Vistas a la página totales

miércoles, 14 de diciembre de 2016

08 de Diciembre de 2016 - Mensaje de Dios Padre y de la Virgen María a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 08 de Diciembre del 2016
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 



FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

"Marcos Augusto (izquierda), Carlos Tadeo, Vidente Marcos Tadeo (centro) y Marcos de Paula (derecha). Fiesta de la Inmaculada Concepción."


(Vidente Marcos): “Háblame Señor que mi corazón desfallece de añoranza de tus palabras, que para mí son maravillosas, que las medito noche y día y que recibo de ellos en mi alma todo bien, toda riqueza de tu amor y que me alimenta, alimenta mi alma con el pan de la verdad, con el pan del amor, con el pan de la gracia que me das de tus propias manos.

Mi alma como un desierto seco clama por tu palabra, clama ¡Abba Padre! Dáme tu palabra, palabra que transforma mi alma en oasis, que transforma mi alma en jardín, donde las flores más bellas del perfecto amor, de la santidad, exhalan para ti el más precioso perfume y también te dan el más rico nardo perfumado para honrar tu divinidad y para glorificar tu Nombre delante de todos los hombres y todas las Naciones.”

(Diálogo entre el Vidente y Dios)





MENSAJE DE DIOS PADRE TODOPODEROSO


“Amados hijos Míos, Yo, Su Padre, vengo hoy en la fiesta de Mi Hija Predilectísima María para bendecirles y para decirles una vez más: “¡María es Mi Obra Magna de Amor!”

María es Mi Obra Magna de Amor, pues, Yo, Yo mismo la hice Mi Primogénita, Primogénita de toda la creación y en Ella juntamente con Mi Hijo y para Ella, fueron creadas y hechas todas las cosas.

María como Mi Medianera, estaba en Mi pensamiento desde toda la eternidad y por amor a Ella, creé el mundo: bello, perfecto, repleto de los dones de Mi Gracia y de Mi Amor, para que todo sirviese a Ella y todo sirviese a Mi Hijo.

Por eso creé todo lo que existe, con María en Mi pensamiento y para María, y de cierta manera también por medio de Ella, pues, fue para que todo sirviese a Ella, la Madre de Mi Divino Hijo, que hice todas las cosas.

Esta ciencia es muy alta y encierra en sí misterios inefables que no son comprensibles para aquellos que viven hundidos en las cosas mundanas y no elevan sus corazones hasta Mí por medio de una vida repleta de ascesis, de oración, de meditación y sobretodo, de amor.

Solamente a los puros de corazón, solamente a aquellos que Me aman, que Me buscan desde la aurora hasta el anochecer, solamente a esos que tienen hambre y sed insaciable de Mi Palabra y aquellos que verdaderamente Me aman con Amor-Filial, es que Yo revelo estas grandezas de María. Y solamente para esos es que estas grandezas son comprensibles porque solamente ellos tienen ojos para ver como bien les dijo Mi hijo y siervo Marcos: “Los ojos del cuerpo son inútiles cuando el alma es ciega.”

Y cuando el alma quiere ser ciega por el apego a las cosas terrenales y al mal, estos misterios grandiosísimos de María, Mi Hija Predilecta, no pueden ser comprendidos por ellos ni siquiera al menos observados.

Por eso, deseo que ustedes procuren siempre más conocer las grandezas de María, los Privilegios con los cuales Yo la doté, porque conociéndola la amarán más y amando más a María, amarán el bendito fruto de Su vientre que es Mi Hijo y quien ame a Mi Hijo, Me amará porque Yo y Mi Hijo Jesús somos uno solo en el Amor.

Sí, Yo creé a María, María es Mi Obra Magna de Mi Amor y en Ella coloqué todo Mi Amor, toda Mi Bondad, toda Mi Dulzura, para que a través de Ella, los pecadores fuesen atraídos para Mí y no tuviesen miedo de aproximarse de Mí.

Muchos me ven como un Padre muy severo, un Padre justiciero y muy frío. Por eso, para deshacer ese engaño, Yo creé a María, para que todos, entonces sintiendo la dulzura de María, sintiendo la bondad de María, viesen que fui Yo que así la hice y la preparé. Y que la bondad de Ella viene de Mí porque solamente Yo Soy Bueno y las criaturas que están unidas a Mí tienen Mi Bondad y Mi Amor. Y María que salió de Mis manos como criatura santa e inmaculada, tiene la plenitud de Mi Bondad y de Mi Amor para dar a los pecadores. Y entonces, en Ella, los pecadores aprenden a amarme, vuelven a Mis brazos y entonces, Yo los salvo con Mi Amor Paternal y Misericordioso.

María es la Obra Magna de Mi Amor y por eso en Ella coloqué toda Mi Sabiduría, haciéndola sede de la sabiduría. Por eso que verdaderamente, todo hombre que se dé a María será sabio. De su boca, de su lengua saldrán cosas admirables, ciencia altísima que en el mundo por más que se estudie, no se podrá llegar ni a comprender, no se podrá poseer esa sabiduría.

Todo hombre que se dé a María se tornará sabio, hablando de cosas altísimas como si de ellas tuviesen conocimiento desde su nacimiento. Hablará con belleza, hablará con fuerza, con unción, con el poder de Mi Espíritu. Hablará con palabras repletas de fuego en las cuales, las almas no podrán resistir y por eso se enamorarán por Mí y serán santas a Mi lado.

Sí, el hombre que se dé a María y que convive con María lado a lado, poco a poco aprenderá de esa sede de la sabiduría, la sabiduría divina que es diferente de la sabiduría humana. Y por eso, esa alma verdaderamente no solo hablará, pero hará cosas grandiosas con María y en María y las almas deslumbradas y encantadas con tal sabiduría que no es de la tierra, pero que es Mía y que Yo sólo doy a aquellos que están bien unidos a Mi Hija, la sede de la sabiduría, María. Los hombres entonces conocerán la verdad, serán liberados por la verdad, salvos por la verdad y entonces, vivirán verdaderamente una vida en la santidad que Me agrada.

María es la Obra Magna de Mi Amor y en Ella Yo coloqué verdaderamente toda fortaleza, para fortalecerles en el combate que tienen que trabar en esta vida. Toda pureza para vencer toda tentación y toda impureza en sus vidas.

En María coloqué toda ciencia, para que ustedes puedan conocer Mis misterios, Mi Amor y verdaderamente adherirse a ese Amor, adherirse a esa ciencia, a ese conocimiento que viene de Mí.

En María coloqué todo entendimiento, para que en ella puedan no solo entender perfectamente Mi Voluntad, pero también ejecutarla perfectamente con la ayuda de la virtud de la Fortaleza.

En María coloqué finalmente toda Mi compasión, para que en Ella puedan sentir Mi Amor, puedan sentir cuanto Me compadezco de ustedes Mis hijos, tan insidiados y amenazados por Mi eterno enemigo.

Sí, en María Yo tengo compasión de ustedes y es por eso que por María perdono siempre a los pecadores. No puedo ver a un pecador pidiéndome perdón por medio de María. A ese pecador no resisto, lo perdono siempre, apago todas sus culpas, le doy nueva vestidura de la gracia, lo abrazo y lo declaro Mi hijo.

Por eso, pecadores, si quieren encontrar gracia delante de Mí, vengan a María que es Su Madre Compasiva y en Su compasión, sentirán la Mía. Y si verdaderamente Yo los veo pidiéndome perdón por María y con María, no resistiré, vendré a ustedes, les daré el abrazo de paz y de la reconciliación, del perdón y del amor. Y les daré nueva vestidura de gracia y restituiré su primitiva belleza cuando salieron de las fuentes bautismales. ¡Oh sí! Si vienen a Mí por María, daré todo, haré todo, moveré todo por ustedes.

María es la Obra Magna de Mi Amor y en todo lo que hoy tan bellamente, perfectamente habló Mi hijo y siervo Marcos de Mi Hija Predilectísima, ustedes pueden ver cuanto Yo Soy Santo, cuanto Soy Perfecto, cuanto Yo Soy verdaderamente tres veces Santo.

Soy el Dios terrible y Omnipotente que levantó esta montaña encima de todas las otras montañas, o sea, levanté a María sobre toda la humanidad y sobre todas las cumbres de los Santos que ya hubieron en este mundo. Para que en María, principalmente en María, todos ustedes viesen la munificiencia* de Mi gran poder.

Sí, en María, Obra Magna de Mi Amor, Yo realicé la mayor obra fuera de Nuestra Trinidad adorable: el Hombre-Dios. Realicé la redención de ustedes por medio de ese Hombre-Dios, por medio de María, Obra Magna de Mi Amor.

Por el “Sí” de Ella, realicé a lo largo de los siglos gracias y prodigios sin fin en tantos pueblos, naciones y épocas. Y será ahora también que realizaré por María la obra final de Mi Poder que será el triunfo del Corazón de Mi Hijo y el triunfo del Corazón de Ella, transformando todo el mundo en Nuestro Reino de Amor.

Estas Apariciones aquí son la última obra magna de Mi Poder que realizo por María como ya dije tantas veces aquí. Aquí muestro no solamente la Gloria de María y de Mi Hijo, pero también la Mía, revelándome aquí con Mis Mensajes para ustedes.

Fui olvidado por ustedes durante mucho tiempo, Me olvidaron durante su vida entera, Me despreciaron, no hablaron Conmigo, no hablaron de Mí, no tuvieron una vida de unión y de amor por Mí, Conmigo. Pero ahora aquí, en Mis Apariciones en Jacareí, Yo les hice conocer Mi Faz Amorosa, Yo les hice conocer Mi Amor de Padre, Yo les hice aproximarse de Mi Amor a través de Mi Hora Santa que mandé hacer a Mi siervo e hijo Marcos para ustedes. Y en ella, ustedes pueden verdaderamente penetrar en el misterio de Mi Amor, pueden penetrar en el Amor de Mi Corazón Paternal por ustedes y pueden vivir verdaderamente una verdadera vida en Mí.

