ese día, la región no volvió a sufrirla.

La Señora había hablado del agua que brotaría de una roca en el lugar donde el Santuario debía ser construido. Mientras la tierra era excavada para el Santuario, “una maravillosa e increíble cantidad de agua brotó como una fuente… rebasando como un abundante río que corre colina abajo con gran ruido”.
La peste cesó y el Obispo reconoció como auténticas las Apariciones. Después, durante un siglo se secó la fuente, hasta que en 1955, durante las excavaciones para el nuevo convento, se encontró la vena de agua.
Una hermosa estatua de Nuestra Señora de Monte Bérico fue entronizada en el Santuario, ahora una gran Basílica, para recibir las oraciones y veneración de su pueblo. Documentos en los archivos describen la estatua como “una imperiosa imagen de mármol, pintada con habilidad en varios y preciosos colores”. Representa a la Virgen con una sonrisa abierta. Su cabeza está enmarcada por rizos, y viste un velo decorado en oro, un vestido también de ese color, con un manto azulado y con borde dorado.

Figuras de niños, mujeres y hombres se agrupan bajo el manto que cae sobre los brazos extendidos de la Virgen. La Santísima Madre también lleva collares y una corona dorada que fue colocada allí por el Cardenal Giuseppe Sarto, el Patriarca de Venecia, quien sería el futuro Papa San Pío X.

Los restos mortales de la Venerable Vicenza Pasini
descansan en una urna de mármol dentro de la Basílica


Primera Guerra Mundial



Durante la Primera Guerra Mundial, la ciudad de Vicenza estaba detrás de las líneas de conflicto. Muy asustada, la gente hizo un voto a Nuestra Señora de Monte Bérico prometiendo que si ellos y sus tierras se mantenían a salvo, observarían el nacimiento de la Virgen María cada año de una forma especial. La Santísima Virgen respondió a la oración del pueblo, así que cada año, el 8 de Septiembre, grandes multitudes de gente visitan el Santuario para ofrecer su gratitud.

LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE MONTE BÉRICO









La primera iglesia levantada fue de estilo gótico y también un pequeño monasterio para dar cabida a una comunidad religiosa dedicada a la acogida de los peregrinos.
Después de un breve período en el cual la iglesia fue gobernada por los monjes de Santa Brígida, el complejo fue dado a los Siervos de María (1435), quienes todavía son los custodios del Santuario actualmente.

Desde entonces, el Santuario sufrió una serie de cambios: 1493-1498 se amplió el convento y la iglesia fue ampliada en 1475 por Lorenzo da Bologna. Entre los años 1590 y 1591 se realizaron otras modificaciones de las que ya no quedan rastros, ya que el templo mariano fue totalmente demolido en 1687. Ya en 1703, se levantó allí una iglesia con estilo barroco, a lo que se le agregó el campanario, el cual fue construido entre los años 1825 y 1852. Entre los años 1860 y 1861 fue reconstruida la fachada de la primera iglesia. La primera iglesia se divide en cinco tramos cubiertos con bóvedas de crucería sostenidas por columnas cubiertas de Marmorina en el siglo XIX. La imagen de la Virgen en la luneta de la puerta principal, fue construida por Pietro Pala.

La Iglesia del Borella tiene plan para cruzar inscrita en un cuadrado cuyos vértices hay cuatro salas más pequeñas cúpula cubiertos. En los tres lados exteriores, el cuarto está en el lado de la primera iglesia, se repite la misma fachada.

En la Basílica de Monte Berico se congregan un millón de peregrinos cada año, y se convierte en el destino ideal para aquellos que quieren recorrer el camino de María, en su posición única entre Cristo y la iglesia.

De especial valor religioso es la "Estatua de la Virgen", colocada sobre el altar, el lugar santificado por los pies de la Virgen, según la tradición. La escultura fue realizada entre los años 1428 y 1430 por Nicholas de Venecia. La estatua se define como la Madre de la Misericordia iconográfico o el manto de la Virgen. Representa a María como la madre de todos los hijos de Dios que están bajo la protección de la capa.




Peregrina de Jacareí visitando la Basílica de Nuestra Señora de Monte Bérico
gracias a la película hecha por el vidente Marcos Tadeo


OTROS LINKS DE INTERÉS:

Película Voces del Cielo 9: Contiene la historia de Tres Apariciones










No hay comentarios.:

Publicar un comentario