Vistas a la página totales

viernes, 1 de junio de 2018

13 de Mayo de 2018 - Mensaje de la Virgen María, Santa Jacinta Marto y San Francisco Marto a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 13 de Mayo de 2018
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial:


101° ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES DE FÁTIMA (PORTUGAL)

MENSAJE DE MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ
“Queridos hijos, hoy cuando celebran aquí más un aniversario de Mis Apariciones en Fátima a Mis tres pastorcillos privilegiados, Lucía, Francisco y Jacinta; vengo del Cielo para decir a ustedes: ‘Soy la gran señal que apareció en el cielo de la humanidad en el año de 1917, para comunicar a toda la humanidad, a todos Mis hijos, Mis Mensajes de amor, de conversión, de oración.’
Y para alertar a la humanidad entera que Mi enemigo, el adversario, la serpiente, la estrella del abismo, había subido del fondo del abismo con gran furor. Y finalmente haría su última ofensiva, su última gran tentativa y empresa para llevar a toda la humanidad a la condenación eterna, a la rebelión contra Dios, a la perdición.
Por eso, Mi enemigo en aquel año profético de 1917, hizo con que sus secuaces, los comunistas ateos, tomasen el poder en Rusia, para de allá esparcir su reino de tinieblas, de pecado, de muerte y de ateísmo, de negación de Dios por toda la humanidad, esclavizando a todos los pueblos a su imperio diabólico.
Por eso Yo bajé poderosa, terrible como un ejército en orden de batalla y en Fátima aparecí a Mis tres pastorcillos como la Mujer Vestida de Sol, como la gran señal que apareció en el Cielo, como está escrito en el Apocalipsis 12, para finalmente trabar la última de todas las batallas contra Mi enemigo, la estrella del abismo, la serpiente, hasta aplastar su cabeza y liberar a toda la humanidad de su tiránico poder.
Soy la gran señal que aparece en el cielo con el Rosario en las manos, para dar a Mis hijos el arma invencible de la victoria. Por eso en Fátima, Yo traía siempre Mi Rosario luminoso en Mis manos y en todas Mis Apariciones pedí que todos rezasen el Rosario todos los días, para acabar la guerra, por la conversión de los pecadores y para que la humanidad finalmente pudiese tener la paz.
Di al Rosario todo el poder de Mi Corazón y Mi Hijo Jesús dio también a Mi Rosario todas las grandes gracias de Su Divino Corazón. Por eso, quién reza el Rosario se salva. Quién no lo reza, se condena.
Es por eso que el pecador que rece Mi Rosario, aunque sea una única vez con amor, no será condenado al fuego del infierno, porque eso garantizará para él todas las gracias necesarias para la conversión y salvación antes de la muerte.
Sí, cuando Mi Rosario es rezado, el infierno entero estremece, muchas almas que son tentadas por Satanás son liberadas, el efecto de la tentación del enemigo cesa en las almas de Mis hijos y ellos son tocados por los rayos de la gracia de Dios y se abren al Amor de Dios, tornándose enamorados por el Señor.
Cuando ustedes rezan el Rosario Mis hijos, una luz tan grande baja del Paraíso y se derrama sobre la tierra que, el demonio y sus secuaces quedan completamente ciegos por esa luz y no pueden hacer el mal a ustedes ni a las almas por las cuales ustedes rezan.
Aunque las apariencias contrarias digan lo contrario a ustedes, cuando ustedes rezan el Rosario, la Madre del Cielo está silenciosamente volando de un lado a otro con los Santos Ángeles, llevando las gracias de las Ave Marías que ustedes ofertan a Mí. Y esas gracias la Madre del Cielo derrama sobre todas las almas del mundo y especialmente a aquellas por las cuales ustedes rezan y encomiendan a Mí.
Por eso, confianza. Yo jamás dejé de atender un pedido que fuese que Mi siervo Domingo Me hizo a través del Rosario. Y también nunca dejaré de atender hijitos, los pedidos que ustedes Me hacen por el Rosario, pues, a los que rezan Mi Rosario, Yo doy todo, todo lo que es conforme a la Voluntad del Señor.
Prometo que el alma que rece Mi Rosario fielmente todos los días, se salvará con toda su familia. Y más, prometo que aquél que Me sirva rezando Mi Rosario todos los días, a cada día 7, quitará del Purgatorio a 15 almas de sus parientes, en honra de los 15 misterios de Mi Rosario, a su elección. Y cuando todas las personas conocidas acaben, salvaré a los antepasados desconocidos de ustedes.