Aquí comprenderán lo que es vivir en Mí y lo que es dejarme vivir en ustedes y es por eso que esta obra maravillosa, que si no fuese Mis Apariciones aquí con María, ustedes morirían sin conocer. Esta obra maravillosa, esta vida maravillosa, esta gracia maravillosa, este amor que llena su corazón y les transforma verdaderamente en Mi morada, todo eso es la obra magna de Mi Amor que les doy a conocer aquí por María, porque les amo mucho.

Yo Soy el Amor y vengo aquí para revelar Mi Amor por María y a través de María, a través de Mis Santos en los cuales siempre imprimí Mi Gracia y siempre manifesté Mi Gran Poder y Amor. Aquí verdaderamente ustedes conocen Mi Faz. Vengan Mis hijos, vengan, porque quiero salvarles. Vengan, no tengan miedo, no les quiero condenar, quiero perdonar, amar, salvar.

Vengan Mis hijos, dénme sus corazones tan empobrecidos y miserables por sus pecados y Yo les enriqueceré. Vengan, dénme sus corazones tan fríos y duros y Yo les calentaré en las Llamas de Mi Eterno Amor. Vengan Mis hijos, entréguense a Mí con su vida y todo su corazón y entonces, Yo haré en ustedes las maravillas de Mi Amor y verdaderamente les daré gracia sobre gracia.

¡Oh! Continúen rezando el Rosario de María, porque a través de ello siempre más Yo les doy todas las gracias de Mis manos. El Rosario tiene un poder casi absoluto e infinito sobre Mí, no puedo resistir, no puedo negar nada al alma que Me pide por el Rosario de María, porque Me pide por Ella, con Ella y en Ella, que es la Obra Magna de Mi Amor, que es Mi Hija Primogénita Predilecta y querida.

Y es por eso que Yo digo: “Todo aquel que Me pida cualquier cosa por el Rosario de María y rezándolo con amor a Mí, a Mi Corazón y en Mi Nombre, Yo no negaré NADA, NADA que Me pida, porque el Rosario de María toca Mi pecho, toca en la fibra más profunda de Mi Corazón en el cual está escrito el Nombre de María. Toca en la fibra donde está escrito el Nombre de Mi Hijo Jesucristo y es por eso que pidiéndome por María, NADA, NADA puedo negar, no puedo resistir el Rosario, Me desarma. Si estoy enojado contra ustedes y contra el mundo, el Rosario desarma Mi Justicia.”

Y es por eso que donde el Rosario es rezado, los castigos no caerán y Mis Gracias descenderán allí con Mis Ángeles, para llenarles de todos Mis bienes hasta que digan: “Verdaderamente el Señor me salvó, el Señor salvó mi vida, el Señor es mi baluarte, es mi escudo. Con Él nada temeré y lo seguiré, serviré todos los días de mi vida. Él hace mi copa rebosar y derrama óleo perfumado sobre mi frente.”

Sí, donde el Rosario de María sea rezado, serán tantas las gracias que verdaderamente allí todos Mis hijos vivirán una vida plena y en abundancia como quería Mi Hijo y como Yo quería por medio de Él. Y Me alabarán, bendecirán Mi Nombre, conocerán Mi Faz, serán Mi Pueblo Santo y Yo seré Su Dios.

Hoy, en el día en que Yo, Mi Hijo y el Espíritu Santo creamos a María, la Obra Magna de Nuestro Amor, verdaderamente les digo: “Mi mirada estaba todo el tiempo sobre ustedes aquí, Mi mirada bebía cada palabra que decía Mi hijo Marcos sobre Mi Hija Predilectísima María. Mi Corazón vibraba, exultaba de alegría, porque él exaltando a María como la exaltó, Me dio honra, gloria y alabanza, pues, María hace eso, por medio de Ella recibo toda la satisfacción, todo el retorno de Mis Gracias, de Mis obras, de las maravillas que Yo opero. Y hoy por medio de Ella, recibí de ustedes aquí gran retorno, satisfacción y gloria por la Obra Magna que creé, que es María.”

Por eso hoy fui glorificado como nunca y es por eso que las puertas del infierno hoy fueron cerradas, nadie se condenó, las puertas del purgatorio fueron abiertas y muchas y muchas almas salieron de aquellas llamas y ya están delante de Mí, gozando de Mi Gloria y de Mi Eterna Felicidad. Y es por eso también que sobre ustedes aquí derramé una lluvia invisible de grandes y grandes gracias.

Sobretodo sobre ti Mi hijo predilectísimo Carlos Tadeo. Sí, hoy derramé sobre ti grandes gracias. Tu venida, tu presencia aquí dio gran alegría, gran consuelo a Mi Corazón, gran júbilo. Basta que vivas, basta que respires para darme alegría, para darme satisfacción y contentamiento, porque vives unido con María, porque vives también unido con el siervo predilecto, Mi hijo predilectísimo Marcos a quien escogí, para por medio de él hacer Mis maravillas aquí para la salvación del mundo.

Porque sirves con tanto amor y obediencia a Nosotros. Tu vida se tornó por sí sola un himno de satisfacción, de propiciación, de expiación, de adoración y de alabanza a Mí. Con tu venida aquí, quitas de Mi Corazón muchas espadas místicas de dolor que el mundo clava con sus pecados todos los días. Y hoy verdaderamente te digo: “Por tu obediencia y fidelidad a María y a Mí, bendigo la tierra, bendigo también este país, bendigo muchas naciones del mundo y sobre muchas de ellas hoy retiraré la espada del castigo que estaba pendiente, derramaré una gran lluvia de gracias y enviaré a Mis Ángeles para marcar con la señal de la salvación la frente, el alma de tantos hijos Míos, para que verdaderamente ellos sean salvos.”

Tu elevación, tu subida para la santidad alcanzó de Mí muchas gracias por los méritos de las buenas obras que has practicado y tu vida y tu oración que también encanta Mi Corazón y las cuales no puedo resistir, esas tus oraciones y buenas obras arrancan de Mí: gracia, salvación y misericordia. Debes sentirte feliz hijo, porque verdaderamente tu nombre no solo está escrito en el Inmaculado Corazón de María, pero también está escrito aquí, aquí en Mi Manto, aquí bien cerca de Mi Paterno Corazón. Y ese nombre que está escrito aquí no permitiré que el enemigo apague, no permitiré que el mundo apague y cada vez que Mi Corazón Divino Paternal pulse de amor, desprenderá una gracia para ti.

Y es por eso también que todos los domingos al mediodía, recibirás una bendición especial Mía. En aquel momento Yo bajaré con muchos Ángeles a ti, para bendecirte y para darte gracia sobre gracia y bendición sobre bendición. Tu “Sí” a María, tu “Sí” aceptando la misión que Ella te confió, ha dado a Mi Corazón Paternal gran gloria, gran honra, gran alabanza. Persevera porque por medio de ti también mostraré a muchos hijos Míos cuan grande es Mi Amor Paternal, como quiero salvarlos, como quiero beneficiarlos y en ti muchos de ellos comprenderán un poco cuanto Soy un Padre Amoroso, cuanto quiero a todos Mis hijos y lo cuanto deseo tener a Mis hijos siempre junto de Mí en la alegría, en la armonía y en la paz.

Persevera en tu camino que te llevará a una Morada Bellísima aquí en Mi Casa en el Cielo. Tienes en la tierra a María, tu tesoro, tienes también a Su mayor tesoro que te di por hijo espiritual, para aconsejarle, ayudarle, animarle, proteger y también guiar. Guiar siempre más por la senda de la santidad hasta Mí, hasta la perfección que espero y quiero de él. Por eso, sigue adelante, Yo estaré contigo, no temas nada, Soy Yo que lucho por ti. En verdad la lucha que emprendes es Mía, más Mía que tuya y por eso, Yo lucharé por ti, Yo lucharé en ti, por ti reprimiré a Mi enemigo y por ti triunfaré.

Y a ti Marcos, Mi hijo predilectísimo, que hoy diste gran gloria, gran honra, satisfacción y retorno a Mí, glorificando la Obra Magna de Mi Amor, María. Sobre ti ahora también hijo descienden las más copiosas bendiciones de Mi Corazón Paternal, no puedo explicarte ahora cuanto bien hiciste hoy al mundo y a todas las almas que te veían y oían. Cuanto bien hiciste revelándoles más profundamente los misterios de María, Obra Magna de Mi Amor y Complemento de la Trinidad adorable, de Nuestra Trinidad.

Sí, hiciste con que las almas se encantasen por Ella, se enamorasen por Ella y no deseasen más nada que Ella en esta vida y venir a Mí por Ella. Por eso hijo Mío, Mi benjamín, predilecto Mío, diste gran gloria a Mi Corazón y verdaderamente glorificaste Mi Nombre al glorificar la obra más perfecta y pura que salió de Mis manos. Por eso hijo, descansa feliz hoy porque hiciste bella cosa, bella obra. Hiciste verdaderamente la canción de amor de tu corazón por María ser escuchada en millares de corazones en todo el mundo y esa canción también los abrasó de amor por María y abrasándolos de amor por María, los abrasó de amor por Mí, que así la hice y la preparé, tan perfecta para ustedes.

