Vistas a la página totales

miércoles, 7 de marzo de 2018

18 de Febrero de 2018 - Mensaje de la Virgen María y de Santa Bernadette a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 18 de Febrero de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:

www.apparitionstv.com



FIESTA DE SANTA BERNADETTE DE LOURDES
MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA Y SANTA BERNADETTE
Marcos: “Sí, sí Mi Señora. Lo haré, sí. Sí, lo haré sí. Sí, voy hacerlo, sí. Sí lo haré, sí lo haré. Cuantos Rosarios quieras, lo haré”.

MENSAJE DE MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ
“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes contemplan a Mi Hija Bernadette y la celebran, Yo convido a ustedes a ser como Ella: Llamas de Amor.
Sean Llamas de Amor, viviendo como Ella vivió, en obediencia a Mis Mensajes, rezando siempre más el Rosario con amor ardiente, haciendo penitencia y procurando por todos los modos, agradar al Señor por obras santas de amor.
Sean Llamas ardientes de Amor, como Mi Hija Bernadette, haciendo todos los días muchas obras de verdadero Amor por el Señor y por Mí. Ella entendió muy bien que la Fe sin obras es muerta y por eso siempre vivió, siempre practicó la Fe y el Amor de obras.
Sean como Ella: hagan obras de amor aunque pequeñitas, pues, lo que determina la grandeza de una obra no es tanto el tamaño de la obra en sí, pero la grandeza del Amor con que se la hace. Y cada vez más crezcan en este Amor.
Cuanto más ustedes hicieren con Amor las pequeñas obras, tanto más ustedes serán capaces de hacer las grandes. Y cuanto más fieles ustedes fueren en las pequeñas obras, más el Señor confiará grandes obras a ustedes y ustedes conseguirán hacerlas con Amor Perfecto, dando así, grande gloria y alabanza al Señor.
Sean las vallas de Amor como Mi Hija Bernadette fue. Sí, en la Gruta había una valla de un Rosedal sobre la cual aparecí.
Aquella valla de rosas, nada más era de que una figura perfecta de lo que era el alma de Mi Hija Bernadette. Donde Yo encontré siempre las rosas más perfumadas y bellas: de amor, de obediencia, de penitencia, de docilidad, de humildad y de total sumisión a Mi Voz Materna.
La misma cosa quiero encontrar en las almas de ustedes, por eso, sean las vallas de Amor que Me dan todos los días las rosas más bellas: de docilidad a Mi Voz, de obediencia a Mis Mensajes, de penitencia. Expiando los pecados de ustedes y los del mundo, aceptando con paciencia los sufrimientos que Dios envía y también practicando obras penitenciales para eso.
Las rosas más bellas de sacrificio, haciendo actos voluntarios de sacrificio por la conversión de la humanidad.
Sean las rosas más perfumadas de Fe y de Amor. Así, verdaderamente ustedes se asemejarán a Mi Hijita Bernadette, y en el alma de ustedes Yo podré también, derramar Mi gran Gracia de Amor, Mi gran Llama de Amor como derramé en la de Ella. Y por medio de ustedes, podré también convertir y salvar tantos de Mis hijos que están perdidos como hice a través de Mi Hija Bernadette.
Por fin, sean, verdaderamente, una Roca de Massabielle. Sí, Massabielle era una figura de lo que era el alma de Mi Hijita Bernadette: roca firma de Amor, de obediencia y perseverancia que todo sufrió, todo soportó, todo aguantó por Mi Amor y perseveró en el Amor hasta el fin. Y por eso, venció al mundo, el Demonio y a la carne.
Es una roca así que Yo quiero que ustedes sean también, para que entonces, venciendo el mundo, el Demonio y la carne, ustedes puedan dar al mundo un ejemplo brillante de Santidad y de Amor como Ella dio.
¡Conviértanse sin demora! Pues en breve, habrán dos grandes avisos para toda la humanidad, dos grandes sufrimientos que la harán sufrir. Y como Yo dije ayer, la Espada de la Justicia pasará por seis naciones.