Aquél que rece Mi Rosario a cada día 7 y especialmente en la fiesta de Mi Santísimo Rosario, en el día 7 de octubre, recibirá de Mí 15.000 bendiciones en honra de los 15 misterios de Mi Rosario. Bendiciones que podrán inclusive dirigir para las almas que ustedes quisieren.
Soy la Señora del Rosario y aparecí en Fátima con este título para mostrar a todos Mis hijos el camino por el cual deben seguir hasta alcanzar la gran victoria, que es el camino de la oración de Mi Rosario, que todo puede cambiar, que a todos puede salvar.
Cuando ustedes rezaren el Rosario, Yo estaré viva, presente allí con Mis Ángeles y sentirán Mi presencia, sentirán el dulce perfume de Mi Amor derramando gracias sobre todos ustedes Mis hijos amados.
Yo Soy la gran señal que aparece en el Cielo, que apareció en Fátima para abrir finalmente los últimos sellos del libro del Apocalipsis, revelar los últimos secretos allí escondidos y llevar a toda la humanidad finalmente a la liberación completa de Satanás y la vuelta para el Señor, para el único Dios, para el único Señor de la salvación y de la paz.
Por eso es que en Fátima hice el gran milagro del sol, para mostrar a todos Mis hijos, Mi gran poder de Reina Victoriosa del Universo, de Co-Redentora, de Abogada y Medianera de todas las gracias. Y también como la gran señal en el Cielo que muestra a todos, el camino de la oración, de la penitencia, del sacrificio y de la conversión que deben seguir.
Por eso hijitos, den hoy su ‘Sí’ a Mí como Mis pastorcillos Me dieron y en ustedes Yo imprimiré Mi señal materna. Y entonces, Yo, el Gran Ángel del Apocalipsis, que tengo en la mano las llaves del abismo, Yo que cerraré aquí en estas Apariciones este abismo y en ello a Mi enemigo y a todos los demonios, sellando para siempre el abismo infernal, de donde nunca más Mi enemigo podrá salir para hacer el mal a ustedes y para causar sufrimientos y tribulaciones, dolores a ustedes.
Aquí donde voy a cerrar el abismo y producir el gran triunfo de Mi Inmaculado Corazón, de ustedes pido el ‘Sí’, el ‘Sí’ para que Yo pueda imprimir en ustedes Mi materna señal, la señal de Mi Hijo Jesús. Y en la vida de ustedes pueda realizar las grandes maravillas del Señor, para transformar a ustedes en obras de gran belleza, de gran santidad, de gran perfección como Yo hice con Mis pastorcillos.
Y así como Yo no pedí de Mis pastorcillos ni riquezas, ni oro, ni plata, ni grandes conocimientos, pero sí, un gran amor. Lo mismo pido a ustedes: amor y docilidad grandes como la de estos niños. Denme el ‘Sí’ de ustedes y transformaré a ustedes Mis hijos, verdaderamente, en Mi cielo en la tierra, donde realizaré las mayores maravillas de Mi Amor Materno.
Aquí en Jacareí, donde terminaré aquello que comencé en Fátima, donde con Mi hijito Marcos llevaré al éxito, al tope, los planes iniciados según los secretos de Fátima. Deseo de todos ustedes un ‘Sí’ completo, total y sin reservas como los de Mis pastorcillos de Fátima y como el de Mi cuarto pastorcillo Marcos.
Para que así, verdaderamente, en ustedes, los designios del Señor y los de Mi Corazón Inmaculado se cumplan, haciendo con que el reino de Satanás caiga en ruinas repentinamente y como por encanto, él se vea sin nada y Mi enemigo sea lanzado en los abismos eternos, donde será castigado eternamente por todo el mal que hizo a los hijos del Señor.
Lo que Yo he hecho aquí en el Brasil recientemente, derribando por tierra el reino de Mi enemigo, de un momento a otro, es la prueba para ustedes del gran poder que Yo tengo. Para en un instante derribar a Satanás y todas sus obras e instaurar Mi triunfo.
Tengan confianza, no teman, por fin Mi Corazón Inmaculado triunfará.
Y aquí terminaré aquello que comencé en Fátima y haré, cumpliré la promesa que hice en Fátima: de instaurar en todo el mundo el Reino del Señor, el Reino de Mi Inmaculado Corazón, que es el Reino de Paz y Amor, donde ninguna lágrima más caerá de los ojos de Mis hijos, porque la Madre del Cielo habrá hecho con que todas las cosas antiguas de este mundo no existan más.”