Sí hijo, prosigue, prosigue cada vez más, subiendo asépticamente* hasta Mí, cuanto más subas, más misterios de Mi Obra Magna Yo te revelaré, conocerás cada vez más Mis secretos y cada vez más cosas mayores te confiaré y harás. Eres Mi siervo predilecto, Mi hijo bienamado, en quien coloco Mi complacencia. Feliz de todo aquel que te oiga, pues, oirá a María y oyendo a María, Me oirá.

Y a todos estos Mis hijos bienamados que contigo consagraron y dieron sus vidas a María aquí, sobre ellos ahora posan Mis ojos divinos de amor. Sobre ellos derramo Mis Gracias y sobre todos Mis hijos que hoy vinieron a alabar y a honrar la Obra Magna de Mis manos, Yo ahora con amor bendigo generosamente: de NAZARET… de JERUSALÉN… y de JACAREÍ.”


*Munificiencia:Generosidad espléndida, especialmente la de un rey, magnate, soberano, etc.”

*Asépticamente: “Que no tiene gérmenes que puedan provocar una infección.”




MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Hijos Míos, Yo Soy la Inmaculada Concepción. Soy la Madre de la Gracia. Soy el Complemento de la Santísima Trinidad.

Sí, la Santísima Trinidad Me amó tanto que Me hizo Su complemento universal y es por eso que a través de Mí, Ella operó la mayor maravilla fuera de la Trinidad, un Dios-Hombre y por medio de Él, la redención de ustedes.

La Santísima Trinidad también Me hizo Su complemento en las operaciones dentro de la Trinidad. Por eso, todo amor, toda gloria y todos los bienes de la gloria y de la divinidad que las personas divinas comunican felizmente entre sí, también Me hicieron participante de esos bienes.

Para que así mejor pudiesen las personas de la Trinidad amarme y Yo también amarles. Y Yo también allí en aquel divino consistorio poder verdaderamente servir, glorificar, adorar y amar de un modo practicamente incomprensible por ustedes, a las tres personas de la Trinidad adorable.

Soy la Inmaculada Concepción. Soy la Madre de la Gracia. Soy la fuente de la Gracia como les dijo Mi hijo Marcos: “Yo Soy la Gracia. Yo Soy la Belleza. Yo Soy la Paz. Yo Soy la Pureza. Yo Soy el Amor.”

Porque viví profundamente unida con Dios, inmersa en la transcendencia divina, porque fui hecha complemento universal de la Santísima Trinidad. Dios Me colmó tanto de Amor que Me torné verdaderamente Amor, Madre del Bello Amor, fuente de Amor, sede del Amor y verdaderamente fuente de Amor, fuente de Gracia.

Por eso, todos ustedes hijitos Míos que quieren Amor, vengan a Mí porque Yo Soy el Amor y puedo dar el Amor de Dios en el cual vivo completamente inmersa en Su transcendencia.

Ustedes que quieren la paz, vengan a Mí, Yo Soy la Paz y les daré la paz.

Todos ustedes que quieren la pureza, que quieren la gracia o cualquier otra virtud, vengan a Mí que Yo les daré todo eso, porque de eso Soy fuente practicamente, inagotable, brotando continuamente el agua de la gracia del Señor.

Aquel río que el Apóstol vio brotando bien en el centro de la Jerusalén Celeste y que con sus aguas llevaba vida por donde quiera que pasaba, era una figura de Mí misma. Soy el río de la Gracia, Soy el río del Amor, que lleva la Gracia y el Amor del Señor para toda alma que de ellas necesita y que tiene sed, tiene necesidad.

Vengan a Mí todos ustedes hijos Míos que quieren la paz y Yo les daré, porque Inmaculada y libre de toda mancha de pecado original, puedo conceder toda y cualquier gracia del Señor, para quien quiero y como quiero. Y como complemento de la Trinidad, el Señor puede y quiere operar todas Sus Gracias maravillosas por Mí, Conmigo y por medio de Mí siempre a todos Mis hijos que a Mí recurran con confianza.

Soy la Inmaculada Concepción. Soy el Amor y por eso, todo aquel que quiera conocer al Amor Divino, sumergirse en Él, beberlo, saciarse, llenarse de Él, vengan a Mí que lo tengo verdaderamente en plenitud y puedo darlo a toda alma que Me pida este Amor.

Vengan a Mí hijitos y Yo verdaderamente les mostraré cuan grande es el Amor de ese Dios, que enamorado por ustedes Me envió aquí y durante estos 25 años a través del niño elegido que Mi propio Corazón amó y escogió, Yo he mostrado a todos ustedes cuan grande es este Amor de Dios. He mostrado cuan grande es el Amor enamorado de este Padre que por ustedes fue olvidado, despreciado, pero que vino aquí para mostrarles Su Faz compasiva y misericordiosa.

Y para decirles: “Vengan a Mí todos ustedes que tienen hambre, hambre de Amor y les saciaré. Vengan a Mí todos ustedes que tienen sed, sed de Gracia y de Verdad y entonces les saciaré. Vengan a Mí todos ustedes que andan perdidos y miserables y Yo les enriqueceré, les tomaré en los brazos y les colmaré de Mi Amor y Mis favores.”

Vengan a Mí que Soy la fuente del Amor y Yo entonces Mis hijos, les llevaré hasta Dios, les uniré con Él y ustedes entonces serán una sola Llama de Amor con Él. Vivirán en Él y Él vivirá en ustedes, les enseñaré a permanecer en Dios permaneciendo siempre confiantes en Él, totalmente entregados y consagrados a Él, dependientes de Su Amor y siempre más viviendo una vida de Amor-Filial con Él.

El Padre Me envió aquí para enseñarles a amarlo con este Amor-Filial y es por eso que prolongué Mis Apariciones por tantos años, para enseñarles este Verdadero Amor que les llevará verdaderamente a transcender el mundo, transcender las cosas transitorias y verdaderamente llegar a la unión perfecta y definitiva con el Padre.

Yo Soy la Inmaculada Concepción. Yo Soy el Amor y por eso Mis hijos les digo: “Vengan a Mi Corazón Inmaculado y llegarán al Amor que es Dios, que vive en Mí, que reina, que reina en Mí y que en Mí habitó no apenas en el alma, pero también en Mi cuerpo, haciéndome Su Morada y Él tornándose Mi Hijo.”

Vengan a Mí y verán al Amor. Vengan a Mí y llegarán al Amor. Vengan a Mí y entonces, poseerán el Amor que vive en Mí, que es Jesucristo Nuestro Señor.

Yo quiero que continúen rezando Mi Rosario todos los días. Cada Rosario que rezan, apaga muchos años de Purgatorio para ustedes. También apaga muchas manchas de pecados que hay en ustedes. Cada Rosario que rezan, disminuye el poder de Satanás sobre ustedes y sobre las personas a su alrededor.

Cada Rosario que rezan, disminuye, quebranta el poder de Satanás en el mundo. Cada Rosario que rezan, apresura el triunfo de Mi Corazón y la derrota definitiva de Satanás. Cada Rosario que rezan, hace entrar muchos rayos de luz en el Cielo, llevando consigo muchas almas y hace bajar muchos rayos de luz del Cielo a la tierra, trayendo muchas gracias del Señor.

Cada Rosario que rezan, aumenta para ustedes los grados de gloria en el Cielo y también los grados de santidad en la tierra, tornándolos más bellos, más puros, más inmaculados, más santos y agradables al Señor. De modo que se tornarán dignos de nuevas gracias y esos méritos implorarán y atraerán esas nuevas gracias del Señor para ustedes.

Cada Rosario que rezan, verdaderamente hace con que el gozo accidental de los Ángeles y de los Santos en el Paraíso aumenten, el propio Paraíso centellea, brilla con más fulgor, las cuevas del infierno estremecen y sobre toda la tierra derramo el suave perfume de Mi Pureza Inmaculada del Cielo.

Mi hijo, Mi hijo predilectísimo Carlos Tadeo. Ayer Yo debería darte el mensaje, pero estabas a camino. He aquí ahora hijo Mío el mensaje que mensualmente te prometí:

“Hijo carísimo, estoy felicísima contigo. No puedes imaginar cuantas espadas de dolor quitaste de Mi Corazón durante todos estos meses que has intensificado Mis Cenáculos. También no puedo expresarte cuanto te soy grata por todo lo que has hecho por Mí. Sobretodo, por todo lo que sufriste para transformar la plaza donde estoy en tu Ciudad, en plaza de Nuestros Tres Sagrados Corazones.

¡Ah hijo Mío! Subiste tantos grados de gloria sufriendo por Mí, quitaste tantas espadas de dolor de Mi Corazón, secaste tantas lágrimas que tantos hijos ingratos Míos hacen caer de Mis ojos por sus desobediencias, por sus ingratitudes y sus pecados.

Sí, fuiste un pequeño mártir y tu martirio hizo con que verdaderamente muchas y bellas coronas místicas fuesen formadas y guardadas para ti en el Cielo. Sí, no puedo expresarte también cuanto, cuanto Mi Corazón Inmaculado confía en ti, cuanto colocó en ti Su esperanza. Sí, Yo te miré con amor de entre millones de hijos Míos, no apenas de esta Nación, pero de muchas otras. Te favorecí, te di Mi tesoro más precioso en la tierra que es Mi hijito Marcos, para cuidarlo por Mí y ayudarlo, sobretodo cuando Mi voz se calle y Yo no le hable más.