¡Recen, recen mucho! Porque con la oración del Rosario, con la Penitencia y el Sacrificio ustedes pueden impedir todos esos males y alcanzar Misericordia.
Contiúen rezando Mi Santísimo Rosario todos los días, con el corazón, procurando meditar en los Misterios de la Salvación y al mismo tiempo dejando Mi Gracia de Amor entrar en sus corazones.
Abranme sus corazones por el Rosario y Yo llenaré sus corazones con Mi Llama de Amor. Recen el Rosario y ustedes serán grandes Santos abrasados de Amor.
¡Conviértanse! Renuncien a la voluntad de ustedes. Mueran para el propio querer y entonces, la Voluntad de Dios comenzará a suceder en las vidas de ustedes. Cuando la voluntad de ustedes sale de sus corazones, cuando ustedes renuncian a sus planes, los Planes del Señor comienzan a suceder en ustedes.
Recen por Mis Planes Maternos, trabajen intensamente en la divulgación de Mis Mensajes para que más una etapa de Mi Plan Materno de Amor se cumpla.
Yo aparecí en Lourdes para comenzar Mi gran Plan de Amor según el Secreto de París, de La Salette y según lo que Yo también confié a Mi hijita Bernadette. Y pasando por todas Mis Apariciones hasta aquí, he procurado realizar Mi Plan para salvar toda la humanidad.
Bernadette fue la trabajadora de las primeras horas del día del Señor, ustedes con Mi hijito Marcos son los trabajadores de la última hora. Y ahora que falta apenas media hora para que ese día del Señor termine, ese día de adviento termine, ustedes deben trabajar intensamente.
Pues de aquí a media hora Mi Hijo volverá y Él dará a cada uno según sus obras. Y ay de aquellos que estuvieren con las manos vacías de buenas obras y llenas de obras de la carne, del mundo y de las tinieblas.
¡Recen, recen mucho! Mi Hijo está por volver, sean Santos y vengan aquí para que Yo pueda continuar la conversión de ustedes.
Coloquen estos Cenáculos que son Mis Aulas de Santidad y de Amor en primer lugar y Yo también colocaré a ustedes  en primero y les daré las gracias que ustedes Me piden.
Comprendan que en breve Mis Apariciones terminarán e incluso habrá un tiempo en que ustedes no podrán tener más tantos Cenáculos como ahora. Y aquellos que no hubieren aprendido a amar, aprendido a ser Santos, aquellos que no hubieren verdaderamente juntado los méritos suficientes para el Cielo, cuando vinieren los Castigos se arrepentirán, se desesperarán, llorarán pero será demasiado tarde.
Ahora, que es hora de ustedes aprender Mis lecciones de santidad que doy aquí, si cerraren el corazón, ustedes estarán cerrando la última puerta de salvación que había para ustedes. Por eso, abran sus corazones y mientras todavía es tiempo de salvación.
Yo bendigo a todos y especialmente a ti, Mi amadísimo hijo Marcos, que obedientísimo a Mí, hiciste las películas de Mi Aparición en Lourdes para todos Mis hijos y también la Coronilla de Mi hijita Bernadette.
Quiero que tú hagas una nueva Coronilla para Ella con nuevos Mensajes y Meditaciones. Hagan a Mis hijos comprender y amar a Mi hija predilecta Bernadette, pues comprendiéndola, comprenderán Mi Mensaje, pues Ella es Mi Mensaje vivo para la humanidad.
Así, Mi Corazón será consolado, glorificado y triunfará en Mis hijos. A ti, Mi Ángel obedientísimo de Amor, en quien siempre encontré tanta obediencia y docilidad como en Mi hijita Bernadette y a todos Mis hijos, bendigo con Amor: de LOURDES… de PELLEVOISIN… y de JACAREÍ”.

MENSAJE DE SANTA BERNADETTE
(Se dirige primeramente al Sr. Carlos Tadeo Nunes, Padre espiritual del vidente Marcos)
“Amado hermano Carlos Tadeo, hoy, vengo a darte Mi Mensaje mensual. Yo, Bernadette te amo mucho y siempre estaré a tu lado, nunca te dejaré. ¿A caso, aquella que tanto sufrió por ti, podrá olvidarte o dejar de amarte?
¡Oh, no! Mi Corazón te amó tanto, tanto que en la hora de la muerte, cuando Mi alma se desprendía de Mi Cuerpo, ofrecí el gran dolor que causó la parada de Mi Corazón y también la falencia de todos Mis órganos por ti, por tus intenciones.
Sí, fue un dolor terrible, tan terrible que Mi mente, Mis órganos no pudieron soportar. Fue un dolor tan grande como Yo nunca había sentido en toda Mi Vida. Y verdaderamente todo aquel dolor, ofrecí por ti porque mucho amo y mucho quiero tu santificación. Sí, tú debes ser un gran santo en el futuro para el mayor triunfo y gloria de la Santísima Trinidad.
Ese es el Plan de Dios para ti, por eso, como Yo, aléjate siempre más de las cosas mundanas, ama el recogimiento y el silencio. Sé muy prudente en la conversación con las criaturas, pues en la locuacidad, o sea, en el hablar demasiado, siempre habrá algún error, siempre habrá algún mal.
Procura siempre más la oración, la lectura espiritual, procura siempre más estar en la compañía de las almas santas que pueden ayudarte en la senda de la Santidad. Explicándole las cosas del Ciel que son inmensamente más bellas, más salutares, más benéficas que las cosas mundanas.
Procura siempre más fortalecer tu fe con la oración del corazón, con la oración mental. Procúrame en la oración y tú Me encontrarás, procura aprender Mis Lecciones de Amor estudiando Mi Vida y tú comprenderás cual es el amor, cual es la santidad que la Madre de Dios desea de ti. Cual obediencia y las virtudes que Ella espera de ti.
Así, tú también serás una valla de rosas de Amor que darán a Ella: el perfume, la belleza y el candor de todas las Virtudes por Ella más queridas. Sé también la rosa blanca de la oración, rezando siempre más el Rosario y todas las oraciones que la Madre de Dios te pidió, pues así, tú cada vez más te asemejarás a Mí y crecerás en la Santidad que hará con que muchas otras almas también deseen seguirte por esa senda luminosa que conduce al Cielo.
Como Yo, sé una valla de amor, viviendo de amor, siendo amor y dando a la Madre de Dios; amor… amor… siempre más amor.
Sí, como Yo, tú no tendrás la gloria, no tendrás la felicidad plena en esta vida, pero sí en la otra. Tu felicidad no será conforme a la del mundo, que es hecha de honores y de placeres. Tu felicidad será la de ser amado por la Madre de Dios, la de ser un predilecto de la Madre de Dios, la de ser un escogido de la Madre de Dios, para junto con un alma privilegiada cumplir una noble misión y salvar muchas almas para Ella.
Esta gran alegría será mezclada con algunos sufrimientos, pero eso no te impedirá nunca en tu vuelo para el Cielo, porque Yo estaré a tu lado siempre para ayudarte a llegar allá.
Yo seré las alas que te permitirán volar bien alto rumbo al Cielo, rumbo a los brazos del Señor y de la Madre de Dios. El amor que tú tengas a Mí, la devoción para Conmigo, serán tus alas veloces que te harán volar bien alto.
Y por fin, te pido amado hermano: da, da a conocer siempre más Mi Vida a Mis hermanos, por medio de las Películas que tu hijo hizo, por medio de Mi Coronilla. También, por medio de Mis Imágenes, para que verdaderamente todos conociéndome puedan amar a la Madre de Dios. Pues, cuando todos Me conozcan, entonces, todos entenderán el Mensaje de Lourdes, porque Yo Soy el Mensaje vivo de la Madre de Dios para toda la humanidad.