MENSAJE PRIVADO PARA CARLOS TADEO
“Amado hijito Carlos Tadeo, ayer revelé un nuevo dolor secreto Mío sufrido por ti.
Quédate sabiendo Mi hijo que, Safira no levantó apenas calumnias contra Mí, pero una vez su odio contra Mí llegó a un tal punto que ella Me lanzó de una escalera abajo.
Era tan alta la escalera que aquella caída habría sido fatal para Mí si el Señor no hubiese enviado algunos de Mis Ángeles de la Guarda para ayudarme y para impedir que Yo golpease Mi cabeza y muriese instantáneamente.
Quedé herida, sangré, pero el Señor no permitió que Yo muriese. Yo ofrecí también aquel dolor por ti hijo Mío, para que ahora pudieses recibir todas las gracias de Mi Corazón Inmaculado, todas las bendiciones del Sagrado Corazón de Jesús y toda la benevolencia de la Santísima Trinidad.
Safira llegó a odiarme tanto que, todas las tareas que Mis maestros, que Mis preceptores Me daban, después de terminarlas, ella iba allá y deshacía todo. Y Mis maestros que no sabían de la verdad, pensaban que Yo era perezosa, dejada y desobediente, que no había hecho las tareas que ellos Me habían mandado hacer.
Y por eso, se enojaban Conmigo, Me humillaban y Me censuraban públicamente delante de Mis compañeras y Me daban muchos castigos como, por ejemplo: el de no poder rezar con Mis compañeras en el Templo, lo que causaba a Mi Corazón gran dolor, diciendo que Yo era indigna de estar con las otras por Mis faltas.
Todo eso ofrecí por ti hijito, para que hoy pudieses recibir las gracias de los méritos de estos sufrimientos que a lo largo de un año entero Yo soporté y padecí en el Templo. Llegaban incluso Mis preceptores a dejarme algunas veces sin comida, para así castigarme y hacerme como ellos pensaban, arrepentirme de Mis faltas.
Esos ayunos prolongados causaron en Mi cuerpo cierta flaqueza física y cierto desfallecimiento, lo que ofrecí también por ti con todo el amor de Mi Corazón.
Que todo esto hijo se grabe en tu corazón como fuego, como un sello. Y que nunca olvides de cuanto Yo sufrí por ti, de cuanto Yo te amé y de cuanto por ti Yo estaba dispuesta siempre más a sufrir y padecer. Y que así, tu corazón se alegre por verse tan amado por la Madre del Altísimo, que por amor a ti tanto padeció y tanto sufrió, tanto se sacrificó.
Una madre que ama a su hijo, hace todo por el hijo, sufre todo por el hijo. Si Yo sufrí tanto por ti e hice tanto por ti, es la prueba del gran amor que Yo tengo por ti hijito, amor verdadero. Por eso, no temas. Mi Amor nunca pasará. Los cielos, la tierra, las naciones, las lenguas, los dones, las profecías y todo más pasará, pero Mi Amor por ti jamás pasará.
Por eso, en las tribulaciones, en las aflicciones, en las angustias, no temas. Mamá es por ti, Mamá es a tu favor, Mamá es tu guía, Mamá es tu maestra, Mamá es tu luz, es tu estrella guía, que te lleva siempre más por el camino cierto que te conducirá al Cielo.
Yo Soy tu estrella del mar. Yo Soy María de Carlos Tadeo.
Sí, Soy María de Carlos Tadeo, porque por este hijo todo sufrí, todo padecí. Y si fuese necesario, volvería a este mundo nuevamente para sufrir todo otra vez y mucho más, porque eres precioso a Mis ojos, eres caro a Mi Corazón y por ti Yo doy mundos, Yo doy reinos, Yo doy incluso planetas y galaxias… todo para no perderte, para no separarme de ti.
Continúa rezando Mi Rosario todos los días. Muchas gracias por tu venida aquí, quitaste 592.000 espinas de Mi Inmaculado Corazón en estos días en que estás aquí, alabándome, rezando. Y también amando, curando, cuidando del hijo de Mis profecías, de aquél que Conmigo cerrará el abismo y en ello a la serpiente, la estrella del abismo, el dragón infernal y a todos los demonios. El hijo que tiene Conmigo la mano en la llave que cerrará todos los secretos iniciados en Fátima y que Conmigo llevará a toda la humanidad al mayor triunfo de Mi Inmaculado Corazón.
Alegra tu corazón hijo Mío y ama siempre más al hijo que te di, pues, así como los padres de Mis pastorcillos fueron perdonados y salvos por los méritos del ‘Sí’ de sus hijos, así también recibirás todas las gracias, todas las bendiciones del Cielo, siempre más, por los méritos del hijo que te di. Y toda gracia que él reciba, siempre también será tuya, porque Yo te hice consorte de él en el amor, en las gracias y un día también en la gloria.
Yo te amo y te bendigo ahora.
Ahora la Madre de Dios se dirige nuevamente a todos Sus hijos.
Y bendigo también a todos Mis hijos.
Yo estoy salva, estoy haciendo todo para que todos se salven. Una madre hace todo lo que puede para salvar a su hijo. Y es eso lo que Yo estoy haciendo Mis hijos, desde París, desde Lourdes, desde Fátima. Permanezco más en la tierra, vivo más en la tierra que en el Cielo, amando a Mis hijos, socorriendo a Mis hijos, salvando a Mis hijos y dando Mensajes de Amor para salvar a Mis hijos.
Abran sus corazones, denme su ‘Sí’ y hoy mismo Mi Llama de Amor los transformará en nuevos pastorcillos, abrasados de amor, que Conmigo incendiarán a todo el mundo con las Llamas del Amor Místico del Espíritu Santo.
Ofrézcanse completamente a Dios, dense completamente a Mí como Mis pastorcillos y Yo también Me daré completamente a ustedes con Mi Amor y Mis Gracias.
Recen Mi Rosario todos los días, por ello triunfaré siempre más en ustedes.
A todos bendigo con amor: de FÁTIMA… de BONATE… y de JACAREÍ.”

MENSAJE PRIVADO DE SANTA JACINTA MARTO

“Amado hermano Carlos Tadeo, Yo, Jacinta, sierva del Señor y de la Madre de Dios, vengo hoy para bendecirte y para decirte: ‘Yo te amo, Yo te amo, Yo te amo.’
Ofrecí por ti todos los dolores de Mi vida, principalmente aquel que padecí en el hospital de Lisboa donde morí solita.
En el momento de Mi muerte, la Madre de Dios Me mostró a ti, un alma predilecta de Ella, que en el futuro sería unida a un alma privilegiada, para terminar aquello que Ella había comenzado Conmigo, con Mi hermano y con Mi prima Lucía en Fátima.
Ella Me pidió que ofreciese todos Mis dolores por ti y también Mi muerte. Ofrecí Mi vida por ti alegremente, generosamente. Y en aquel momento el dolor que sentí fue tan fuerte que Me hizo llorar lágrimas de sangre.
Ofrecí todo por ti, todo. Por eso, no temas nada. Yo estaré siempre contigo junto con Mi hermano Francisco. Nosotros te protegeremos, siempre cuidaremos de ti y nunca permitiremos que ningún mal prevalezca sobre ti.
Yo estoy siempre cerca de ti y en los días 13 de cada mes, siempre Nosotros con Nuestra Reina y Señora Santísima te bendecimos.
Y hoy te hago una nueva promesa: todos los años en el día de Mi muerte que ofrecí por ti, 20 de febrero, Yo te daré una bendición particular Mía y también de Mi hermanito Francisco.
En ese día, podrás también pedir cualquier cosa, cualquier gracia que sea de la Voluntad del Señor y Nosotros ofreceremos Nuestros méritos delante de Dios por ti, para alcanzar todas las gracias que supliques.
También en los días 13, especialmente de mayo, de junio y de octubre, Yo y Mi hermanito Francisco vendremos del Cielo para derramar sobre ti 13 bendiciones, que inclusive podrás indicar personas que también quieras que las reciban. Sí, todo eso es la señal del gran amor que Yo tengo por ti, que Nosotros tenemos por ti.
Reza siempre más el Rosario. Por medio de ello, vencerás todas las batallas. Y como Yo con Mi prima Lucía, con Mi hermanito Francisco, llegarás victorioso al Cielo.
Rezamos por ti incesantemente en el Cielo y nunca, nunca dejamos de interceder por ti ni un minuto siquiera. No temas, Nuestra mirada está siempre fija en ti y te acompaña por todas partes.
Yo y Mi hermano Francisco ahora te bendecimos con amor: de FÁTIMA… de ALJUSTREL… y de JACAREÍ.”

MENSAJE PRIVADO DE SAN FRANCISCO MARTO

“Amado hermano Carlos Tadeo, Yo, Francisco Marto, vengo hoy también con Mi Reina y Mi hermana Jacinta para bendecirte y decirte: ‘Sé el consolador del Señor. De todo lo que puedas, ofrece un sacrificio de amor al Señor para consolarlo, por tantos pecados con que Él es ofendido en este mundo.’
Sé el consolador de Jesús como Yo, haciendo todo lo que puedas para amar a Jesús, para consolar a Jesús, para dar a Jesús la alegría de la oración, de la obediencia y de tu servicio.
Sé el consolador de Jesús, dedicando toda tu vida para amarlo, para tornarlo más conocido y amado de todos, y también para tornar más conocida a Nuestra Reina Santísima.
Sé el consolador de Jesús junto Conmigo, elevando todos los días una gran fuerza de oración, de desagravio y de reparación, ofreciendo tus trabajos, tus sufrimientos, tus obras, tus oraciones y todo lo que haces. Para que así, en las manos de la Santísima Virgen sea un gran poder místico que, no sólo desagravie el Corazón de Jesús, pero atraiga de Él todas las bendiciones grandiosas de Misericordia para toda la humanidad.
Lleva Mi imagen y el de Mi hermanita para tu casa, porque Nosotros queremos vivir contigo más íntimamente, Nosotros queremos colmarte siempre más de grandes y copiosas gracias, Nosotros queremos realizar maravillas en tu vida.
Yo también recibí la revelación de la Madre de Dios de tu persona, cuando ya estaba en cama y muy enfermo, próximo a la muerte. La Madre de Dios también pidió que Yo ofreciese Mi vida por ti y eso Yo hice alegremente en el día 4 de abril, entregando Mi vida como sacrificio a Dios, para alcanzar para ti grandes gracias de amor y de misericordia.
Y por eso, en el día del aniversario de Mi muerte, de Mi sacrificio, el 4 de abril de cada año y en todos los días 4 de cada mes, también recibirás una gran bendición Mía.
No temas, estaré siempre contigo y nunca te dejaré. En las dificultades, en las aflicciones, ven a Mí, venga a Mí y Yo te consolaré, confortaré y amaré.
Yo también te amo, Yo te amo mucho y nunca te dejaré.
Yo te bendigo y bendigo a todos los que están aquí.
Recen el Rosario todos los días.
Yo Me santifiqué, Yo alcancé el Cielo por los muchos rosarios que recé, como Nuestra Señora Me dijo en la primera Aparición. Y ustedes también llegarán al Cielo por la escalera luminosa que es el Sacratísimo Rosario, medio cierto y seguro de salvación.  
Ama amadísimo hermano Carlos Tadeo al hijo que la Inmaculada te dio, porque, así como Mi padre y Mi madre recibieron grandes gracias del Señor y de la Señora por causa de Mi ‘Sí’ y fueron salvos inclusive por causa de los méritos de ese ‘Sí’, también recibirás siempre más grandiosas bendiciones y gracias por causa del ‘Sí’ del hijo que la Inmaculada te dio, él que es tu consorte en el amor, en la gracia, en la bendición y un día en la victoria.
Yo te bendigo y bendigo a todos: de ALJUSTREL… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

Después de tocar y bendecir los sacramentales: 

(María Santísima): “Conforme ya dije: ‘Adonde quiera que unos de estos cuadros, rosarios e imágenes lleguen, allá Yo estaré viva, llevando las grandes gracias del Señor y de Mi Corazón.’
A todos nuevamente bendigo para que sean muy felices y especialmente a ti Mi amadísimo hijo Marcos, Mi apóstol y caballero de Fátima.
Sigue llevando Mi Mensaje a todos Mis hijos y también especialmente a Mis Esclavos de Amor.
Y a ti Mi amadísimo hijito Carlos Tadeo, que también eres Mi apóstol de Fátima. Eres verdaderamente Mi eco, Mi zuavo de Fátima.
Sigue llevando Mi Mensaje a todos Mis hijos sin miedo y enseñando a todos Mis hijos a rezar Mi Rosario, que es medio cierto de salvación.
No temas, Mamá te ama, Mamá te ama. Mamá está más unida a ti de que tu carne a tus huesos. Por eso, no temas. Nunca, nunca te dejaré.
A todos bendigo nuevamente y dejo Mi paz. Queden en la paz del Señor.”

7 comentarios:

  1. Buenos días/tardes/noches/.
    Tengo una pequeña duda: En una parte del mensaje, Nuestra Señora dice que concederá gracias y bendiciones, en honra de los 15 Misterios del Rosario (Gozosos, Dolorosos y Gloriosos). Pero, si juntamos los ya mencionados, con los 5 nuevos Misterios Luminosos, serían 20 Misterios. Mi pregunta es: ¿Acaso Nuestra Señora no está de acuerdo con estos 5 nuevos Misterios Luminosos? y también, ¿En alguna ocasión los ha mencionado? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sebas, la Paz. La devoción inicial del Santo Rosario dado a Santo Domingo y que perdurará hasta el fin, son los tradicionales 15 misterios con sus 15 promesas dados en 1214. En el año 2002, el Papa de entonces, por su gran devoción al Rosario, añadió los llamados misterios de luz, o luminosos. Este último es de carácter opcional, no obligatorio. Esto no quiere decir que no vale ante Dios los luminosos. Los fieles pueden rezarlo, pues, es eso lo que la Madre de Dios tanto pide: más oración del Santo Rosario. Pero en esta ocasión, las promesas son para los 15 misterios. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. he estado leyendo sobre las apariciones de la virgen maria el cual veo que dicen algunos presentes que todavia continua nuestra madre y nuestro señor jesus dando mensajes a los videntes, actualmente hay una vidente luz de maria pero de ella no he visto nada en esta pagina, me pueden ayudar indicandome si es verdad o no lo que ella dice..gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Mariana Ulloa, las Apariciones y mensajes a Luz de María, así como éstos mensajes a Marcos Tadeo aquí, son de Dios, los mensajes aquí en Jacareí y los mensajes a Luz de María son para nuestra Salvación, mensajes urgentes que todo mundo debería conocer, la invito a visitar el sitio en Internet de Luz de María: revelacionesmarianas.com

      Eliminar
  4. tambien necesito me apoyen con esta duda, nuestra madre y nuestro señor hablan de las almas del purgatorio y de los q se van al infierno y otro al cielo, pero en la biblia dice que nuestro Señor vendra a juzgar a vivos y muertos, me pueden explicar como seria...gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermanita querida Mariana Ulloa, éstos mensajes de Jacareí junto a los mensajes a Luz de María son de Dios, ciertamente cuando uno muere nos enfrentamos a un Juicio Particular, si morimos en Gracia de Dios y si hemos llevado una vida muy santa, cumpliendo los Santos Mandamientos y amando a Dios y al prójimo, vamos al Cielo Eterno, pero si hemos llevado una vida de pecado y antes de morir nos arrepentimos de nuestros pecados y si nos confesamos iremos al Purgatorio a purificarnos y si por desgracia morimos sin arrepentirnos de nuestros pecados y sin pedir perdón a Dios antes de morir, pues nos condenaremos e iremos al Infierno (nuestra alma irá al Infierno) y cuando sea el Juicio Final, nuestro cuerpo resucitará y así seremos jusgados en cuerpo y alma en el Juicio Final, en otras palabras en El Juicio Final nuestros cuerpos se unirán a nuestras almas, y así iremos al Cielo en cuerpo y alma, o al Infierno en cuerpo y alma, ya para el Juicio Final ya no será necesario el Purgatorio.
      Dios la bendiga.

      Eliminar