Él te necesitará mucho, serás para él un apoyo, serás para él la fuerza, para que él no muera de dolor con Mi ausencia. Por eso hijo Mío, tienes una gran misión en tus manos y recuerda que tu nombre está grabado aquí en Mi Manto, aquí, bien aquí donde se juntan Mis manos y donde te tengo bien preso a Mi Corazón. Sí, tu nombre está escrito aquí varias y varias veces, porque cada Rosario que rezas, cada Cenáculo que haces para Mí, cada divulgación, cada obra buena que realizas por Mí, escribo tu nombre una vez más en Mi Manto y cuando tu nombre esté escrito también del otro lado de Mi Manto, entonces verdaderamente, tendrás, tendrás aquella santidad consumada que Yo quiero de ti. Y entonces verdaderamente, Yo te llevaré para la bella casa en el Cielo, donde brillarás más que el sol juntamente Conmigo y juntamente Conmigo vivirás para siempre en un éxtasis de amor que nunca, nunca tendrá fin.

Recuerda hijo Mío: “Que la serpiente te odia y te hace sufrir muchas veces, atacándote, pero no tengas miedo, estoy contigo siempre y el mundo, los malos, no podrán vencerte porque quien lucha por ti y en ti Soy Yo, tu Madre Inmaculada.”

Y es por eso que verdaderamente muchas almas Yo salvaré por medio de ti. Donde Satanás destruyó, derribó, Yo curaré, Yo levantaré Ciudades, Ciudades Místicas para el Señor y para Mí. Almas Santas donde verdaderamente Dios reinará y allí ya no habrá más día y noche porque la luz que iluminará esas Ciudades será la luz del Señor, o sea, en esas almas no habrá más momentos de gracia y de pecado, de luz y de sombra, de claridad y tinieblas, pero ellas serán únicamente luz, luz perenne, porque Dios vivirá en ellas y reinará en ellas por medio de ti.

¡Ah hijo Mío! No puedes imaginar las gracias que te preparo. Sí, Yo he prolongado un poco la hora de una gran gracia que Yo y Lucía te prometimos, pero ese prolongamiento de la hora de esa gracia no es porque Me olvidé de ti ni porque estoy atrasada, porque Me demoro, oh no. Es porque te preparo una gracia muy, muy perfecta. Te preparo una gracia verdaderamente formidable que llenará tu corazón de alegría, de júbilo, de felicidad y verdaderamente tu verás cuanto Yo, la Inmaculada Concepción, te amo y lo cuanto te favorecí aún más.

Sí, sí hijo Mío, Yo estoy siempre contigo, no temas, todos los años en el día 08 de Diciembre al mediodía, aparte de las gracias que Me pidas, Yo te daré una gracia particular y especial de Mi Inmaculado Corazón, también te daré un favor que será únicamente tuyo: “La persona, el alma por quien tu reces y pidas en la hora de la gracia, escribiré el nombre de esa persona en Mi Manto y en Mi Corazón y ella en el final será salva.”

Haré todo eso porque te amo mucho y porque tu eres verdaderamente el encanto de Mi Corazón y juntamente con Mi hijito Marcos, creciendo con él en santidad, en amor y obediencia a Mí, haré de ti también una delicia de Mi Inmaculado Corazón. Reza, reza y también procura siempre más conocerme, amarme y dar todo por todo, darme todo, tu Madre, que siempre te di todo.

Te bendigo con amor y también a ti Marcos, Mi hijo predilectísimo que tanta gloria me diste hoy con tus meditaciones y oraciones en Mi fiesta. Sí hijo Mío, tu hiciste a las almas un bien mucho mayor de que si ellas hubiesen visto la señal del sol. Sí, tu hiciste brillar hoy para ellas otro sol: el sol de Mi Belleza, el sol de Mi Gloria, el sol de Mi Perfección Materna y las almas al ver la luz de ese sol se encantaron, se enamoraron por Mí.

Tú pediste durante todos estos días que hoy en Mi fiesta las almas se enamorasen por Mí y que este era el regalo que también querías darme. Pues bien, alégrate, eso sucedió y sucedió porque hoy verdaderamente abriste tu corazón todo rico, todo santo, todo lleno de tu amor por Mí y las almas podrán verdaderamente beber en él, el río del Verdadero Amor-Filial a Mí, tu Madre Inmaculada. Sobre ti baja ahora toda la abundancia de Mis Gracias y de Mis Bendiciones Celestiales.

También sobre estos Mis hijos predilectos, Mis pequeños esclavos de amor que contigo aquí se donaron a Mí como hostias puras e inmaculadas, como sacrificios vivos, rezando, expiando, reparando y trabajando por la salvación de la humanidad, de los pecadores. Sobre ellos también ahora soplo Mi Amor, soplo Mi Paz y Mi Bendición.

Y sobre todos estos hijos Míos queridos que Yo tanto amo, que Yo tanto quiero bien, a estos Mis hijos que Yo misma escogí, llamé y traje aquí de todas las partes para ser salvos y que tienen su nombre escrito en el Libro de la Vida, en el Libro de los que son salvos, Yo bendigo con amor hoy y nuevamente pido: “Continúen rezando Mi Rosario todos los días. Por medio de ello, Yo, la Inmaculada, les transformaré en verdaderos hijos de la Inmaculada, inmaculados como Yo.”

Y deseo verdaderamente que todos los años vengan aquí en este día al mediodía para que verdaderamente Yo pueda siempre más y más enriquecerles con las grandes gracias que Dios Me dotó en Mi Inmaculada Concepción para poder derramar sobre todos ustedes.

A todos bendigo: de LOURDES… de PELLEVOISIN… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

La paz Mis hijos amados. La paz a ti Marcos, el más obediente y esforzado de Mis hijos. La paz a ti también amadísimo hijo Carlos Tadeo.

Mi Corazón se rejubiló también por la estatua que Mi hijito Marcos hizo de ti y colocó aquí en Mi Santuario. Ahora verdaderamente Mi Corazón Materno se siente pleno de felicidad como que lleno de cariño, pleno de cariño. Porque de cierta manera estás aquí y por medio de esa estatua, derramaré también grandes gracias sobre Mis hijos de las cuales solo Yo tendré conocimiento, pero que en la eternidad les serán reveladas. Y entonces, el mundo también conocerá cuanto te favorecí, cuanto te amé.


"Inauguración de la estatua de Carlos Tadeo Nunes, padre espiritual del Vidente Marcos Tadeo Teixeira." 

La paz Mis hijos. Buenas noches.

Antes de irme, quiero tocar en los rosarios de Mi hijo Carlos Tadeo. Él es el único que tendrá sus rosarios tocados hoy, debido al gran amor que Yo le tengo. Y también quiero decirles antes de irme a Mis hijitos portugueses que vinieron de tan lejos para alabarme y amarme en esta Mi fiesta. Gracias, gracias por haber venido. Yo les pagaré todos los sacrificios que hicieron para llegar aquí con grandes gracias de Mi Inmaculado Corazón.


También gracias a Mis hijitos Olides, Juan, Adriano, Carla, por haber traído la Imagen de Mi Madre Santa Ana hasta aquí. No pueden imaginar la alegría que Me dieron y también la felicidad que Me dieron. Sobre ustedes hijitos Míos, derramo ahora una bendición particular sólo para ustedes y a todos Mis hijitos que siempre están Conmigo aquí todo el año.

También bendigo ahora y doy la Indulgencia Plenaria a todos los que usan el Escapulario Azul de Mi Inmaculada Concepción durante el año, que divulgan Mis Mensajes con amor y que siempre han respondido “Sí” a Mis Mensajes de Amor.”


(Dios Padre): “Amado hijo Mío Carlos Tadeo, conforme Mi Hija María que ya ha dicho aquí siempre en Sus Apariciones: “Donde quiera que uno de esos rosarios tocados por Ella llegue, allí Ella estará viva, llevando Mis Gracias para todos aquellos que los posean y en el tiempo del castigo, donde esos rosarios estuvieren, aquella casa tendrá la misma protección que tuvieron los Israelitas que colocaron la sangre del cordero en sus puertas y fueron salvos cuando mandé el flagelo, la plaga para matar a los primogénitos de Egipto.”

Alégrate hijo Mío porque tu nombre resuena en Mis oídos siempre como una dulce canción. Tu voz delante de Mí es como una sinfonía perfecta y deliciosa que Me encanta y Me inclina para ti. Y queda sabiendo también que en el Génesis cuando Yo mostré a María delante de la serpiente, la Mujer Vestida de Sol que aplastaría la cabeza de la serpiente, de Mi enemigo, cuando Ella, la serpiente intentase morderla en su talón, la serpiente te vio.


Sí, cuando Yo dije: “Pondré enemistad entre ti y la Mujer, entre tu descendencia y la de Ella…” El demonio te vio, Yo te mostré con Mi hijo Marcos delante del demonio y él estremeció, la serpiente se enfureció. Pero luego enseguida dije: “Ella te aplastará la cabeza al intentar morder su talón…” que son ustedes dos y los hijos queridos que obedecen a María.”

Por eso hijo Mío, nada temas, eres el talón de María, ya fuieste prometido, profetizado por Mí ya en el Génesis con Mi hijito Marcos para aplastar esta serpiente. Ve, ve aplastándola siempre con tus rosarios, tu humildad, tu obediencia a María. En breve verdaderamente esta serpiente será vencida por ustedes, el talón de María, que desde el principio del mundo profeticé y determiné que así Mi enemigo será derrotado. Yo seré exaltado y adorado y así será.”



(Vidente Marcos): “Hasta breve mi Padre, Mamá…”

2 comentarios:

  1. GRACIAS POR TODAS ESTAS REVELASCIONES. COMO CONSEGUIR UN ROSARIO BENDECIDO POR LA SMMA. VIRGEN?

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS POR TODAS ESTAS REVELASCIONES. COMO CONSEGUIR UN ROSARIO BENDECIDO POR LA SMMA. VIRGEN?

    ResponderEliminar