Lleva Mi Vida a todos, cuanto más todos vinieren a Mí, más los llevaré a la Madre de Dios y cuanto más todos llegaren a Ella, más llegarán a Dios, pues Ella es la Escalera del Cielo.
Yo deseo que tú, en el mes de Marzo des a todos Mis hermanos, des a todos los hijos de la Inmaculada, el Rosario de la Inmaculada Nº 8. Y también, que tú des a todos Mis hermanos la Película de Mi Vida, para que puedan conocerme y amarme siempre más. Para que puedan también conocer y amar más a la Madre de Dios, tú debes dar a todos ellos los bellísimos CD’s que tu hijo hizo: María honra de nuestro pueblo.
Pues allí viendo las Glorias y la Bondad de la Madre de Dios comprenderán que Madre ellos tienen en el Cielo. Y recurriendo a Ella con confianza recibirán de Ella: Amor, Gracia y Paz. Y así, la gloria de Ella brillará en tu ciudad, en tu tierra y en el mundo entero.
Yo, Bernadette, te bendigo y te digo: Ama al hijo que te fue dado, el Viento de la Inmaculada. Sí, así como el viento en la Gruta Me hizo mirar para la Gruta y ver a la Madre de Dios y aproximarme de Ella y unirme con Ella de un modo que nunca, nadie jamás pudo separar.
Y allí en aquel viento que sopló comenzó comenzó Mi santificación, comenzó Mi salvación. Así también, cuando el viento de la Inmaculada sopló en tu vida, cuanto escuchaste el rumor de este viento que es la voz de tu hijo Marcos.
Allí comenzó tu santificación, comenzó, para valer, la obra de tu salvación. Y cuanto más escuches el rumor  de este viento, cuanto más te dejes conducir, llevar por este viento, tanto más te aproximarás de la Inmaculada, tanto más tú la sentirás, tanto más tú la percebirás, tanto más te aproximarás de Ella y te unirás con Ella y serás uno sólo en el Amor con Ella.
Yo te bendigo con Amor y te digo: Así, como Yo fui la mayor gracia de la Inmaculada para Mis padres. Así también, tu hijo Marcos es la mayor gracia de la Inmaculada para ti.
Y así, como por Mis méritos, Mis padres fueron salvos, por los méritos de tu hijo Marcos, tuviste la Gracia de un lugar en el Cielo, dado a ti por la Madre de Dios a través de él. Y muchas otras Gracias aún tendrás.
Seas, pues feliz, y vive siempre siendo una valla de rosas místicas de Amor de la Madre de Dios. Yo te bendigo con Amor: de LOURDES… de NEVERS… y de JACAREÍ”.
(Ahora Santa Bernadette se dirige a los fieles y peregrinos del Santuario)
“Queridos hermanos Míos, sean verdaderamente, las rocas de Amor de la Madre de Dios. Sean como la roca de Massabielle, sean rocas de Amor, que aman al Señor y aman a la Madre de Dios sobre todas las cosas. Y por más que los vientos y que las inundaciones, que las aguas de las tentaciones, de las pruebas, aunque el río de aguas que el Dragón vomita para tentar sumergir a ustedes y hacer desaparecer en el alma de ustedes el Amor y la Fe por la Mujer vestida de Sol.
Aún así, ustedes resistan fielmente y como rocas permanezcan inalterables en la Fe, en el Amor y en la Obediencia a Ella.
Sean rocas de Oración, de una oración cada vez más ardiente y profunda, de una penitencia cada vez más sincera y frecuente. Y de un espíritu de sacrificio, que lleve a ustedes a aceptar todas las cruces, todos los sufrimientos que el Señor les permita. Ofreciendo como expiación por los pecados de ustedes mismos, de sus familiares y del mundo, para que así,  todas las almas puedan tener la oportunidad, la Gracia de la conversión y de la salvación.
Sean las rocas de Fe, de una Fe semejante a la Mía, de una Fe semejante al del Santo Job. Una fe que incluso perdiendo los bienes, la familia, la salud y todo más, ustedes permanezcan firmes en el Amor de Dios y en el Amor de Nuestra Reina Santísima, en el servicio a Ella.
Para que así, verdaderamente ustedes puedan dar al mundo un ejemplo brillante de verdadera Fe y de verdadero Amor. Sean rocas de un Amor firme, de una Esperanza solida y de una Caridad ardiente, para que entonces, verdaderamente en ustedes la Madre de Dios pueda también venir a vivir, venir a reinar y venir a realizar las maravillas como Ella hizo en la Roca de Massabielle.
Así, ustedes verdaderamente se tornarán como que Grutas Místicas, donde todas las almas podrán encontrarse con Ella. Y en fin, en Ella, encontrar toda la Paz, todo el Amor que necesitan y por medio de Ella llegar a la salvación, pues Ella es la Escalera del Cielo.
Recen el Santísimo Rosario todos los días, siempre pidiendo el aumento de la Fe, del Amor, de la Caridad y de la Esperanza en ustedes. Y también, pidiendo que siempre más, ustedes se tornen las rocas místicas de Fe, de Amor, de Caridad. Para enseñar a este mundo envuelto en tinieblas el verdadero Amor, la verdadera Caridad, el verdadero Amor a Dios.  Y también, enseñar al mundo que solamente en Dios se puede encontrar la felicidad y la Paz verdadera. Y solamente en la Madre de Dios se puede encontrar la fuente del verdadero Amor y de la Paz.
A todos Yo bendigo con Amor: de LOURDES… de NEVERS… y de JACAREÍ”.

(Marcos): “¿Querida Madrecita del Cielo, Usted Señora y Santa Bernadette puede tocar en estas Imágenes y Rosarios que hicimos para la oración y protección de tus hijos?”
(María Santísima): “Conforme ya dije, adonde quiera que una de estas Imágenes o Rosarios lleguen, allí Yo estaré viva llevando las grandes Gracias del Señor. A todos bendigo, a todos agradezco por todo lo que han hecho por Mí.
Yo te agradezco también Mi querido hijo David, por la película que hiciste de la vida de Mi hijo Marcos. Pues, mostrando al mundo lo que él hizo, lo que él sufrió por Mí, tú glorificaste Mi Aparición, tornaste Mi poder materno que siempre actuó en la vida de Mi hijo Marcos. Tornaste ese poder visto por todos Mis hijos, hiciste entonces brillar Mi Gloria. Mostraste como nunca que Yo estoy viva aquí en esta Aparición. Y en la persona y en la obra de Mi hijo Marcos, Mi viento, el viento de la Inmaculada, Yo realicé grande obras de conversión y salvación en la vida de todos Mis hijos.
Y todos aquellos que te ayudaron también, ahora reciben Mi bendición maternal. Gracias Mi apóstol y Mi hijo, Mi Corazón Inmaculado te bendice ahora.
Y bendice también a ti, Mi querido hijo Micael, gracias por tu ‘Sí’ a Mí.
Gracias por dedicar tu vida a Mí. Gracias por perseverar en Mi servicio, en el servicio a Mí, aquí. Gracias por decir ‘NO’ al mundo cada día de tu vida. Gracias por amarme más que al mundo, más que la familia, más que a ti mismo.
Gracias por ser también una pequeña rosa mística de amor que todos los días Me da el perfume de la oración, del servicio, de la obediencia. Yo te bendigo, felicidades por tu aniversario.
Y a todos Mis hijos que Me aman verdaderamente, sobre todos desciende de nuevo Mi Bendición Materna y Mi Paz”.
(Santa Bernadette): “Hasta pronto a todos, hasta pronto a ti amadísimo Marcos. Y también, a ti Mi amadísimo hermano Carlos Tadeo. Guárdate del mundo, guárdate para Dios, guarda tu alma para el Cielo. Guarda tu alma para la Madre de Dios. Pierde tu vida por Ella y tú la encontrarás como Yo encontré. Yo te bendigo con amor y te cubro con Mi Manto de luz ahora”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario