Vistas a la página totales

Profecías de San Nilo


TERRIBLES PROFECÍAS DE SAN NILO DE EGIPTO (¿360?-430)
"San Nilo en el lecho de su muerte."

“Después del año 1900, a mediados del Siglo XX, las personas de ese tiempo se tornarán irreconocibles. 
Cuando se aproxime el tiempo de la venida del anticristo, la inteligencia de los hombres será oscurecida por las pasiones carnales. La degradación y el desreglamento se acentuarán. El mundo entonces se tornará irreconocible. 
Las personas cambiarán de apariencia y será imposible distinguir a los hombres de las mujeres por causa del atrevimiento en la manera de vestir y en la moda de sus cabellos. Esas personas serán deshumanas y como auténticos animales salvajes, por causa de las tentaciones del anticristo, no se respetará más a los padres y a los más viejos. 
El amor desaparecerá y los pastores cristianos: obispos y sacerdotes, serán hombres frívolos, completamente incapaces de distinguir el camino de la derecha de la izquierda. En ese tiempo, las leyes morales y las tradiciones de los cristianos y de la iglesia cambiarán. 
Las personas no practicarán más la modestia y reinará la disipación. La mentira y la codicia alcanzarán grandes proporciones, e infelices de aquellos que acumularán riquezas. 
La lujuria, el adulterio, la homosexualidad, las acciones secretas y la muerte serán la regla de la sociedad. 
En ese tiempo futuro, debido al poder de tan grandes crímenes y de un tal libertinaje, las personas serán privadas de la gracia del Espíritu Santo recibida en su bautismo y ni siquiera sentirán remordimientos. 
Las iglesias serán privadas de pastores piadosos y temientes a Dios, e infelices de los cristianos que sobraren sobre la tierra en ese momento. Ellos perderán completamente su fe, porque no habrá quién les muestre la luz de la verdad. Ellos se alejarán del mundo, refugiándose en lugares santos, en la intención de aliviar sus sufrimientos espirituales, pero en todas partes sólo encontrarán obstáculos y contrariedades. 
Todo eso resultará, de hecho, de que el anticristo desea ser el señor de todas las cosas y tornarse el maestro de todo el universo. Él realizará milagros y señales inexplicables. Dará también a un hombre sin valor una sabiduría depravada, a fin de descubrir un modo por el cual un hombre pueda tener una conversación con otro, de un rincón a otro de la tierra. 
En ese tiempo, los hombres también volarán por los aires como los pájaros y descenderán al seno del océano como los peces. Y cuando eso suceda, infelizmente esas personas verán sus vidas rodeadas de confort, sin saber, ¡Pobres almas!, que todo eso es un fraude de Satanás. Y él, el impío, inflará la ciencia de vanidad a tal punto, que ella se alejará del camino cierto y conducirá a las personas a la pérdida de la fe en la existencia de Dios, de un Dios en tres personas. 
Entonces Dios, infinitamente bueno, verá la decadencia de la raza humana y abreviará los días por amor del pequeño número de aquellos que deberán ser salvos, porque el enemigo desearía arrastrar incluso a los ‘electos’ a la tentación, si eso fuese posible. Entonces, la espada del castigo aparecerá de repente y derribará al corruptor y a sus servidores.”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario